La dirección estatal de Podemos le niega el “subgrupo” a sus diputados andaluces

Jarro de agua fría a las pretensiones de Podemos Andalucía de tener peso específico en el Congreso de los Diputados al estilo de las confluencias gallega y catalana. Los once parlamentarios andaluces tendrán que conformarse con formar parte del grupo general de Podemos después de que la dirección estatal haya respondido con un rotundo no a la petición de la ejecutiva andaluza de contar con un subgrupo y una portavocía adjunta.

Podemos Andalucía había reclamado una equiparación a todos los efectos dentro del grupo parlamentario con En Comú Podem y las Mareas gallegas esgrimiendo sus once diputados, frente a los cinco de Galicia o los doce de Cataluña que sí se traducen en portavocías adjuntas y subgrupos, con lo que esto lleva aparejado.

La semana pasada llegó la respuesta desde Madrid a la reclamación que había planteado el Consejo Ciudadano Andaluz de Podemos y que hizo suya la ejecutiva que dirige Teresa Rodríguez y la única concesión que hace el equipo de Pablo Iglesias es el nombramiento de un “portavoz” entre los diputados andaluces con funciones exclusivamente en las relaciones con los medios de comunicación.

Literalmente, de acuerdo con el mensaje transmitido desde la ejecutiva nacional de Podemos, ese portavoz “actuará como tal en la comunicación de la acción parlamentaria a los medios de comunicación de la circunscripción o comunidad autónoma de referencia”. Nada que ver con las funciones de portavoz adjunto que sí tendrán Xavier Domenech, por En Comú Podem, o Alexandra Fernández, de En Marea.

La directiva de Pablo Iglesias frena así unas aspiraciones que no son nuevas y que ya se pusieron encima de la mesa en la anterior legislatura, cuando Podemos Andalucía planteó la posibilidad de ser tratada en la Cámara Baja como una confluencia, o casi.

En aquella ocasión, los tiempos, los plazos, jugaron en contra de Podemos Andalucía y fueron la justificación perfecta para denegar la reclamación de los andaluces. Pero esta vez, aprendida la lección, el Consejo Ciudadano autonómico se adelantó y el pasado 10 de julio volvió a plantear la misma reivindicación.

La negativa no ha sentado nada bien, al menos, en un sector definido de Podemos Andalucía y voces destacadas, como la de Sergio Pascual, diputado por Sevilla, ex secretario de Organización nacional y hombre de confianza de Íñigo Errejón, han mostrado su descontento con el resultado de las gestiones.

“La decisión estatal no se corresponde con las demandas del Consejo Ciudadano Andaluz”, declaró ayer a este periódico Pascual, que dijo esperar a ver cuál es la reacción de la ejecutiva andaluza de Podemos que se reúne mañana mismo y que deberá analizar la respuesta de Madrid. Ésa es la misma posición que mantiene la también diputada Ana Terrón, que afirmó ayer estar “esperando a ver qué pasa”.

Terrón se mostró confiada en que la dirección que encabeza Teresa Rodríguez mueva ficha y haga valer su peso dentro de la formación morada. “Hay que seguir trabajando”, insistió la parlamentaria, para la que la negativa a que Podamos Andalucía se equipare a las confluencias va más allá de su propio partido. “A Andalucía le queda mucho por conquistar”, dijo.

En cualquier caso, Terrón coincidió en su visión acerca de que la respuesta de la dirección estatal para nada se acerca a lo que reclama el Consejo Ciudadano andaluz. “No es lo que esperábamos y no se ajusta al mandado del Consejo, el vaso se ha quedado a medias”, declaró.

La obtención de un subgrupo parlamentario no era, con todo, una prioridad para todos los sectores de Podemos Andalucía. De hecho, el número 2 de Teresa Rodríguez, Jesús Rodríguez, replicó el pasado junio a los “errejonistas” en lo que se refiere a esta reclamación. Entonces, el secretario de Organización andaluz de Podemos se mostró partidario de “abrir una agenda andaluza” y de “pensar y hablar en andaluz” en el Congreso de los Diputados, aunque dudó de que la mejor fórmula sea la constitución de un grupo propio.

“Hay que pensar y hablar en andaluz para trabajar por esta tierra postrada en la periferia. Estamos de acuerdo con que haya una agenda andaluza, pero no sé si la creación de un grupo propio es la condición necesaria”, aseguró evidenciando cierta división.

(Fuente: El Mundo –Andalucía / Autor: Chema Rodríguez)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *