Cañamero responde: «Si encuentran un solo privilegio a un familiar yo dimito de todo» (RECTIFICADO)

Nota previa;

Un error técnico, inadvertido hasta ahora, ha traído como consecuencia el que sólo se publicase el final de la noticia. Una vez conocido el hecho hemos rectificado el contenido, introduciendo la totalidad del contenido. El texto forma parte de una entrevista más extensa, y de ella reproducíamos la parte en la Diego Cañamero responde a las acusaciones vertidas por el diario ABC en un artículo que reproducimos hace unos días.

Pasamos, a continuación, a reproducir el contenido íntegro.

Durante las últimas semanas ha protagonizado tertulias y artículos de prensa que denuncian que benefició a familiares durante su etapa como alcalde de El Coronil. Otras, menos elegantes, lamentan su forma de hablar y esa manera tan andaluza de comerse la ‘r’ en palabras como programa o progreso. «Programa empieza con p de plagio y de Panamá», dispara. Pero Cañamero de lo que quiere hablar -y no para- es de los presuntos privilegios de su familiares. «Más preguntas. Quiero más preguntas. Venga. ¿Qué más dicen de mí?», insiste. De hecho, lo que más lamenta este jornalero sindicalista es que los medios que le critican no le hayan llamado.

«Es que no tienen cojones a llamarme. Estoy dispuesto a ir a 13 TV, a Antena 3, a la 14 a la 15 y a la que sea. Que vengan y me investiguen. Si son capaces de encontrar un único privilegio en mi vida o hacia mis familiares yo dimito de todo. ¿Me entiendes? Dimito de todo», responde airado. Y acto seguido comienza a enumerar todas y cada una de las promociones de vivienda que impulsó siendo alcalde de El Coronil, las condiciones para acceder a la misma, el modo de adjudicación y si entre los beneficiados había algún familiar. Después enumera las propiedades que posee y cómo las ha comprado. Lo tiene todo archivado en la memoria.

Hicimos 350 viviendas durante mi etapa. La primera fue de 16 de viviendas cerca de un castillo que hay en el pueblo. La pusimos a renta y la gente paga 15 euros de renta. En esa promoción no había nadie de mi familia. Después hicimos otra promoción de 11 viviendas. La gente pagaba sobre unos 25/30 euros. Tampoco había nadie de mi familia».

El jornalero continúa de esta guisa durante más de 20 minutos. Por el camino enumera desde el sonotone que compró con un préstamo de 3.000 euros y que pagó con mensualidades de 113 euros al mes durante tres años a una promoción de 29 viviendas de autoconstrucción, que contó con el visto bueno de la Junta de Andalucía, y en el que entró su sobrina. Además, explica por qué uno de sus hermanos es el único que vive en los terrenos de la cooperativas Tierra y Libertad en El Bosque (Cádiz) y sigue enumerando promociones públicas de El Coronil. Por ejemplo, una de 28 viviendas en régimen de alquiler en el que sí entraron dos de sus hermanos. «En la puntuación mi hermano estaba el segundo. Tiene tres hijos y vivía en casa de sus suegros y mi hermana estaba divorciada por violencia machista y tiene dos hijos», prosigue.

«Tengo 11 hermanos, 27 sobrinos, 22 hijos de sobrino, 11 cuñadas y cuñados, tres nietas, mi compañera y yo. En total, 77 personas. Ellos quieren decir por todos los medios que había privilegios para ellos. Pero todas esas viviendas se han adjudicado a través de una Comisión en la que estaban todas las fuerzas políticas, los funcionarios del Ayuntamiento y con el visto bueno de la Junta de Andalucía. ¿Cómo se hace entonces?», dice.

«¿Y la casa de su sobrina? Han publicado que la mitad fue financiada por el Ayuntamiento», pregunta el periodista. «Es una vivienda privada que ella paga entre 19 y 20 millones de pesetas y sin hipotecar. Ella la pagó. Tiene sus recibos y eso. Y ahí está el dueño de la casa que sabrá quién le habrá pagado. ¿Cómo se lo va a pagar el Ayuntamiento? ¿Cómo se saca de un Ayuntamiento el dinero para una sobrina?», responde.

Diego Cañamero dice sentirse molesto por que le acusen de privilegios porque su vida se ha basado en una constante lucha contra los mismos. Este mismo viernes presenta en el registro del Congreso de los Diputados su renuncia ante notario del aforamiento. También ha renunciado al seguro de vida que le ofrece la Cámara y a la cotización a la Seguridad Social. Además, anuncia que cobrará solamente 1.300 euros. El resto lo donará a Podemos y a la caja de resistencia del Sindicato Andaluz de Trabajadores. «Quiero seguir pagando mi cartilla agrícola y que la única pensión que me quede sea la de jornalero», incide. No obstante, sabe que esa renuncia ante notario no sirve de nada. Que la ley es la ley.

«Es mi voluntad renunciar al aforamiento, pero me dicen que no puede ser. ¿Por qué? ¿Es que los 350 diputados no podemos cambiar esa ley? ¿Qué trabajo nos cuesta? Si todos estamos de acuerdo en que no debemos tener privilegios, ¿por qué no se cambia? La ley, la Constitución y lo que haga falta. Tengo casi 700 compañeros procesados y no quiero privilegios sobre ellos ni sobre ningún otro ciudadano», explica. Anuncia también que presentará en el Congreso una iniciativa para que todos los diputados renuncien al aforamiento. «Que todo el mundo se moje», dice.

(Fuente: Público)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *