Colombia: Un Frente de las FARC-EP se niega a “desmovilizarse”

Entre todas las noticias generadas en torno a la reciente firma del acuerdo de paz entre la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el Estado de Colombia, una en particular ha sido prácticamente ignorada por los medios de comunicación.

Un  frente de la organización guerrillera – el Frente Primero «Armando Ríos» – ha anunciado públicamente que no acepta las condiciones de la firma del acuerdo y no piensa «desmovilizarse».

A través de un comunicado, la jefatura del citado frente guerrillero expone dos razones fundamentales para tomar esta decisión ante un acuerdo que han calificado como una «traición».

Ante todo, los guerrilleros disidentes de la línea oficial de las FARC sostienen que «no han sido derrotados militarmente» y, en segundo término, aclaran que «no están de acuerdo con el modelo económico negociado».

En el comunicado difundido la pasada semana, con fecha del 10 de junio, se señala que continuarán «la lucha por la toma del poder por el pueblo y para el pueblo; independientemente de la decisión que tomen el resto de integrantes de la organización guerrillera».

“El Frente Primero ‘Armando Ríos -advierten- no se desmovilizará. Por considerar que la política del estado colombiano y sus aliados solo busca el desarme de las guerrillas y no  está pensando para dar solución a los problemas sociales y económicos del país”. En el comunicado se afirma, asimismo, que las «zonas de concentración» acordadas para agrupar a los combatientes tras la firma del armisticio, «son para guerrillas derrotadas».

Entre lo poco que ha trascendido acerca del pronunciamiento del grupo insurgente destacan las declaraciones  del especialista en guerrillas Ariel Ávila a Sputnik Nóvosti, en las que el colombiano asegura que dicha facción tiene alrededor de 400 combatientes, siete compañías de orden público y una gran cantidad de indígenas que integran su tropa.

Por su parte, la dirección de las FARC se ha pronunciado al respecto, desautorizando al grupo crítico con el acuerdo de paz.

“Si los mandos y combatientes involucrados tienen el deseo de lanzarse a una aventura incierta, -afirman en otro comunicado de respuesta al del Frente Primero ‘Armando Ríos – les corresponde hacerlo tomando un nombre distinto al de las verdaderas estructuras de las FARC-EP. De ese modo dejarían de crear confusión en la opinión pública y de facilitar renovadas y calumniosas razones a los sectores de extrema interesados en la continuación de la guerra”.

“Obrando como proceden  -añade la dirigencia de la organización guerrillera –  esos antiguos mandos y combatientes de las FARC-EP no sólo adoptan un temerario comportamiento contrario las determinaciones de la Dirección Nacional de las FARC, sino que chocan frontalmente con los anhelos de paz que anidan en el corazón del pueblo colombiano. La paz es y seguirá siendo una bandera de los verdaderos revolucionarios”.

Aunque este conflicto generado en las filas de las FARC pueda resultar sorprendente para quienes solo ahora han tenido noticia del mismo, lo cierto es que no constituye ninguna novedad. Estos desacuerdos estuvieron presentes durante todo el proceso de conversaciones desarrollado en La Habana entre la dirigencia de los guerrilleros y el gobierno de Juan Manuel Santos, aunque rara vez fueran reportados entre los cientos de noticias ofrecidas sobre las negociaciones de paz.

(Fuente: Canarias Semanal / Autor: Fermín Domínguez)

Un Frente histórico de las FARC-EP

El frente primero o Armando Ríos es uno de los siete “frentes madre” que tiene las FARC. En estos lugares existen zonas de entrenamiento de miembros de las FARC que luego son enviados a otros frentes o columnas de la organización guerrillera. Opera principalmente en el Guaviare.

Este frente es uno de los históricos de las FARC, por eso recibe como nombre frente primero, junto al 7 o 5 frente componente sus primeras estructuras. Para 1975 las FARC contaban con 5 estructuras. La primera se ubicaba entre el Huila y Caquetá al mando de Manuel Marulanda compuesta por unos 250 hombres, en la zona conocida como El Pato. Para 1982 esta estructura, junto a una comisión del Cauca, fue enviada para el Vaupés y formarían el Frente 1.

Este frente forma parte del Bloque Oriental, el más grande de las FARC. A pesar de eso, el número de combatientes se ha reducido luego de haber contado con alrededor de 6.000 en el año 2002.  La reducción numérica no ha sido mayor debido a que este bloque mantenía activa su capacidad de reclutamiento, según un informe del Centro Nacional de Memoria Histórica.

El frente primero de las FARC estuvo bajo las órdenes de Marco Fidel Suárez Cristiano alías Kokorico tras la caída de Césarm kider histórico del Frebte. Kokorico era uno de los  hombres de confianza del mono Jojoy, tanto así que lo remplazó en su cargo luego de que lo asesinaran en un bombardeo en septiembre de 2010.  Actualmente Mauricio Jaramillo, alias el Médico, está a la cabeza del frente.

Es uno de los frentes que genera mayores recursos a las FARC. Un estudio citado por el Centro Nacional de Memoria Histórica mostró que para el periodo 1991-2001 el Bloque Oriental alcanzó a concentrar el 29% de toda la actividad armada de las FARC, llegando también a contar con el mayor número de guerrilleros y mayor cobertura territorial.

En el Guaviare, zona de concentración de este frente, el factor decisivo para el enraizamiento de la guerrilla fue su victoria en la llamada “guerra del Guaviare”, en la que logró derrotar a las bandas de sicarios controladas por los capos del narcotráfico y tomar el control de zonas cocaleras, según el mismo informe.

(Fuente: El Heraldo de Colombia)

El Comunicado del Frente Primero “Armando Ríos” de las FARC-EP:

EL FRENTE PRIMERO ARMANDO RÍOS NO SE DESMOVILIZARÁ

Junio 10-2016

El Frente Primero Armando Ríos FARC- EP, saluda al Pueblo colombiano, a los distintos sectores sociales, campesinos, indígenas, obreros, desempleados, indigentes, afrocolombianos, estudiantes, intelectuales, profesores, transportadores, desplazados y en general, a todos los que no tienen ni han tenido la posibilidad de vivir dignamente como seres humanos; como también a las distintas organizaciones sociales que reclaman una verdadera paz con justicia social.

El Frente Primero Armando Ríos FARC- EP, informa al pueblo colombiano que hemos realizado asamblea general de guerrilleros, donde participó la totalidad de mandos y combatientes; con el fin de analizar la situación política, social y económica del país, como también los diálogos entre el gobierno de Juan Manuel Santos, y el Secretariado de las FARC – EP en La Habana (Cuba) donde se concluyó:

Que el Frente Primero Armando Ríos FARC – EP, no se desmovilizará. Por considerar que la política del Estado colombiano y sus aliados, sólo buscan el desarme y la desmovilización de las guerrillas. No están pensando en la solución de los problemas sociales y económicos del país.

Pretenden continuar gobernando con el mismo modelo económico, con el modelo que han gobernado y llevado a Colombia a la miseria por más de dos siglos. La corrupción en las tres ramas del poder la han convertido en la “ética profesional y moral” de tan brillantes y honorables señores que gobiernan a Colombia. Los entes de control del Estado están carcomidos por la clase política, conformándose en una rosca de corrupción; un procurador al servicio del paramilitarismo que se niega a devolver las tierras usurpadas por los terratenientes a través de la fuerza paramilitar. A lo que no se opone esta clase política y los entes de control, es a la entrega de la soberanía nacional al imperio norteamericano, entregando grandes cantidades de tierra a las multinacionales, otorgan la destrucción del ecosistema y privatizan cuanto recurso público existe. Salud, educación y vivienda fueron conformados en grandes negocios de la clase dirigente, asimismo el presupuesto para la alimentación de los niños ha quedado en las cuentas bancarias de la clase política, cometiendo el más grande crimen de lesa humanidad, sin que los entes de control hagan nada.

Las cifras así lo demuestran, van más de 5000 niños muertos de hambre, miles de niños desnutridos, la gente continua muriendo en la puerta de los hospitales y otros mueren en total abandono en sus parcelas

Colombia es nominada como uno de los países más ricos del mundo en recursos naturales, no obstante, ocupa el tercer lugar en desigualdad y el primer lugar en desplazamiento forzoso; superando a África en hambre y desnutrición; sin hacer mención a los miles que viven por debajo de los niveles de pobreza y la indigencia.

No puede entenderse una solución política cuando el gobierno se niega a producir los cambios que requiere nuestra patria.

El presidente Santos en público ha expresado que el modelo económico no será negociable y lo subraya, uno de los inamovibles, desconociendo que el modelo neoliberal ha servido de portal para que la quienes gobiernan hagan uso de la extranjerización de la tierra y la entrega de nuestros recursos naturales a las multinacionales, el uso de monocultivos y mega proyectos, el modelo económico y loa gobernantes son los generadores de la pobreza, la desigualdad, el hambre, los miles de niños muertos por desnutrición, la guerra, el desplazamiento y la indigencia.

No hay voluntad de paz, cuando se niegan a encontrar las verdaderas causas que inundaron a Colombia en guerra y miseria. Pero es que también el presidente Santos dice ‘la doctrina militar es otro inamovible».

Para nadie es un secreto que con esta doctrina militar es con la que el Estado colombiano ha cometido los más grandes crímenes de lesa humanidad, el genocidio de la Unión Patriótica con más de 7000 asesinatos, son el resultado de la Doctrina de Seguridad Nacional y la teoría del ‘enemigo interno’. Asimismo los más de 5000 campesinos asesinados en la década del 2000. Es con esta misma doctrina que conformaron los grupos paramilitares, que hoy son los actores materiales de incontables masacres y asesinatos, pero además reactivan los grupos paramilitares en más de 23 departamentos. En cumplimiento a esta doctrina militar es que de las altas esferas del Estado salen cantidades de dineros para financiar semejantes crímenes de los batallones, brigadas, divisiones, bases militares, puestos de policía, los generales ordenan masacrar a dirigentes campesinos, sindicalistas, defensores de derechos humanos, etc.

También han entregado la soberanía nacional a los gringos, entregando el territorio para la creación de bases militares gringas y asesores militares extranjeros, etc.

Consideramos que la oligarquía no tiene voluntad de paz, al contrario, hunde a la mayoría a la pobreza y la miseria. Así que, la paz no se hace con el silencio de fusiles y bombas. La paz verdadera que necesita la mayoría del pueblo colombiano, es la solución a los graves problemas que aquejan a la sociedad; la paz requiere de la voluntad de la oligarquía, que implica distribuir las riquezas y entregar las tierras que han usurpado a los campesinos por medio de la fuerza. “Mientras existan explotadores y explotados jamás habrá una paz estable y duradera”.

Este proceso, que lo han denominado de paz, sólo busca el desarme de las guerrillas y la desmovilización de las FARC. ¿Quién se puede imaginar que desarmando que desarmando las FARC y reincorporándola a la vida civil se solucionen tan profundos problemas sociales que padece Colombia?

No compartimos con el desarme de las FARC porque consideramos que dichas armas pertenecen a los pobres de Colombia, que el único objetivo de la burguesía es desarmarnos, para someter a los pobres a su antojo y llevarlos a la esclavitud moderna.

No compartimos con la desmovilización de las FARC por considerar que nuestra lucha ha sido y seguirá siendo la búsqueda incondicional de la solución a los problemas de desigualdad y miseria de la mayoría de los colombianos.

La desmovilización de cualquier integrante de las FARC constituye un acto de traición a los millones de colombianos que nos han apoyado por más de medio siglo.

Las zonas de concentración es un insulto para los guerrilleros, guerrilleras, milicianos, milicianas y masas; que en realidad han luchado con el único interés de algún día ver una Colombia con derechos y una paz verdadera con justicia social. Las zonas de concentración son para guerrillas derrotadas; el Frente Primero ‘Armando Ríos’ FARC-EP jamás ha considerado una derrota militar. Cualquier colombiano del común entenderá que las zonas de concentración que nos están ofreciendo son cárceles a cielo abierto y de seguro nadie querrá entrar a estas trampas.

No creemos en garantías políticas, nadie puede ser inocente para no percibir el avance paramilitar en los últimos días y la relación directa de la fuerza pública y el poder legislativo con el paramilitarismo; tampoco podemos olvidar que la clase dirigente es las más sanguinaria y traidora que existe.

Se pretende hacer una reforma agraria de mentira; donde no comprometa las tierras de terratenientes, que han sido usurpadas a los campesinos y más tarde legalizadas a través de la corrupción administrativa de las distintas entidades del Estado.

No compartimos con castigos para los revolucionarios, considerando que son los únicos que han luchado a cambio de nada personal, sólo con la esperanza de que nuestro pueblo tenga el bienestar y vida digna como seres humanos.

Hay que castigar a aquellos que llevaron a Colombia a una miserable guerra, pero que además convirtieron la guerra en un gran negocio, donde le colocaron precio a cada muerte; así sucedió con los 5000 campesinos asesinados en la década del 2000. Hoy los llaman falsos positivos, además los miles de niños muertos de hambre también tienen responsables y deben responder. No hay más crimen de lesa humanidad que los niños mueran de hambre. Pero la justicia colombiana poco y nada hace por estos casos, la justicia está hecha para defender los ricos y sus intereses. Sin embargo, están empeñados por elevar a crimen de lesa humanidad la retención de Salud Hernández, por parte de los compañeros del ELN, ¿qué es más grave, retener una persona o dejar morir 5000 niños de hambre, por un puñado de ricos ladrones que roban el pan de las criaturas?

Por estos motivos el Frente Primero ‘Armando Ríos’ FARC-EP hemos decidido no desmovilizarnos, continuaremos la lucha por la toma del poder por el pueblo y para el pueblo, independientemente de la decisión que tomen el resto de los integrantes de la organización guerrillera. Respetaremos la decisión de quienes desistan de la lucha armada, dejen las armas y se reincorporen a la vida civil, no los consideramos nuestros enemigos.

Invitamos a todos los guerrilleros, guerrilleras, milicianos, milicianas, y masas en general, que no estén de acuerdo con la desmovilización y entrega de las armas de las FARC – EP, a que unamos esfuerzo para continuar unidos como organización FARC, y echar adelante los planes que nos encomendaron Jacobo Arenas, Manuel Marulanda Vélez, Jorge Briseño, Bolívar y todos aquellos que ofrendaron su vida por esta justa causa.

Pedimos la solidaridad de todos los sectores oprimidos de Colombia y el mundo, con los guerrilleros que quedemos en pie de lucha.

Morir, Si.

Traición, No.

Vamos todos contra la oligarquía.

Luchamos para vencer no para ser vencidos.

Frente Primero “Armando Ríos” FARC – EP

Montañas de la Amazonia Colombiana

Comunicado de las FARC-EP sobre el Frente Primero Armando Ríos

Con relación al comunicado divulgado por los medios de comunicación, en el que algunos ex integrantes del Frente Primero expresan su decisión de marginarse del proceso de paz que se adelanta en La Habana, el Estado Mayor del Bloque Comandante Jorge Briceño de las FARC-EP informa a la opinión pública:

Las FARC-EP somos una organización político militar de carácter revolucionario, en la que cada escuadra o unidad básica es al mismo tiempo una célula política. Ésta última es la instancia de los debates democráticos al interior de nuestra organización, complementada con las Asambleas Generales de Guerrilleros, los Balances y finalmente la Conferencia Nacional.

La expresión libre de ideas e inquietudes es un derecho de todos los guerrilleros de las FARC, siempre que se realice dentro de los mecanismos estatutarios descritos. Las decisiones se adoptan por mayoría y son de obligatorio cumplimiento para todos. La forma democrática de solucionar las diferencias internas impide por tanto la conformación de disidencias de cualquier orden.

El sector de mandos y combatientes del Primer Frente que decidió renegar de sus principios, apela a argumentaciones ideológicas y políticas a fin de ocultar la evidente influencia de intereses económicos opuestos a la terminación del conflicto. El conocimiento de lo acordado en la Mesa de La Habana fue negado y tergiversado a los guerrilleros de base por los mandos implicados.

El Estado Mayor Central y su Secretariado son las máximas instancias de dirección y mando en las FARC-EP. Sus determinaciones, órdenes y orientaciones son de obligatorio cumplimiento para todos sus integrantes. Declararse al margen de la Dirección pone por tanto a quien lo hace por fuera de las FARC-EP, no puede usar su nombre, armas y bienes con ningún propósito.

Si los mandos y combatientes involucrados tienen el deseo de lanzarse a una aventura incierta, les corresponde hacerlo tomando un nombre distinto al de las verdaderas estructuras de las FARC-EP. De ese modo dejarían de crear confusión en la opinión pública y de facilitar renovadas y calumniosas razones a los sectores de extrema interesados en la continuación de la guerra.

Obrando como proceden, esos antiguos mandos y combatientes de las FARC-EP no sólo adoptan un temerario comportamiento contrario las determinaciones de la Dirección Nacional de las FARC, sino que chocan frontalmente con los anhelos de paz que anidan en el corazón del pueblo colombiano. La paz es y seguirá siendo una bandera de los verdaderos revolucionarios.

El actual comandante del Frente Primero de las FARC-EP, Armando Ríos, es el comandante Gentil Duarte, quien hasta hace poco hizo parte de la Delegación de Paz de las FARC-EP. Él y su Estado Mayor se hallan en el área del Guaviare, en cumplimiento de las tareas trazadas por Dirección Nacional de las FARC-EP, de conformidad con lo pactado en la Mesa de La Habana.

Montañas de Colombia, 8 de julio de 2016.

Estado Mayor del Bloque Comandante Jorge Briceño de las FARC-EP

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *