Porqués del fracaso de Unidos Podemos y el General Rodríguez en Almería

En política 2+2 no siempre son 4. Ha quedado demostrado hace apenas 72 horas en Almería con el escrutinio de votos de la confluencia de Unidos Podemos en los comicios generales del 26J. Cuando Podemos decidió concurrir a las elecciones en coalición con Equo e Izquierda Unida-Unidad Popular, en parte lo hizo para que la suma de todos los partidos se tradujera en más votos que los obtenidos el 20D y para asegurarse escaños como el de Almería, logrado por apenas 1.000 votos.

Sin embargo, el árbol de la suma de Podemos-Equo (ya fueron juntos hace seis meses) con Izquierda Unida no ha dado el fruto apetecido. En su conjunto, Unidos Podemos ha alcanzado la cifra de 39.995 votos, 215 más que en los comicios del 20D. Se trata de un incremento insignificante, ya que en esas elecciones IU-UP llegó a recoger en las urnas 10.828.

Por lo tanto, la confluencia de izquierdas se ha quedado en el camino un total de 10.613 votos. Sin entrar en profundidades, es posible que parte de ese electorado se haya decantado por la abstención o por apoyar a otras fuerzas políticas del ámbito ideológico de las izquierdas. Por una causa o por otra, el resultado de las urnas es que Unidos Podemos se ha quedado sin escaño por la circunscripción electoral de Almería.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, apostó fuerte cuando eligió al exJEMAD, José Julio Rodríguez, como cabeza de cartel electoral en Almería, pensando en que ésta era una “plaza segura” tras no salir el general retirado en la lista de Zaragoza el 20D. De hecho, en el cartel nacional de Podemos, uno de los rostros más destacados era el de Julio Rodríguez junto a Iglesias, Errejón, Alberto Garzón, Mónica Oltra, …

La unión con IU – pensaron los dirigentes de la formación morada – haría posible alcanzar el objetivo de sentar a Julio Rodríguez en el Congreso. Pero las cosas no salieron como estaban previstas.

El primer obstáculo que hubo que sortear fue el rechazo que generó en las filas de IU Almería el nombre del militar. “Pueden traer al mono Amedio, pero un hombre de la OTAN y de la guerra es una provocación”, opinó Rosalía Martín, coordinadora provincial.

A partir de ahí, las relaciones entre Podemos e IU en Almería han sido cordiales perso siempre guardándose distancias “para no perder la identidad” de sus formaciones políticas. IU ha participado en la campaña como un socio más, con actos conjuntos con Podemos y por separado.

Conocidos los resultados, las viejas heridas no han provocado que haya habido – en público al menos – fricciones ni reproches mutuos por la ‘escasa rentabilidad’ en votos que ha habido de la confluencia de izquierdas.

Un análisis de cerca de una treintena de municipios almerienses – los de mayor población y algunos considerados bastiones de IU como Alcolea, Rioja y Velefique – revela que el pasado domingo prácticamente Podemos obtuvo los mismos votos que hace medio año.

Sería arriesgado apuntar que los votantes fieles a Alberto Garzón se quedaron en casa o votaron a otra opción política. En el capítulo de las especulaciones, podría también ponerse sobre la mesa la posibilidad de que quienes confiaron en su momento en Pablo Iglesias ahora hayan cambiado de parecer. En cualquier caso, es preciso sacar a relucir la máxima de que el voto es secreto.

(Fuente: La Voz de Almería / Autor: Simón Ruíz)

El ex JEMAD sufrió un boicot del sector PCE de IU

A José Julio Rodríguez ni siquiera le sirvió ni el cambio de circunscripción –a Almería- ni el hecho de ir primero en las listas de Podemos. El ex JEMAD ha vuelto a quedarse a las puertas del Congreso. En la formación morada analizan en clave crítica los resultados y lo achacan a un “boicot” por parte de un sector de Izquierda Unida en la provincia.

El nombramiento de Rodríguez provocó un terremoto político entre la militancia de IU en Almería. Rosalía Martín, Coordinadora Provincial de IULV en la provincia, fue quien escenificó la ruptura nada más conocerse la llegada del ex JEMAD como número uno, llegando incluso a decir que preferían “al mono Amedio” antes que a un general de la OTAN.

La decisión tomada por la dirección nacional de Podemos de colocarle como número uno de las listas correspondía a un ‘ultimátum’ del candidato: o conseguía un escaño o valoraba dejar la política tras apenas 7 meses de actividad.

El pasado domingo, José Julio Rodríguez se quedaba a cinco votos del umbral de las 40.000 papeletas. Con 1.600 votos más, Ciudadanos se hacía con el escaño que dejaban libre los 3 conseguidos por el PP y los 2 conseguidos por el PSOE. La confluencia Unidos Podemos perdía el escaño.

Hace dos semanas, ECD se hacía eco de las valoraciones y análisis internos que se realizaban en Podemos tras el “aterrizaje” de José Julio Rodríguez. Y no eran nada halagüeñas, tal y como se confirmó en la noche electoral. Según estos datos, en Podemos se constataba que la llegada del ex JEMAD a la región se había hecho “sin madurar” previamente al partido compañero en la confluencia, IU, de cara a recibir al candidato.

El análisis realizado concluye que no hubo acercamiento previo por parte de Podemos, y esto provocó la confrontación con el sector PCE de IU en la provincia (tradicionalmente alineado con el antimilitarismo y con el “bases fuera”).

Acusaciones de boicot y desmovilización

Otras fuentes del partido morado, próximas a la dirección nacional, se muestran aún más críticas con el papel que habría jugado Izquierda Unida en la campaña electoral de Podemos en Almería. Hablan incluso de “boicot” por parte de la formación compañera en la confluencia.

Según aseguran, dicen tener constancia de que algunas cabezas visibles de IU en la provincia desmovilizaron voluntariamente a sus bases para que no acudiesen a votar. De hecho, recuerdan que IU “separó su campaña” de la de Podemos. Rodríguez no fue mencionado en ningún momento en los actos del partido, ni siquiera en las redes sociales de IU Almería.

Las voces consultadas en Podemos afirman que conocían la intención de ciertos líderes de IU Almería de desmotivar a su electorado. Incluso aseguran que estos dirigentes llegaron a insinuar que preferían no sacar escaño a que les representara “un general que bombardeó Libia”.

Esta coletilla, de hecho, ha perseguido durante toda la campaña al candidato Rodríguez. En las redes sociales pueden encontrarse menciones similares. En Podemos, algunas voces consideran que la expresión proviene de la propia Izquierda Unida.

En Podemos, tal y como contó ECD, se venía constatando que la imagen y el efecto arrastre del ex JEMAD iba decayendo con el paso del tiempo. Su fuerza como candidato para el 20-D se había ido diluyendo de cara a estas elecciones. Y una de las razones que se manejan es la de no haber sido elegido diputado en su primer intento.

Sin embargo, en la formación morada se hace un balance “muy positivo” de la campaña y del trabajo de José Julio Rodríguez. Admiten, en cambio, que le “faltó tiempo” para hacerse un hueco en el electorado.

(Fuente: El Confidencial Digital)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *