Ucrania pone en “máxima alerta” sus tropas tras frustrar Rusia sabotajes en Crimea (vídeos)

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, ha ordenado poner en “máxima alerta de combate” a las tropas ucranianas desplegadas en la frontera con Crimea después que Rusia le haya acusado de preparar una campaña de atentados en la península. La “máxima alerta de combate” también afecta las fuerzas desplegadas en la línea de separación con el Donbás, las repúblicas popualres en el este del país.

“He dado la orden de poner en alerta máxima de combate a las divisiones de nuestras Fuerzas Armadas, así como a las de la Guardia Nacional y los Servicios de Seguridad de Ucrania en la frontera administrativa con Crimea y en toda la zona cercana a la línea de enfrentamiento en el Donbás”, afirmaba Poroshenko.

“Los grupos y unidades militares del Ejército ucraniano que cumplen misiones en la frontera administrativa con la Crimea ocupada están en alerta. Se ha procedido a incrementar los correspondientes contingentes”, anunció Victor Muzhenko, jefe del Estado Mayor ucraniano. Tras este anuncio, Rusia advirtió a Kiev a que debe evitar dar pasos peligrosos “porque jugar con fuego no acaba bien”.

La concentración de tropas en el Donbás ha sido conformado por el Ministerio de Defensa de la República Popular de Donetsk que ha denunciado que las Fuerzas Armadas de Ucrania han ubicado varias unidades de equipamiento militar cerca de la línea de contacto.

La nueva escalada tiene su origen tras las acusaciones del del Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB, antiguo KGB) de que grupos de la inteligencia militar ucraniana intentaron inflitrarse en Crimea en dos presuntas operaciones de sabotaje, una en la madrugada del 7 de agosto y otra el día 8, con el objetivo de de atentar contra “infraestructuras vitales de la península”.

Según Rusia, en los enfrentamientos que siguieron a estas operaciones, murieron un agente del FSB y un militar ruso, lo que “no quedará impune”. Pero Ucrania niega estos incidentes. El mandatario ruso, Vladímir Putin, acusó de “terrorismo” al Gobierno ucraniano y alertó de que Rusia no lo pasará por alto. “Nuestros servicios de seguridad frustraron la infiltración (en Crimea) de un grupo de saboteadores de los servicios de inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniano. Sin duda, no vamos a dejar pasar estas cosas”.

Putin definió los hechos como “una acción estúpida y criminal”, afirmando que es “estúpido porque de esta manera es imposible influir positivamente en los habitantes de Crimea y criminal porque habría podido saldarse con víctimas mortales”.

Ha expuesto que el intento de ataques en Crimea es “un juego muy peligroso” con el que Kiev ha tratado de desviar la atención del pueblo de Ucrania sobre los problemas económicos que atraviesa ese país, y ha asegurado que harán todo lo necesario para garantizar la seguridad en su territorio, adoptando “medidas adicionales serias” para conseguirlo. Asimismo señaló que Europa y Estados Unidos deben dar pasos concretos para influir en las autoridades de Kiev.

Poroshenko respondió calificando de “cínicas” las acusaciones rusas y afirmó que se trata de “fantasías que los rusos usan como pretexto para lanzar nuevas amenazas militares a Ucrania”.   Por su parte, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, por sus siglas en ucraniano) ha desmentido la información y lo ha catalogado de “provocación”. “Nosotros reaccionamos de inmediato a esas noticias (…), cualquier declaración de ese tipo representa una provocación”, ha dicho el portavoz del Estado Mayor de Ucrania, Vladislav Selezniov.

Putin ha reunido ayer  al Consejo de Seguridad de Rusia para debatir medidas adicionales dirigidas a reforzar la defensa de Crimea, anexioanada por Rusia en el 2014. Poroshenko, por su parte, ha pedido abrir consultas para debatir en el Consejo de Seguridad de la ONU “en relacióna a la provocacion del del Kremlin”.

Rusia neutralizo ataques planeados por inteligencia ucraniana en Crimea

El Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, por sus siglas en ruso) informó en su página web de que “ha impedido unos atentados en Crimea” que habría preparado “la Oficina Central de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania”. Según el FSB, el objetivo de esos ataques eran “infraestructuras y elementos de apoyo de una importancia vital para la península”. El objetivo de estos ataques terroristas y de sabotaje, era desestabilizar la situación social y política en la región durante la preparación y realización de las elecciones de las autoridades federales y regionales.

En un comunicado publicado este miércoles en la misma, el FSB detalla que descubrió el domingo por la noche a un grupo de “saboteadores-terroristas” en el norte de la península de Crimea, cerca de la ciudad de Armyansk, donde incautó veinte artefactos explosivos, municiones, minas, granadas y armamento que utilizan las Fuerzas Armadas de Ucrania.

El FSB añade que ha desmantelado además otros dos grupos de “saboteadores-terroristas” que tenían programado, con el apoyo de “disparos masivos y blindados de las Fuerzas Armadas ucranianas”, entrar en Crimea durante la madrugada del lunes.

El FSB desbarató en Crimea atentados terroristas contra infraestructuras y el sistema de aprovisionamiento de la región”, afirma el Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en ruso) de Rusia. “El FSB ha desbaratado en Crimea atentados terroristas contra infraestructuras y el sistema de aprovisionamiento de la región”, reza el comunicado del FSB.

El FSB emprendió dos operativos tras descubrir grupos de sabotaje en la región de la ciudad de Armyansk (Crimea, Rusia) los pasados 6 y 7 de agosto. Durante las detenciones, en las que murieron dos militares rusos, los oficiales encontraron explosivos improvisados, granadas, minas y armas de fuego que normalmente emplean las unidades especiales de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

La detención del grupo de saboteadores se produjo cerca de la localidad de Armiansk en la noche del 6 al 7 de agosto. En el lugar fueron descubiertos se encontraron 20 artefactos explosivos con potencia total equivalente a más de 40 kilos de trilita, detonadores, minas magnéticas y antipersonales reglamentarias, así como granadas y armas que forman parte del arsenal de grupos de operaciones especiales del Ejército ucraniano.

Durante la operación, se eliminó al jefe de la red de defensa de las Fuerzas Armadas de Ucrania en la región. Uno de los organizadores de los ataques terroristas fue sido identificado como Evgeny Panov, nacido en 1977, residente en la región de Zaporozhye, y miembro de las Unidades de Inteligencia de las Fuerzas Armadas de Ucrania, que confesó su participación tras ser detenido e interrogado. Moscú ha publicado un vídeo que muestra a Panov tras su detención, así como el armamento y explosivo capturado (tercer vídeo).

Panov, nacido en 1977, es oficial de los Servicios de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania, y habrá reconoció su participación en la organización de los atentados terroristas. Según informó la agencia rusa Ria Novosti, los servicios de inteligencia ucranianos se amparan en el hecho que pasó la oficialmente la frontera de Ucrania y Crimea por un puesto de control, para negar las acusaciones rusas.

“De sus declaraciones se desprende que no se proponían atentar contra dirigentes de la república, ni realizar atentados en instalaciones industriales. El objetivo de los ataques era el sector turístico. Planeaban organizar en diversos puntos una serie de explosiones de poca potencia que, sin ánimo de causar muertos, habrían provocado pánico entre veraneantes”, afirmaron fuentes del FSB al diario Kommersant. Parece que el fin último era desestabilizar Crimea perjudicándola económicamente acabando con el turismo en la península.

(Fuentes: Euronews / Reuters / Sputnik – Mundo / Russia Today – RT / Hispan TV)

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *