Siria neutraliza el sexto ataque terrorista para romper el cerco en Alepo

El Ejército Árabe Sirio, junto a las fuerzas y milicias aliadas, neutralizaron ayer  domingo el sexto ataque consecutivo de grupos terroristas al oeste y sur de Alepo, con el objetivo de romper el cerco a otros aislados en la zona norte de esa ciudad, 350 kilómetros al norte de Damasco.

Los duros combates tuvieron mayor intensidad en los accesos de las escuelas de Artillería y Armamentos, en el sur de Alepo, en los cuales los reportes indicaron 65 muertos entre los terroristas y 23 soldados sirios. En los enfrentamientos, según esas fuentes y videos de la televisión siria y la agencia SANA, entre otras, se mostraron al menos media docena de vehículos con ametralladoras y morteros destruidos, así como tanques y piezas de artillería.

Para este sexto ataque consecutivo, nueve grupos terroristas reunidos en un denominado Ejército de la Conquista, Jaish al Fatah, siendo el mayoritario el Frente Al Nusra (Al Qaeda en Siria), y que recibieron refuerzos desde zonas de la vecina provincia de Idleb y cercanas a la frontera con Turquía.

La crucial batalla por Alepo, definida de esa manera en todos los medios de comunicación nacionales y extranjeros, implica agrupaciones de combatientes terroristas por encima de los 15 mil hombres, de acuerdo con diversas fuentes. De igual forma, en cada acción en el terreno están empleándose desde tanque T-90 y T-72 reforzados, proyectiles termobáricos de última generación, hasta lanzacohetes y artillería ligera y pesada de alto poder de fuego.

Reportes de las Fuerzas Armadas sirias señalaron que tanto la aviación rusa como la siria realizaron más de 120 misiones de apoyo a la contrafensiva del Ejército, junto a la que combaten en las últimas horas tropas especiales al mando del coronel Suheil al Hassan, entre otros altos oficiales.

La agencia SANA a su vez,  informó que son infundados los rumores de que los terroristas asumieran el control de la región de Dawar al Ramusa o del área residencial 1070, al oeste de Alepo. El distrito de Al-Ramuse (en el suroeste de Alepo) hasta el momento está bajo el control del Ejército y las fuerzas aliadas. Fuentes del Ejército sirio han rechazado la información acerca de la supuesta ruptura del cerco “solo buscan tergiversar lo que verdaderamente está ocurriendo en el sur de la ciudad provincial y no dejar que se conozca el alto número de pérdidas en las filas de terroristas”, han indicado.

Para estos ataques, agregaron las fuentes, el segundo jefe del ahora Frente para la Conquista del Levante (antes al Nusra), el saudí Abdul al Muhesni, exhortó a los yihadistas en repetidos mensajes que el camino del suicida es la muerte porque a cada uno “le esperan 72 doncellas” y una existencia feliz en el paraíso. Al Muhesni, también vocero del mencionado grupo, principal integrante del mencionado Ejército de la Conquista, transmite habitualmente videos en redes sociales y en medio de un constnate movimiento entre la frontera con Turquía y las zonas controladas por esos efectivos, precisaron.

La cadena de televisión Al-Mayadeen calcula que en este frente los yihadistas han lanzado al combate entre 8.000 y 10.000 milicianos en seis oleadas sucesivas. La última de ellas dura ya 24 horas ininterrumpidas. Los combates más sangrientos se están desenvolviendo en los alrededores de la Academia de Artillería, donde los muertos por ambos bandos se cuentan por centenares.

Aunque el ejército sirio garantiza la seguridad en el barrio de Al-Hamdaniyeh, al sur de Alepo, ha sufrido numerosas bajas, lo que ha permitido la infiltración de grupos yihadistas, que han logrado salir del cerco en el que estaban sumidos. El uso masivo de cientos de suicidas con cinturones de explosivos o montando camiones cargados de explosivos, les ha permitido romper parcial y momentáneamente  el cerco y abrirse camino entre las filas del ejército sirio en un estrecho pasaje, si bien la ruta está cubierta por un potente fuego de artillería. Toda la zona ha sido declarada como zona de combate por el ejército regular a fin de que los civiles no se adentren por sus calles. Para desplazarse los yihadistas han practicado túneles por debajo de los edificios.

Las masivas explosiones unidas a ataques incesantes de morteros permitieron a las fuerzas yihadistas poner pie en la Instalación de Enseñanza de la Base de Artillería, situada al sur de la Base propiamente dicha. Pero al cabo de un corto período de tiempo, las unidades del Ejército sirio se reagruparon y lanzaron un masivo contraataque contra las fuerzas terroristas invasoras expulsándolas de la Instalación y de un campo cercano situado al oeste de la Base de artillería. Contrariamente a las afirmaciones de los grupos armados, éstos no fueron capaces de ocupar ni un palmo de los edificios situados dentro de la base.

Según el diario Al-Alam, los milicianos yihadistas están dirigidos por oficiales extranjeros, algunos de los cuales se han identificado como israelíes, turcos, estadounidenses, saudíes y qataríes, quienes han puesto en funcionamiento drones de reconocimiento de última generación cargados de explosivos. Fuentes sirias afirman que el objetivo de la ofensiva no es otro que impedir que los oficiales extranjeros sean sorprendidos en el cerco de Alepo dirigiendo las operaciones de combate de los yihadistas. No obstante, algunos de ellos ya han logrado escapar.

La batalla por Ramuse, la última línea del Ejército sirio para mantener el asedio, está decantándose a favor de las fuerzas gubernamentales que hicieron retroceder a los terroristas de sus posiciones en el suroeste de Alepo. “La parte sur y este de Al Ramusa, la fábrica de cemento, Al Amiriyah (al noroeste de Al Ramusa) y la Región 606 están bajo el pleno control del Ejército sirio y sus aliados populares”, han declarado fuentes del ejército sirio.

“El Ejército sirio ha enviado a varios batallones de soldados a los distritos del sur y suroeste de Alepo con el fin de reforzar a las fuerzas gubernamentales en la guerra contra la coalición terrorista de Yaish al Fatah. Fuerzas sirias, del Hezbolá libanés y del Harakat Hezbolá al Nuyaba iraquí han llegado a la zona.

Un gran número de combatientes del Hezbolá libanés han llegado al distrito de Al Hamdana para unirse a las fuerzas sirias en el sur y suroeste de Alepo. “Los combatientes de Hezbolá, incluido el batallón Rezwan, la fuerza de élite de Hezbolá, están ahora desplegados en Al Hamdana, donde no hay una amenaza terrorista, y ellos serán enviados a Al Ramusa para luchar contra las fuerzas de Yaish al Fatah allí”.

Por su parte, la milicia iraquí de Harakat Hezbolá al Nuyaba anunció el domingo que su organización iba a enviar 2.000 combatientes al sur y suroeste de Alepo. Esta milicia tenía ya varios centenares de hombres desplegados en Alepo.

Por otro lado, Irán está dispuesta a cooperar y respaldar la operación humanitaria de Rusia en la ciudad de Alepo, situada en el noroeste de Siria. “En Alepo, debemos crear todas las condiciones para una vida normal en la ciudad (…) estamos dispuestos a ayudar a la parte rusa a crear las condiciones normales en Alepo y Siria”, ha dicho este lunes el vicecanciller iraní para Asuntos de Asia y Oceanía, Ibrahim Rahimpur. El diplomático ha informado que el presidente iraní, Hasan Rohani, tiene la intención de abordar con su par ruso, Vladimir Putin, la situación de Siria en general en la reunión que mantendrán mañana en Bakú.

(Fuentes: Prensa Latina / SANA / Al Manar / Al Mayadeen / Hispan TV)

La batalla por Alepo y la desinformación occidental

Tanto en Damasco, en Moscú y Teherán, fuentes políticas y militares coincidieron en reiterar sus denuncias sobre el manejo mediático del mundo Occidental que pretenden “ganar una guerra informativa” y no en la realidad del terreno.

Sobre Alepo, la mayor ciudad industrial de Siria con más de un millón de pobladores, cayó a partir del 2012 una plaga de grupos armados abastecidos desde el exterior que ocuparon casi la mitad de la urbe y alteraron toda la vida.

Sitios web como Contrainformación ilustraron esos hechos: “yihadistas de diversas tendencias, compuestos en gran parte por mercenarios extranjeros, la rodearon, se infiltraron en varios barrios del centro de la ciudad. Los habitantes no colaboraron absolutamente en los ataques, al contrario sufrieron las consecuencias”.

De hecho -argumentó la publicación- las fábricas fueron desmanteladas por los yihadistas, los cuales recibían continuamente refuerzos y armas provenientes de Turquía, y fueron vendidas desmanteladas en ese vecino país. A partir de entonces, en medio de una feroz guerra impuesta y ante ese ataque generalizado, las Fuerzas Armadas sirias intentan rescatar la región y traerla de nuevo al seno de la nación.

Nunca diarios como El País, El Mundo y otros medios de comunicación de Europa Occidental, manejaron con objetividad la realidad de lo que allí sucedía, incluso fueron más allá de la “visión informativa” de Estados Unidos. Esas fuentes de comunicación ignoraron e ignoran el pleno derecho de Siria a recuperar territorios usurpados por la fuerza del terror y el absoluto desconocimiento de que Alepo es parte de esta nación del Levante y no un “foco de opositores rebeldes” opuestos al gobierno del presidente Bashar al Assad.

Ahora, cuando las Fuerzas Armadas sirias junto a sus aliados en el terreno asumen el papel de defensor de la soberanía nacional y expulsan paso a paso y en medio de cruentos combates a los grupos terroristas, Occidente exacerba el “llanto por “los rebeldes” y clama a gritos por miles de civiles atrapados en medio de los enfrentamientos.

En la propia ciudad y el resto de las zonas de la provincia de igual nombre cercanas a la frontera turca, se desarrolla una batalla sin precedentes en la región del Medio Oriente y en la que están involucrados no menos de 20 mil hombres, armas y medios de todo tipo. A esta situación se suma el hecho de que ante las derrotas en el terreno, los grupos terroristas recurren al empleo de coches bombas suicidas, el bombardeo con morteros a zonas civiles y la insistencia de esas acciones sin medir consecuencias.

Tanto las autoridades sirias como Rusia, organizaron treguas, abrieron más de cuatro corredores humanitarios para la salida de civiles de las áreas de enfrentamientos y exhortaron a los irregulares armados a rendirse y evitar más derramamientos de sangre.

Esos intentos, ignorados por los armados, sobredimensionados y dramatizados al extremo por fuentes como el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Coventry, Reino Unido, siguen sin aludir al derecho de Siria a recuperar un territorio nacional usurpado en medio de una guerra impuesta y no convencional.

Solamente en Alepo y sus inmediaciones, la cifra de muertos civiles sobrepasa el millar, con un número aún mayor de heridos, pero no por los bombardeos sirios o rusos sino por el ataque indiscriminado de los terroristas, quienes incluso emplearon proyectiles con sustancias químicas.

Videos sobre bombardeos, destrucción de hospitales y otro tipo de hechos, reciben una amplitud desmedida desde Occidente y fuentes de Naciones Unidas recurren a procesos investigativos carentes de toda evidencia real, como si Alepo no fuera parte de la nación siria sino una nación extranjera agredida.

La batalla de Alepo, cada día más favorable al Ejército sirio y sus aliados, implica además a instructores de tropas especiales- retirados o activos- de Estados Unidos, Turquía, Francia y Reino Unido, sobre cuyas acciones no hay una sola mención en la gran prensa occidental.

El presidente siro Bashar al Assad la comparó con la de Stalingrado, en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), porque significa el pulmón de una nación cuyo derecho a respirar libremente no puede negarse.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *