Málaga rica, Málaga pobre. La crisis aumenta la brecha entre barrios

El ingreso medio de los hogares malagueños ha descendido en los últimos cinco años en más de 2.000 euros – Las asociaciones de vecinos piden planes de empleo específicos para paliar el paro – El Palo y el Centro Histórico se polarizan entre habitantes de clase alta y de estratos populares

La niña con los fósforos de los cuentos de Andersen, que andaba descalza con los pies desnudos y amoratados por el frío ya no existe. La pobreza y la desigualdad se cifra hoy en Málaga en más de 29.000 euros.

Es la brecha salarial que existe según el Instituto Nacional de Estadística (INE) entre la renta media anual que se percibe en los hogares del barrio más rico de, y lo que se ingresa en los hogares del barrio más pobre de la capital. Una cicatriz que se ha ido agrandando con la crisis económica y que divide a Málaga en dos: los más pudientes y los que luchan para llegar hasta final de mes.

Quien recorra el Paseo de Sancha y contemple las villas decimonónicas que emergen por ambos lados de una avenida prolongada que va abriéndose camino hacia Pedregalejo, percibirá seguramente que Málaga es una ciudad acaudalada.

La zona este de la capital tiene una población de 57.364 habitantes y la renta neta media anual de los hogares supera en 10.000 euros a la renta media de Madrid. Según el último estudio publicado INE para pulsar determinados indicadores urbanos, publicado bajo el título de Urban Audit, el ingreso neto medio en la capital de España ascendió a 36.636 euros.

En los barrios que comprenden desde La Malagueta hasta El Limonar, pasando por el Cerrado de Calderón, sin olvidar la parte alta de El Palo, la renta media anual de los hogares, según el INE, asciende hasta los 46.365 euros. A pocos kilómetros la palabra barrio pobre impacta de lleno y evoca en la imaginación imágenes de calles abandonadas y negocios con las persianas bajadas. La degradación generalizada gravita entre la desesperación y la falta de oportunidades que imperan.

En la Palma-Palmilla, la tasa de desempleo roza el 75 por ciento. Muchos de los 30.727 habitantes que viven el el barrio subsisten gracias a las ayudas sociales que apenas llegan a los 400 euros. Familias enteras se alimentan a diario en alguno de los numerosos comedores sociales que se han instalado.

En el distrito más desfavorecido de Málaga, la renta media anual de los hogares es de 17.008 euros. José Óscar López, presidente de la Federación Provincial Vecinal Solidaridad, resume la esencia de un día a día que se ha trasladado prácticamente a la totalidad de la Palma-Palmilla de la siguiente manera: “Aquí ya no se trabaja para sobrevivir, se sobrevive para trabajar en lo que sea”.

 

renta

(Fuente: La Opinión de Málaga)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *