La Dirección de Podemos en Andalucía se reúne para hacer balance del 26J. 7000 firmas piden la dimisión de T. Rodríguez

Sin informar a la militancia andaluza ni a los círculos, el Consejo Ciudadano Andaluz se reunió de incógnito este domingo en Málaga para hacer balance del 26-J. La noticia aparecida en el diario El Confidencial pone de manifiesto la tensión interna que vive la federación andaluza. A las facciones clásicas de anticapitalistas (que incluso tuvieron su réplica con la creación de un partido nuevo, Izquierda Anticapitalista Revolucionaria), y a los pablistas y a los errejonistas se les suma una nueva corriente, ‘Construyendo Podemos’. Este grupo ha recogido 7.000 firmas de adhesión a un manifiesto en el que se critica duramente la labor del consejo andaluz. «Construyendo Podemos» aboga por la dimisión de la actual secretaria general, Teresa Rodríguez, a la que acusa de haber instaurado la ley de la selva en Podemos Andalucía. Una información de la que se hace eco El Observador.

“Construyendo Podemos” ha hecho llegar un comunicado a El Confidencial para expresar su descontento con la gestión de Rodríguez al frente de la Secretaría General andaluza: “Construyendo Podemos es una herramienta política constituida por inscritos de Podemos de Andalucía cuyo manifiesto constituyente cuenta con el apoyo de más de 7.000 personas, no sólo de Podemos Andalucía, sino del resto de España”. Militantes de base de la formación en Málaga informan que en la ciudad la corriente tiene seguimiento. Varios miembros del partido repartidos por el círculo D3 de Ciudad Jardín, el círculo sectorial Mundo del Trabajo y afines a las candidaturas municipalistas de Costa del Sol Sí Se Puede están participando en este movimiento. Diferentes interlocutores de esta vertiente difunden que han mantenido cuatro reuniones con representantes de las ocho provincias andaluzas para sumar adhesiones. La última se celebró el pasado 2 de julio.

El movimiento crítico “carece de portavoces ni líderes pues forman un colectivo de inscritos y se organiza a través de las redes sociales. Sus decisiones se toman por mayoría tras consulta telemática con todos los que comparten sus preocupaciones”. Dicen permanecer en el anonimato y se nieguen a dar la cara públicamente para evitar persecuciones políticas dentro del partido. Aun así, es relativamente fácil seguir su actividad en su página de Facebook . Así mismo, Construyendo Podemos informó que a nivel andaluz hay integrantes que fueron ex secretarios generales y ex miembros del grupo parlamentario andaluz, haciendo gala de cierto peso dentro de la federación.

La principal reclamación que lanzaron para este último Consejo Ciudadano (directiva) andaluz fue que se incluyese para el orden del día y “con carácter urgente” la dimisión inmediata de los principales responsables del partido en la región. Acusan a la líder Teresa Rodríguez y al secretario de Organización Jesús Rodríguez (foto adjunta) de actuar en el Consejo Ciudadano andaluz con “un plan trazado” que pretende restar voz a la militancia. “Por eso se promueve la ley de la selva, se trata de evitar la participación de la gente sencilla y se pretende el secuestro de una organización que nació con voluntad de ser de masas para convertirla en una organización de militantes, donde cuatro pueden sustituir a 4.000”, denuncian en su manifiesto. El resto de reivindicaciones de esta corriente se centran en pedir una auditoría del censo, el restablecimiento de la Comisión de Garantías Democráticas desparecida en Andalucía, la eliminación de estructuras que no parecen en los estatutos como las secretarias provinciales y el “cese inmediato de las personas con sueldo nombradas a dedo desde Podemos Andalucía”.

(Fuente: revista El Observador)

La Noticia referida de El Confidencial: 7.000 firmas contra la ‘ley de la selva’ de Teresa Rodríguez en Podemos Andalucía

Este domingo Podemos Andalucía ha convocado en Málaga a la dirección del partido por primera vez tras las elecciones del 26-J. Las luchas internas entre pablistas y errejonistas que amenazan al partido en el ámbito estatal se reproducen con crudeza en las filas andaluzas, donde las tensiones van incluso más lejos y nunca han dejado de existir desde que se constituyeron los órganos de dirección. Una corriente crítica, que se considera independiente de estos dos bandos, se denomina Construyendo Podemos y cuenta con 7.000 firmas de apoyo, pide salir ahora a la luz y exige la dimisión de la secretaria general, Teresa Rodríguez, y de su número dos, Jesús Rodríguez.

Este 10 de julio hay convocatoria del Consejo Ciudadano Andaluz “para hacer balance y perspectiva tras el 26-J”. Esta corriente crítica, que no cuenta con portavoces oficiales pero que sí integran ex secretarios generales y exmiembros del grupo parlamentario andaluz, reclama que en el orden del día se incluya “con carácter urgente” la dimisión inmediata de los principales responsables del partido en Andalucía. No se discutirá.

El grupo crítico ha hecho llegar un comunicado a El Confidencial donde explican que han decidido hacer pública de manera oficial una corriente crítica que lleva meses expresándose a través de las redes sociales y de los canales de comunicación internos de Podemos. “Construyendo Podemos es una herramienta política constituida por inscritos de Podemos de Andalucía cuyo manifiesto constituyente cuenta con el apoyo de más de 7.000 personas no sólo de podemos Andalucía, sino del resto de España”, explican. Diferentes interlocutores de este movimiento difunden que han mantenido cuatro reuniones con representantes de las ocho provincias andaluzas para sumar adhesiones. La última se celebró el pasado 2 de julio.

Gente de peso y “anónima”

El movimiento crítico “carece de portavoces ni líderes pues forman un colectivo de inscritos y se organiza a través de las redes sociales. Sus decisiones se toman por mayoría tras consulta telemática con todos los que comparten sus preocupaciones”, insisten desde el movimiento. Precisamente el hecho de que permanezcan en el anonimato y se nieguen a dar la cara públicamente es esgrimido desde la actual dirección para no dar respuesta ni réplica a estas demandas. Desde el equipo de Teresa Rodríguez lamentan que no haya nombres públicos y aseguran que no van a hacer el juego a gente que no está identificada. Alegan que “no es serio” y sí “una forma irresponsable de actuar internamente”.

 

Quienes exigen la dimisión de la secretaria general de Podemos advierten de que en la organización no ha funcionado nunca la Comisión de Garantías de Andalucía, un órgano electo supuestamente destinado a resolver las tensiones en el seno del partido. La dimisión de un número importante de sus miembros por discrepancias internas y el hecho de que nunca hayan sido renovados invalidó ese órgano. “En la práctica se ha instaurado la Ley de la Selva en Podemos Andalucía”, denuncian en su escrito que ahora hacen público.

Entre las quejas por el funcionamiento interno del partido repasan otras supuestas irregularidades que vulneran los estatutos, como “el nombramiento a dedo” de candidatos en las elecciones o de los delegados provinciales. Además, aseguran, se han creado estructuras provinciales no previstas inicialmente en las normas del partido que han permitido garantizar, según la versión de estos críticos, el control interno por parte del núcleo duro de Teresa Rodríguez.

“Secuestro” del partido

Acusan a la líder andaluza y al secretario de Organización, Jesús Rodríguez, de actuar en el Consejo Ciudadano Andaluz con “un plan trazado” que pretende restar voz a la militancia y con propuestas como eliminar las votaciones telemáticas para las grandes decisiones como la configuración de las listas electorales. “Por eso se promueve la Ley de la Selva, se trata de evitar la participación de la gente sencilla y se pretende el secuestro de una organización que nació con voluntad de ser de masas para convertirla en una organización de militantes, donde cuatro pueden sustituir a cuatro mil”, denuncian en su manifiesto.

Los críticos son especialmente duros al abordar los resultados del 26-J. Lamentan la pérdida de dos diputados aunque no cargan contra la confluencia con Izquierda Unida. “Con independencia de si el acuerdo con IU ha sumado o restado votos, es un hecho que quienes han negociado la composición de las listas, Teresa y Jesús Rodríguez, han perjudicado a Podemos. El error es suyo y solo suyo, porque el 26J no hubo primarias y las candidaturas fueron decididas por ellos”, subrayan.

El poder de “anticapitalistas·

Entre las reivindicaciones de esta corriente crítica figura que se dote de potestades a la comisión de garantías y el “cese inmediato de las personas con sueldo nombradas a dedo desde Podemos Andalucía”. Insisten además en que se anule desde la dirección estatal la corriente de Izquierda Anticapitalista, a la que pertenece Rodríguez y que cobra cada vez más fuerza con Pablo Echenique como secretario de Organización. Los estatutos, insisten, prohíben la doble militancia. Concluyen pidiendo la dimisión de la secretaria general y de su número dos.

Tras las elecciones, las tensiones internas ya afloraron en Andalucía en toda su plenitud. El número dos, Jesús Rodríguez, cargó contra Íñigo Errejón y su modelo de campaña, “pueril” y “poco agresivo”, y cerró filas con Pablo Iglesias. No todo el partido piensa así. La diputada sevillana Begoña Gutiérrez, próxima al destituido Sergio Pascual, cargó los malos resultados en Andalucía contra la confluencia con IU. Teresa Rodríguez ha defendido públicamente que es necesario ganar tiempo para reflexionar sobre cómo mejorar esa suma con IU pero desde la dirección asumen que es ya “irreversible”. Además la líder andaluza es una de las que con más claridad ha pedido explorar un Gobierno del PSOE de Pedro Sánchez con Podemos que cierre la puerta a Mariano Rajoy.

Unidos Podemos logró en Andalucía 11 diputados el pasado 26-J. Unos resultados muy por debajo de las previsiones más moderadas y que dejan a la formación morada a más de medio millón de votos del PSOE de Susana Díaz. La configuración de las listas, con Diego Cañamero de número uno por Jaén y el ex-JEMAD Julio Rodríguez, que se quedó sin escaño, por Almería, estuvo cargada de tensiones, pero no más que en diciembre, cuando el pulso de Teresa Rodríguez con el sector errejonista fracturó el partido en dos. Las tensiones internas en la formación en Andalucía han llevado a dimitir a la mitad de los secretarios generales de las capitales andaluzas con graves acusaciones contra la dirección regional.

(Fuente: El Confidencial)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *