Libia: El ejército estadounidense bombardea posiciones del EI en Sirte

El ejército estadounidense comenzó ayer a lanzar ataques contra militantes de Estado Islámico (EI) en la ciudad libia de Sirte, a medio camino entre Trípoli y Bengazi, informó el Pentágono. La intervención se habría producido tras la petición de  colaboración del GNA para lograr vencer la resistencia del llamado Estado Islámico, fuertemente atrincherado en la ciudad meditarránea.

“A petición del Gobierno del Acuerdo Nacional de Libia (GNA, por sus siglas en inglés), el ejército de Estados Unidos llevó a cabo ataques aéreos precisos contra objetivos de Estado Islámico (EI) en Sirte, Libia, para apoyar a las fuerzas del GNA en su lucha contra EI en Libia”, anunció el secretario de prensa del Pentágono Peter Cook en un comunicado.

El Pentágono aseguró que los ataques fueron autorizados por el presidente estadounidense, Barack Obama, tras consultar con el secretario de Defensa, Ash Carter, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford. Los ataques “coinciden con nuestra estrategia de combatir a EI mediante la cooperación con fuerzas locales capaces y motivadas”.

“Los objetivos serán aquellos que deban ser atacados con precisión y para minimizar víctimas civiles, en lugares donde el Gobierno provisional libio no pueda golpear”, explicó Cook, que detalló que en este ataque se destruyó un tanque y vehículos del EI. El Pentágono aseguró que el ataque de hoy fue autorizado por Obama, tras consultar con el secretario de Defensa, Ash Carter, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, Joseph Dunford.

El Departamento de Defensa consideró que esta operación entra dentro de sus medidas para derrotar al EI con apoyo aéreo de fuerzas locales aliadas, de modo similar a como sucede en Irak y Siria, donde los bombardeos se iniciaron hace casi dos años. “Nuestro objetivo es eliminar al EI de su bastión de Sirte en Libia”, afirmó Cook, que consideró que aún se atrincheran en Sirte centenares de milicianos del EI.

“Los ataques contra el EI continuarán en Sirte con el objetivo de permitir al gobierno del Acuerdo Nacional Libio realizar avances decisivos y estratégicos”, adelantó el Pentágono en un comunicado. Cook aseguró que no se han desplegado tropas estadounidenses sobre el terreno con “el rol específico” de apoyar esta operación en Sirte, y la presencia estadounidense se limita a la ya anunciada anteriormente para explorar con fuerzas especiales alianzas con diferentes facciones leales al gobierno provisional.

Por último, aseguró que “Estados Unidos y la comunidad internacional apoyan al GNA en su intento de restaurar la estabilidad y la seguridad en Libia”. “Los ataques contra el EI continuarán en Sirte con el objetivo de permitir al gobierno del Acuerdo Nacional Libio realizar avances decisivos y estratégicos”, adelantaron. Ese comentario muestra la intención de Estados Unidos de abrir en Libia un nuevo frente en su guerra contra el Estado Islámico, que se había hecho fuerte en Sirte.

Ya anteriormente, en noviembre y febrero, fuerzas estadounidenses realizaron sendos bombardeos contra cabecillas del EI el Libia, pero, precisó Cook, estas operaciones son diferentes. “No creo conveniente detallar el ritmo de los próximos ataques”, señaló Cook, que dijo que los futuros bombardeos seguirán un “proceso de coordinación cercana” con ese Gobierno libio para objetivos específicos y los analizará el equipo de seguridad nacional del presidente estadounidense, Barack Obama.

El líder del llamado gobierno provisional de unidad nacional libio, GNA por sus siglas en inglés, Fayez al-Sarraj, anunció previamente la inminencia de los ataques en un discurso televisado y señaló que iba a ser la primera vez que Estados Unidos condujera operaciones de este tipo en Sirte.  En su alocución aseguró que “Estados Unidos y la comunidad internacional apoyan al GNA en su intento de restaurar la estabilidad y la seguridad en Libia”.

“Los ataques contra el EI continuarán en Sirte con el objetivo de permitir al gobierno del Acuerdo Nacional Libio realizar avances decisivos y estratégicos”, adelantaron las fuentes de Defensa estadounidenses. En Sirte desde hace un mes se producen intensos combates entre fuerzas progubernamentales, leales al gobierno provisional de unidad, contra distintas facciones yihadistas. Sirte es también desde junio de 2015 el principal bastión de los partidarios del Estado Islámico en la zona.

Desde la intervención occidental y el asesinato de Gadafi, Libia está sumida en el caos y la guerra civil con hasta tres “autoridades” que se disputan el control del país: Una en Trípoli, que la ONU considera “rebelde”; otra en Tobruk, que reconocen numerosos países, y una tercera, llamada Gobierno de Unidad Nacional, que tiene el respaldo de la ONU y la Unión Europea (UE), que sería el que ha solicitado ayuda a los estadounidenses,  y tras cuya supuesta legitimidad se amparan para realizar los bombardeos.

Este caos en que está sumida Libia ha sido aprovechado por los grupos yihadistas, y en especial la rama libia del Estado Islámico (EI), que en apenas un año ha avanzado desde su bastión en Derna, en el oeste de Libia, hacia las ciudades de Bengasi, la segunda en importancia del país, y Sirte, en la costa.

(Fuentes: AFP / Reuters / Telam / DW / Euronews)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *