Andalucía se queda a la cola en empleo universitario

El futuro laboral de los universitarios andaluces es uno de los peores de España. Y de Europa. La crisis ha reducido las oportunidades de inserción laboral de los licenciados -ahora graduados- hasta el punto de que la tasa de paro de quienes han cursado estudios superiores en universidades andaluzas sólo la superan los canarios.

El declive económico de los últimos años ha aumentado la brecha entre el norte y el sur del país, de manera que, en líneas generales, puede decirse que Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y el archipiélago canario se han quedado a la cola en el empleo universitario, una situación bien distinta a la que se vive en el País Vasco, Navarra y La Rioja. Si la comparativa se extiende al marco europeo, la diferencia es ya más que notoria, pues sólo países como Grecia y Macedonia alcanzan tales niveles de desempleo entre los licenciados.

La formación superior siempre se ha considerado la mejor vía para lograr no sólo un trabajo, sino en las condiciones más adecuadas. Informes recientes ponen en jaque esta afirmación. El paro entre los universitarios crece y el empleo que logran suele estar, en numerosas ocasiones, por debajo de su cualificación.

El Estudio de Empleabilidad de la Población Cualificada, realizado por EAE Business School y publicado por el diario económico Expansión esta semana, desvela que la tasa de paro universitario en España duplica la media europea. El ranking está elaborado con datos de 2015. A nivel autonómico, el único informe que recoge estas cifras sobre el desempleo de quienes han cursado estudios terciarios es el elaborado por la Fundación Desarrollo y Conocimiento el año pasado: Las universidades españolas. Una perspectiva autonómica. Los datos más recientes son de 2014.

Dicho estudio revela que el paro afecta al 14,3% de los universitarios españoles. Este porcentaje lo supera en casi siete puntos la provincia de Sevilla, donde el desempleo alcanza al 21,2% de los licenciados. Se trata de la segunda comunidad española con mayor tasa de paro universitaria. Por encima, sólo se encuentra Canarias, con el 22,5%. Por detrás de Sevilla se sitúan otras dos regiones sureñas: Castilla-La Mancha, con el 18,9% de desempleo en este colectivo; y Extremadura, con una cifra muy similar, el 18,8%.

Un segundo grupo lo conforman las comunidades cuya tasa de paro universitaria oscila entre el 14% y el 17%. Aquí se incluyen (en orden descendente) Asturias, Comunidad Valenciana, Murcia y Galicia. El cuarto grupo lo conforman Castilla y León, Cantabria, Cataluña y Aragón; autonomías que presentan un paro entre los titulados superiores de entre el 11% y el 14%. Las cinco comunidades que lideran el empleo universitario son País Vasco, donde la tasa de desempleo del colectivo sólo representa un 10,8%; La Rioja, con un 10,5%; Baleares y Madrid, empatadas con un 10%; y Navarra, la comunidad con menor paro, al afectar sólo al 8,3% de sus universitarios.

Aunque con excepciones, puede hablarse de una brecha evidente entre las regiones del norte español -donde los licenciados logran insertarse en el mercado de trabajo con más facilidad- y las del sur, en las que las posibilidades se reducen.

Los datos de las comunidades que lideran este ranking quedan, no obstante, lejanos de los que logran los países con menor paro universitario en Europa. Si se toman como referencia los registros de 2014, Noruega, Alemania y la República Checa son los estados en los que el desempleo se mantiene por debajo del 3% en los licenciados. Para poder equiparar la situación de Andalucía hay que irse al final de la tabla. Grecia ocupaba en 2014 el penúltimo lugar, con una tasa del 20%, porcentaje que elevaba al 22,50% en Macedonia. Ambos países han mejorado estas marcas en 2015, año del que aún no se disponen datos para realizar la comparativa autonómica.

Andalucía, además, se sitúa en el amplio grupo de regiones que entre 2011 y 2014 empeoraron las cifras de paro universitario. En este ranking también ocupa el segundo lugar, con 3,3 puntos más, marca sólo superada por Castilla-La Mancha, donde el paro creció 3,7 puntos. Sólo cinco comunidades lograron disminuir este dato: Baleares (-5,1), La Rioja (-2), Navarra (-1,6), Madrid (-1,1) y Cataluña (-0,9).

(Fuente: diario Grupo Joly / Autor: Diego J. Geniz)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *