La Asamblea Antinuclear de Córdoba convoca concentración y pide el cierre de El Cabril

La Asamblea Antinuclear de Córdoba ha convocado una concentración para el próximo sábado, a las 21.00 horas, en memoria de las víctimas de los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki (Japón), que tuvieron lugar los días 6 y 9 de agosto de 1945 en el marco de la II Guerra Mundial.

Según ha indicado Ecologistas en Acción en una nota, la concentración tendrá lugar en la Plaza de Hiroshima y Nagasaki (Jardines de los Patos junto al monumento a Julio Romero de Torres) y tendrá como lemas “Hiroshima nunca más”, “Fukushima nunca más”, “Chernobil nunca más”, “Cierre del cementerio nuclear de El Cabril” o “Energía nuclear, ni civil ni militar”.

Con esta concentración, la Asamblea Antinuclear de Córdoba quiere recordar a las más de 200.000 personas que fallecieron “en este bárbaro atentado nuclear, así como llamar la atención sobre el peligro de la energía nuclear en todas sus formas”. (En la foto adjunta a la noticia el cementerio nuclear de El Cabril).

Carácter testimonial pero reivindicativo

“Es especialmente necesario convocar este tipo de actos que tienen un carácter testimonial, pero que vienen también a reivindicar políticas de paz y de diálogo entre los pueblos en sustitución de las políticas que imponen las potencias dominantes de resolución de conflictos por vía militar, cuando no de auténtico protagonismo en la generación de dichos conflictos”, ha indicado la asamblea.

En este sentido, ha agregado que “es especialmente necesario porque no hace más que diez meses se estaban celebrando en España las maniobras Trident, un ejemplo de militarización y de amenaza nuclear” y porque “hace solo unas semanas paseaba su cohorte militar por Andalucía el presidente Obama, de visita por sus posesiones militares en la colonia hispana, las bases de Rota (Cádiz) y de Morón (Sevilla)”.

Por último, la Asamblea Antinuclear ha advertido que si el tratado de libre comercio que actualmente negocia “en absoluto secreto” la UE con los EEUU -coloquialmente conocido como el TTIP– llegara a firmarse, “supondría un enorme retroceso a la aplicación de medidas para el control del uranio como fuente de energía, pues el tratado -que prácticamente acaba con la soberanía nacional en las cuestiones que aborda, suministro de energía entre otros- pondría por encima de la soberanía nacional los intereses de la multinacionales de la energía”.

(Fuente: Córdoba Hoy)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *