Granada: Caza de brujas ante las denuncias de caos sanitario en el hospital del PTS

Desde la fusión de distintos hospitales granadinos en el PTS han surgido múltiples denuncias sobre el mal funcionamiento del mismo. Hemodiálisis, lavandería, laboratorios, urgencias… Casi todas las secciones del nuevo hospital han sido objeto de denuncias por la ausencia de previsión y planificación en un asunto esencial para la población como es su salud.

La reacción de la dirección del PTS no se ha hecho esperar: denuncias actos de «sabotaje» de l@s trabajadores/as. Una manera de escurrir el bulto y no asumir las responsabilidades de una fusión hospitalaria que no convence ni a pacientes ni a médicos y que se ha hecho, en todo caso, con una evidente falta de previsión. Y de aterrorizar a los trabajadores/as que fueron citados para una reunión en la que se encontraron con un interrogatorio de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Los agentes les tomaron declaración en el marco de la investigación por un supuesto ‘boicot’ cuyo objetivo habría sido generar voces contra la fusión hospitalaria y ocasionar revuelo entre pacientes y familiares, según se argumenta en la denuncia.

Fue a finales de 2012 cuando se conocieron las intenciones de dar un vuelco al plan original -un simple traslado de los servicios del Clínico al PTS- para unificar todos los hospitales de Granada en un único complejo. Es decir, repartir las especialidades entre el PTS y el Virgen de las Nieves, en lugar de configurar dos hospitales completos. Desde el anuncio se sucedieron las protestas por parte de los sindicatos y otros colectivos de trabajadores.

El 21 de diciembre de 2012, la junta de trabajadores del Clínico denunció un proceso que, según advertían, estaba llamado a empeorar la calidad asistencial. Argumentaron que el proceso tenía como objetivo abaratar los costes en sanidad: «Reducirán profesionales y camas hospitalarias, con el consiguiente aumento en las listas de espera y la peor atención al usuario», vaticinaron.

El asunto llegó hasta el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que desestimó en el pasado mes de abril una demanda del Sindicato de Enfermería (Satse) en contra de la fusión. Las protestas se intensificaron en los meses previos al traslado. El 13 de mayo quedó constituida la plataforma ‘Granada por la Salud’, conformada por representantes del Sindicato Médico, CC OO, Satse, CSIF y UGT. La UGT (concocida por ser frecuentemente correa de transmisión de los intereses del PSOE en el mundo del trabajo) abandonó esta agrupación tres días después de su adhesión. También la asamblea local de Nación Andaluza denunció en julio las improvisación y las presiones que estaban sufriendo l@s trabajadores/as para suplir las carencias del nuevo hospital (ver denuncia aquí).

Parece que la administración ha escogido el camino más corto para terminar con el mal funcionamiento del nuevo hospital: amedrentar a l@s trabajadores/as para que no hablen sobre lo que ocurre en el PTS.

Carlos para La Otra Andalucía

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *