Assange denuncia una revelación selectiva de los Panama Papers

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha criticado en Ecuador, por videoconferencia, la selectividad extrema de los Panama Papers (Papeles Panamá) en función de los intereses de los financistas del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

A principios de abril, esa entidad periodística reveló una lista de clientes del bufete de abogados panameño Mossak Fonseca, responsable de ocultar las fortunas de personas de diversos países a través de empresas fantasmas, para evitar el pago de impuestos.

El escándalo provocado enseguida salpicó a relevantes políticos, entre ellos varios jefes de Estado o Gobierno, artistas y deportistas de fama mundial. Sin embargo, revelaron menos del 0,1 por ciento de los materiales sobre corrupción y eso es totalmente inaceptable, aseguró Assange mediante videoconferencia en el Centro Internacional de Estudios Superiores para América Latina (Ciespal), con sede en esta capital.

Julian Assange advirtió que el ICIJ apenas divulgó unos 200 documentos, justo los que les convenía a los grupos de poder que la financian entre los cuales se encuentran la Fundación Rockefeller y otras sociedades directamente relacionadas con la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Wikileaks apoyó a los Panama Papers hasta que vimos que no iban a publicarlos todos, contó ante un público de académicos del derecho internacional y la comunicación que lo recibió con fotos de su rostro delante del de cada uno para expresar respaldo a su ideario y obra.

Cuando Assange reclamó al ICIJ que publicara toda la documentación esta lo llamó irresponsable, entonces se preguntó: ¿ellos son responsables ante quién? Según explicó el programador australiano, intentan difundir la idea de que Wikileaks robó periodismo y ellos están recuperándolo.

Assange calificó a los Panama Papers como un esfuerzo de mercadeo brillante y aseguró que él cree en la prensa libre y en la importancia de una prensa verdadera. En ese sentido, contrapuso la labor de su portal web Wikileaks, en el cual él y sus colaboradores han publicado más de 11 millones de documentos, todos verificados, ninguno falso.

Podemos construir sobre la verdad, pero las mentiras se disuelven en el calor, señaló desde la embajada de Ecuador en Gran Bretaña, donde vive asilado desde junio de 2012 para evitar ser arrestado y enviado a Suecia, allí le reclaman por presuntos delitos sexuales cuyos cargos no han sido siquiera formulados.

Sus abogados tienen evidencias suficientes para creer que la intención real de las autoridades suecas, en complicidad con las británicas, es extraditarlo a Estados Unidos, donde podrían condenarlo incluso a la pena de muerte por divulgar información clasificada mediante Wikileaks.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *