SATSE denuncia que el SAS cierra 2.562 camas en hospitales andaluces

El Sindicato de Enfermería (SATSE) en Andalucía ha denunciado, en rueda de prensa, el cierre de 2.562 camas en los centros hospitalarios del Servicio Andaluz de Salud (SAS) durante este verano, de las 13.623 camas que hay en total en Andalucía. Esta cifra supone que durante este verano cerca del 20 por ciento de las camas permanecerán inutilizadas.

En concreto, y según los datos recopilados por el Sindicato de Enfermería, por provincias Granada registra el mayor número de camas cerradas (574) seguida de los hospitales de Sevilla (501), Cádiz (401), Córdoba (393), Almería (206), Jaén (180), Huelva (160) y Málaga (147).

Unas cifras, que han sido recopiladas con mucha dificultad por SATSE, ante la opacidad de la Administración de facilitar dichos datos y que seguro aumentará en el transcurso del verano, alargándose como cada año el cierre de camas y servicios hasta más allá del mes de octubre.

Aunque la Administración suele calificar estas camas como de reserva, SATSE apunta que en la mayoría de los casos son imposibles de habilitar si llegara a desbordarse la demanda, como ya se ha dado el caso en algunos hospitales de diversas provincias, principalmente por carecer de personal suficiente para atenderlas.

Un cierre de camas al que se suman otros recortes como el cierre de centros de salud en horario de tarde, cierre de servicios y de quirófanos, con lo que la imagen de cada verano en los centros sanitarios andaluces son demoras y largas horas de espera para que el usuario pueda ser atendido.

Así, el Sindicato de Enfermería considera que el cierre de un importante número de puntos asistenciales durante las tardes provoca además de la saturación de los profesionales un deterioro de la asistencia sanitaria que se presta a los usuarios en la Atención Primaria, afectando a su vez, a los servicios de urgencias de los hospitales.

Escasas sustituciones

Una situación que se agrava aún más ante el déficit de plantilla que existe tanto en los centros de salud como en los hospitales de Andalucía, ya que como el Sindicato ha denunciado recientemente, este verano las sustituciones van a ser mínimas, continuando así el SAS con su política economicista donde lo que prima son los cierres de servicios y de camas en todas las provincias andaluzas.

Apunta SATSE, que con una plantilla tan deficitaria en la que las sustituciones son escasísimas, ni siquiera se cumple con los requisitos mínimos de seguridad establecidos para ofrecer una atención sanitaria digna, por lo que la Administración, una vez más, está poniendo en riesgo la seguridad de los pacientes y la asistencia sanitaria que se ofrece a los usuarios de la sanidad pública andaluza.

Por este motivo, el Sindicato de Enfermería alerta sobre los posibles déficits que puedan producirse en la atención al usuario que, en ningún caso sería achacable al personal sino a un plan de vacaciones que obedece únicamente a criterios economicistas.

En definitiva, concluye el Sindicato, el verano de nuevo estará dominado por  una disminución de horarios de atención, cierre de camas, paralización de actividad quirúrgica o incremento del tiempo de respuesta asistencial, y todo por la nefasta gestión que llevan a cabo los gerentes y directivos de los centros sanitarios del SAS.

(Fuente: Sindicato de Enfermería SATSE – Andalucía)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *