Erdogan pide disculpas a Putin por el derribo del avión militar ruso

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha recibido un mensaje de su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, en el que se disculpa por el derribo del avión militar ruso Su-24 y la muerte de su piloto, el pasado 24 de noviembre, informa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha recibido una misiva del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en la que el líder turco expresa su interés en normalización la situación vinculada con la muerte del piloto del avión militar ruso”, dijo Peskov a los periodistas.

Según Vladimir Putin, el presidente turco expresó sus “profundas condolencias” a las familias del piloto fallecido, a las que pidió perdón por lo sucedido.

“Quiero volver a manifestar mi condolencias y mi más sentido pésame a la familia del piloto ruso y les pido perdón. Comparto su dolor con todo mi corazón”, reza la misiva del presidente turco, citada por Kremlin. “Para aliviar el dolor y la pesadumbre por el agravio causado estamos dispuestos a cualquier iniciativa”, sigue la carta.

Erdogan niega que Turquía haya tenido la “intención deliberada” de derribar el avión ruso y señala que su país está persiguiendo judicialmente al ciudadano turco vinculado con la muerte del piloto ruso.

En su carta el mandatario califica a Rusia de “amigo y aliado estratégico” y asegura que Turquía no quiso enturbiar las relaciones entre ambos países. El presidente turco hizo un llamamiento a restablecer las relaciones amistosas para combatir el terrorismo y resolver juntos las crisis regionales, explicó el portavoz de Erdogan.

Rusia espera una indemnización

A mediados de junio Erdogan envió otra carta al mandatario ruso con motivo de la celebración del Día de Rusia, el 12 de junio, en la que no mencionaba el incidente con el avión que enturbió las relaciones entre ambos países.

En referencia a aquella carta, el portavoz del presidente ruso señaló que Rusia ansía mejorar las relaciones con Turquía, pero que ello resulta imposible si Ankara no da determinados pasos.

Asimismo, recordó que en los últimos meses, desde el incidente con el avión militar, el presidente ruso le dio a entender a su homólogo turco en varias ocasiones y de manera inequívoca que la normalización de relaciones entre ambos países solo será posible si Turquía pide oficialmente disculpas y paga una recompensa.

“Valoramos mucho aquel periodo en las relaciones con Turquía cuando eran realmente de cooperación, desarrolladas en diferentes ámbitos, especialmente en el ámbito económico y de los negocios”, dijo Peskov. “Lamentamos que una experiencia tan rica de relaciones fuera destruida de golpe por las acciones agresivas de Turquía”, añadió.

Por su parte, el primer ministro turco, Binali Yildirim, afirmó que Ankara está dispuesta a pagar una compensación a Moscú por el avión militar derribado. “Expresamos nuestras disculpas y, en caso de necesidad, pagaremos una indemnización, los dos países desean la normalización de las relaciones”, dijo el jefe del Gabinete turco en un programa de la cadena TRT.

Pérdidas multimillonarias

Desde el año 2001, el comercio entre Turquía y Rusia aumentó de 4.360 millones de dólares a 31.000 millones de dólares en 2014. A finales del año pasado, Erdogan se comprometió a incrementar el comercio bilateral a 100.000 millones para el año 2020.

El derribo del bombardero ruso ha puesto en juego el comercio mutuo por valor de más de 30.000 millones anuales y más de 2.000 millones de dólares de inversiones acumuladas mutuas. Teniendo en cuenta el comercio de servicios, las cifras son aún mayores: por ejemplo, el año pasado el volumen de ventas de bienes y servicios entre los dos países ascendió a casi 44.000 millones de dólares.

El sector del turismo también experimentó pérdidas irreparables, ya que solo en 2014, la contribución de los turistas rusos a la economía turca ascendió a 3.700 millones de dólares, que es alrededor del 12% de todos los ingresos de la industria turística del país.

Reacciones en Rusia por carta de presidente turco

La presidenta del Consejo de la Federación (Senado de Rusia), Valentina Matvienko, afirmó hoy que las disculpas del mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, aunque tardías, pueden ser la base de un restablecimiento gradual de los nexos bilaterales.

Matvienko calificó de “tardía” la carta de Erdogan a su par ruso, Vladimir Putin, en la que expresa arrepentimiento siete meses después del derribo en Siria de un avión Su-34 de las Fuerzas Aeroespaciales del Kremlin que cumplía misiones antiterroristas. Sin embargo, la titular del senado consideró que era mejor la llegada de ese misiva tarde que nunca.

Por su parte, Konstantin Kosachov, titular del Comité de Asuntos Internacionales del Senado, consideró que Moscú además de las disculpas debe esperar el arrepentimiento de Ankara respecto a sus enfoques en torno a Siria e Iraq.

Las discrepancias entre Rusia y Turquía son profundamente significativas y tienen un carácter más sistémico que la tragedia reciente, lo cual naturalmente nos afectó, dijo. Según Kosachov, en el fondo de estas discrepancias subyacen factores que tienen que ver con los conflictos originados en Siria e Iraq.

Queremos esperar una revisión si se quiere de enfoques porque las posiciones que siguieron las autoridades turcas en los últimos tiempos condujeron no solo al empeoramiento de las relaciones con Rusia, sino a una degradación de esos conflictos por su mediación directa respecto a las estructuras terroristas, opinó el legislador. Por eso, advirtió, junto con palabras de lamentación y disculpa reflejadas en la carta se requieren acciones que ratifiquen esos cambios en los enfoques de las autoridades turcas.

Explicó el legislador que la carta de Erdogan tiene dos tesis fundamentales en las cuales ha insistido Rusia. Aunque en el texto no lo expresa públicamente, señaló, primero se dirigió directamente a Vladmir Putin, y en segundo lugar, ratifica que la línea por la cual optó Moscú hacia esa zona del mundo ha sido ciento por ciento correcta y adecuada, interpretó Kosachov.

De otro lado, Alexandr Shojin, presidente de la Unión de Industriales y Empresarios de Rusia, dijo que no espera un drástico mejoramiento de las relaciones, “será un proceso paso a paso con un acercamiento mutuo para solucionar diversos temas”.

Según el experto, podría ocurrir en un bienio y debe incluir acciones como la derogación del embargo ruso a las mercaderías turcas, después el levantamiento del veto al empresariado de ese país en Rusia. Aclaró, empero, que el restablecimiento del flujo turístico hacia Turquía encuentra como obstáculo el alto nivel de peligro terrorista en ese país.

También en la esfera económica, el titular de la Unión Nacional de Frutas y Verduras, Serguéi Koroliov, expresó desacuerdo con un pronto retorno de estas mercaderías al mercado ruso desde Turquía e insistió en la necesidad de hacer todo lo posible para que en Rusia dominen los productos nacionales y no los extranjeros.

Tras el derribo del avión Su-34 y la muerte de dos militares rusos como resultado de esa provocación, el Kremlin reiteró tres condiciones para normalizar las relaciones: disculpas oficiales por parte de Ankara, castigo a los culpables y el pago de una indemnización por el daño causado.

(Fuentes: Russia Today – RT / Sputnik Mundo / Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *