Catalunya: Entrevista a Fredi Bentanachs «Cuando el pueblo se despierte se dará cuenta que el 1 de octubre se votó la independencia»

LaHaine – Entrevistamos a Fredi Bentanachs, histórico militante independentista catalán, ex-preso político y cofundador de Terra Lliure y del Moviment de Defensa de la Terra (MDT)

Fredi Bentanachs es un histórico militante independentista catalán. Fue uno de los fundadores de la organización armada catalana Terra Lliure y del Moviment de Defensa de la Terra (MDT), ex-preso político y luchador incansable por la independencia y el socialismo para los Països Catalans.

Desde La Haine hemos tenido el placer de tener una extensa charla con él, en la cual, a través de su militancia política hacemos un repaso a la historia de Catalunya y de su movimiento independentista desde la mal llamada transición hasta lo que estamos viviendo hoy en día:
Hola Fredi, gracias por atendernos en medio de estos días tan convulsos que está viviendo Catalunya. Para empezar: ¿Cómo comienza tu concienciación social y nacional con la causa catalana?

Vengo de una familia republicana de toda la vida, mi padre fue teniente de la República, fue hecho prisionero en la Batalla del Ebro, es decir, que en mi casa siempre respire un ambiente antifranquista. Empecé a militar muy joven en el Partit Socialista d’Alliberament Nacional-Provisional (PSAN-Provisional) y en el Col·lectiu d’Obrers en Lluita (COLL), más tarde pasé a la lucha sindical con Solidaritat d’Obrers de Catalunya (SOC) (que fue el núcleo fundacional de lo que ahora es la Intersindical-CSC) porque yo trabajaba desde muy joven en las Aduanas de Barcelona.

En esos años fuiste testigo de un hecho trágico, que fue el asesinato de Gustau Muñoz…

Si. Fue en 1977 durante la manifestación del 11 de septiembre. Estába con Martí Marcó, que posteriormente fue compañero mío de Terra Lliure y cayó asesinado por la policía. En una de las más fuertes acciones durante una manifestación de las que se hicieron en aquella época, se aisló a una compañía de policías en la Plaza Sant Jaume de Barcelona y se les lanzaron más de 300 cócteles molotov. Había muchísima gente, recuerdo que saltamos barricadas y fuimos al otro lado de la Plaza Sant Jaume, a la Plaza San Miguel, y allí vimos a Gustau tirando un cóctel a un coche de la secreta, un Seat 1.500 gris, y salir corriendo. Nosotros nos acercamos a Gustau y ví como salía el social del coche sacó la pistola y le pegó dos tiros por la espalda.

Fui con Martí Marcó hacia él, lo cogimos y vimos que tenía sangre, él nos gritaba “¡me han dado, me han dado!”. Le llevamos a una portería que está en la calle Ferrán (donde se celebra cada año su homenaje), lo metimos en la entrada, hasta que vinieron algunos compañeros del PCE-I, ellos nos avisaron de que nos fuéramos de ahí porque nos habían visto cogiendo al chaval. Yo lo tenía encima de mí, me miró y murió en mis brazos, cuando lo dejé y me marché vi que lo tenía todo lleno de sangre. Tenía 16 años. Fue el primero de mis amigos que murió y que además lo vi morir.

De la rabia fuimos a Beristain que es una armería que había cerca y cogimos un montón de armas (no sabíamos que las armas que están de exposición en el mostrador no tenían percutor) y volvimos de nuevo con ellas. Allá hubo una batalla campal que duró hasta las 3 o las 4 de la mañana, una de las más impresionantes que hubo en aquella época, hubo tiros toda la noche.

Años después, tras salir de la cárcel, coincidí en el trabajo con el hermano mediano de Gustau y les envié una carta a la familia contándoselo todo y ofreciéndoles el testimonio para la querella que hicieron en Argentina para juzgar los crímenes del franquismo y la transición, porque yo era el único testigo vivo de aquellos hechos.

 ¿Cómo se fundó Terra Lliure?

De la lucha obrera, pasé más tarde al campo armado: fundamos el Exèrcit d’Alliberament Català (EAC) que aún no era nada, y nos volvimos a juntar con el PSAN-Provisional y fue cuando fundamos Terra Lliure, que al principio no se llamaba así, se llamaba Arxiu, esto fue en el año 1977.

A finales de 1978 intentamos conseguir a través de la Carta de Brest (una carta firmada en Bretaña por el IRA, la Unión do Povo Galego y la Unión Democrática Bretona y a la que posteriormente se adhirieron otras organizaciones armadas, que proponía una lucha conjunta por una Europa unida en pequeños Estados socialistas independientes) que ETA-Militar nos diera formación y apoyo. Elegimos Euskal Herria simplemente por una cuestión de cercanía e idioma.

Así que tuvimos un primer contacto con Argala en Lourdes, y en navidades de 1978 subimos todo el comando a Euskal Herria, allí nos recibieron Domingo Iturbe Abasolo ‘Txomin Iturbe” y Dolores González Catarain ‘Yoyes’, esos fueron mis instructores. También conmigo estuvo Enrique Gómez Álvarez, que posteriormente fue asesinado por el Batallón Vasco Español (BVE). Estuvimos allí casi 10 días recibiendo instrucción militar, teníamos que integrarnos en sus comandos y participar en alguna acción con ellos, pero en esos días fue cuando el BVE asesinó a Argala, y cómo cerraron la frontera entonces no pudimos integrarnos en sus comandos, así que sólo recibimos el adiestramiento.

¿Cómo fueron los comienzos de la organización y tu posterior detención?

En los comienzos hicimos unas cuantas acciones, que las reivindicamos en nombre de ETA-Militar, y ya después de esto empezar con Terra Lliure, porque aun no teníamos nombre hasta que salió el nombre de Terra Lliure.

Fue entonces cuando fui detenido, llegando a casa un día a mediados del año 1979. Cuando nosotros caímos aún no existía el nombre de Terra Lliure y caímos con la documentación que ETA nos había dado, de manera que entramos a la cárcel como miembros de ETA Militar. El 2 de junio muere Felix Goñi, de nuestra organización, y el 5 de junio de 1979 ingresé en prisión, estuve hasta 1983 pasando por varias cárceles del estado: La Modelo, Lleida, Zaragoza, Carabanchel….

Cuando el comando de Pere Bascompte empezó a funcionar con el nombre de Terra Lliure, las primeras acciones que llevaron a cabo fueron de carácter ecologista (por eso al principio decían que era una organización ecologista, al principio la gente no sabía muy bien lo que era). Su primera acción fue en las minas de carbón del Pedraforca, y cuando reivindicaron esas primeras acciones nos reconocieron públicamente a los que habíamos caído antes como militantes de Terra Lliure. Así que pasamos en la cárcel a ser oficialmente miembros de Terra Lliure.

Cuando sales de prisión ¿Cómo continua tu militancia?

Cuando salgo de prisión me pongo en contacto con los Comitès de Solidaritat amb els Patriotes Catalans (CSPC) que era la organización antirepresiva que se encargaba de los presos. Como sabe todo el mundo, cuando sales de prisión tras cumplir condena por pertenecer a un grupo armado, o te haces ilegal o estas quemado, entonces no vas a la organización armada, haces tareas anti-represivas o trabajo político.

Hay que decir que primero me cogí un año sabático, por que estaba un poco harto de todo y lo necesitaba, así que desaparecí un año, estuve en mi pueblo, estuve en Francia trabajando… Y cuando volví mis compañeros me vinieron a buscar, me dijeron, medio en broma medio en serio “tu año sabático se ha acabado, colega. Te vienes que te necesitamos”. (RISAS).

Empezamos a trabajar en un proceso constituyente al que llamamos Construïm el moviment de defensa de la terra, y es que, como la izquierda tenemos la costumbre de pelearnos entre nosotros y crear montones de organizaciones por diferencias ideológicas, lo que queríamos era construir una unión de todas en una sola plataforma única. En aquella época intentábamos aplicar el esquema de Euskal Herria (la organización armada, la organización antirepresiva, la organización política…) Mientras duró este proceso tuvimos que hablar con un montón de gente, con partidos, organizaciones… No nos poníamos de acuerdo hubo discusiones, hubo peleas gordas, hubo más que palabras en alguna ocasión… pero al final, en verano de 1984 salió la organización: el Moviment de Defensa de la Terra (MDT). Yo me presenté por Lleida, porque es mi zona, es la que conozco más y estuve siempre militando allí. De ahí subí a la dirección del MDT.

¿Cómo continuó la organización política?

Después de la tercera asamblea, el MDT se rompe en dos frentes: el Front Patriotic y el Front Revolucionari. El Front Patriótic aceptaba ir todos juntos hacia un objetivo común, de manera que el MDT pudiera aceptar a gente socialdemócrata, burguesa, etc…el MDT no estuvimos de acuerdo y queríamos el Front Revolucionari, queríamos un frente comunista marxista.leninista y no se aceptaba nada más que la línea roja. Yo reconozco que en aquella época éramos muy sectarios, allí se llegó a una incomprensión muy grande con puñaladas traperas entre los dos sectores y hasta agresiones entre sus militantes hasta que hubo una partición total.

Las siglas del MDT nos las quedamos nosotros, porque legalizamos primero el nombre en el gobierno civil de Barcelona. Para hacerlo oficial fui a ver a un patriota catalán que era un notario convergente y allí Ermen Llobet, Toni Lecha, Carles Castellanos y yo, legalizamos el MDT, el notario además dijo que era por la causa y no nos cobró nada. Al día siguiente Josep Guía, del PSAN y del sector del Front Patriotic, fue a legalizarlo a Valencia, pero le dijeron que ya llegaba tarde.

¿Y la organización armada? ¿Cómo continuó hasta su desaparición?

A partir de ahí se degeneraron mucho las cosas, porque esto no repercutió sólo en el campo político, sino que repercutió también en la organización militar, porque hasta entonces Terra Lliure se mantenía, pero no se pudo mantener mucho tiempo. Entonces hubo la escisión de Terra Lliure: Terra Lliure 3ª asamblea y Terra Lliure 4º asamblea.

Terra Lliure 4ª asamblea fue la del Front Patriotic, en la que estaba Nuria Cadenas, Jaume Palou… y en Terra Lliure 3ª asamblea estaba Carles Benítez, Joan Rocamora y Josep Musté que fueron los últimos militantes que cayeron.

Estas dos organizaciones siguieron por separado hasta que tras un proceso de negociación en Perpinyá entre Terra Lliure 4ª asamblea y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), pactaron dejar las armas e integrarse en ERC. En julio de 1991 Terra Lliure 4ª asamblea anuncia públicamente su disolución.

Terra Lliure 3ª asamblea los desautorizó, dijo que esa era una facción de Terra Lliure pero que la organización continuaba la lucha armada, hasta que en 1992 vino la Garzonada: una operación policial dirigida por el juez Baltasar Garzón. Aquello fue una escabechina, fue tan bestia que cogieron gente de todos los sitios, cogieron gente hasta del PSUC, Según cuentan iban a llevarse hasta a militantes de base de Convergència y se dice (esto no lo puedo asegurar) que hasta el mismo Jordi Pujol llamó a Madrid y les dijó “Parar. Parar porque estáis cogiendo a gente que no tiene nada que ver, esto ya se ha acabado”. Y entonces, raíz de aquellas detenciones lo que pasó con Terra Lliure es que se quedó con muy poca gente.

La organización todavía siguió un año y pico más, haciendo acciones cada vez más escalonadas en el tiempo, pero cuando cayeron los últimos: Rocamora, Musté… Terra Lliure desapareció, pero nunca salió públicamente a decir que se disolvían, lo que pasó es que la organización se quedó sin militantes. Así que Terra Lliure quedó en stand by y se continuó por la vía política. A partir de los años 90 se vio que políticamente también se podían conseguir cosas y se fue por este camino, hasta llegar al 2000, que fue el principio de todo lo que está pasando ahora.

A partir de la década del 2000 empieza a gestarse, como bien dices, todo lo que está ocurriendo ahora, que podríamos decir que tiene su origen en el tema del nuevo Estatut de autonomía…

Nosotros creíamos que esto tiraba para adelante, cuando los partidos empezaron a decir de hacer un nuevo Estatut. Nosotros no estábamos por un nuevo Estatut, estábamos por la independencia, pero este Estatut permitía una amplia base de autonomía, al menos el primero que se hizo, que luego fue recortado y luego fue más recortado todavía. Pero el primero que se hizo, si bien no incluía el derecho autodeterminación, dejaba la puerta abierta para reclamarlo, dejaba la puerta abierta al pacto fiscal (que venía a ser como el Concierto Económico Vasco), había importantes mejoras para el mundo de la cultura, reconocimiento de las selecciones nacionales… un montón de cosas. Parecía un paso importante, y la mayoría social catalana lo creyó.

Presentaron esto al pueblo, nosotros seguíamos sin créelo del todo, porque lo que queríamos era la independencia, decíamos que no lo veíamos claro y que sería una jugarreta. Pero se votó, fue a Madrid y en Madrid lo cepillaron porque no estaban conformes en muchas cosas, lo devolvieron aquí. Aquí el pueblo, era consciente de que habían quitado un montón de cosas, pero aún y con todo esto seguía siendo mucho más importante del que teníamos. Para nosotros nos parecía una tomadura de pelo, pero cuando se puso a votación la mayoría del pueblo lo refrendó. Después, cuando fue a Madrid, allí no lo aceptaron y posteriormente el Tribunal Constitucional se lo cargó del todo. Allí el pueblo se cogió un rebote muy grande y la mayoría pensó “si no vais a aceptar ni una autonomía amplia, apaga y vámonos”. Hubo una primera gran manifestación contra la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut que movilizó a cientos de miles de personas.

Todo esto se fue juntando con el malestar de la crisis… el malestar fue subiendo hasta desembocar en la Diada de 2012, que fue la primera Diada masiva. Es la primera vez que estaba toda la clase política delante, estaba Montilla y gran parte del Govern, siempre recordaré que al llegar a Passeig de Gràcia con Gran Vía se paró allí la cabecera y la gente continuó, pasando de los políticos, tanto ellos como su servicio de orden se quedaron de piedra.

A partir de ahí el tripartito se va a la mierda, sube Artur Mas, que prometió el pacto fiscal, lo votó mucha gente pero cuando fue a Madrid, Madrid respondió con una nueva negativa. En aquellos años pasaron muchas cosas: el movimiento de los indignats, el pueblo se lanza a la calle, la convocatoria de Aturem el Parlament con la imagen de Artur Mas entrando en el helicóptero al Parlament, el nacimiento de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), el pueblo cada vez más movilizado lo que puso nerviosos a los políticos, la cadena humana que recorrió Catalunya que fue un éxito de la ANC (junto con haber sacado más de un millón de personas a la calle durante 8 años seguidos, y no sólo en Barcelona, sino por todo el país dando ejemplo de territorialidad), y en 2014 fue cuando Carme Forcadell dijo aquello de “President, posi les urnes”.

Con esto llegamos al comienzo de la confrontación actual, cuyo primer capítulo importante fue la consulta del 9N…

Efectivamente. El 9N venía de las consultas que se hicieron en todo Catalunya, que fueron un éxito, pero un éxito para preparar algo posterior, porque es verdad que prácticamente solo votábamos los independentistas, fueron unas consultas simbólicas pero de un simbolismo muy fuerte que en todo Europa cambió la mentalidad de muchísima gente

Lo único que se le ha de reconocer a Artur Mas, y eso se lo reconocemos, es la valentía que tuvo, aunque fuera de derechas (que lo es), que fue capaz como político de escuchar al pueblo y poner las urnas. Así que Mas montó el 9N. De cara al 9N, ERC empezó a dar problemas, no querían a Artur Mas, querían ser ellos los que lideraran el Procés. Iniciativa Per Catalunya se fue con los Comuns, ERC se levantó de la mesa y dejó a Convergencia sola pero entonces la CUP se unió a Convergencia para hacer el 9N, como partidos políticos, porque quien en realidad lo hizo fue la ANC, Omnium Cultural (que en aquella época estaba liderada por Muriel Casals) y el pueblo. Ahí ERC se encontró pillada: o se metía otra vez, o se quedaba fuera del independentismo, y ellos al darse cuenta, que no son tontos, se metieron, porque claro, eso ya no lo paraban.

Cuando se celebró el 9N todo el mundo sabía que no sería legal, porque la Generalitat en ningún momento dijo que fuera a ser vinculante, sino que se tendría en cuenta el resultado, que es muy diferente. España se puso de culo, igual que antes del 1 de octubre, pero no hubo la represión del 1-O porque no pensaban que tuviera éxito, pensaban que votarían varios cientos de miles de personas, pero no esperaban que votasen casi 2 millones de personas. El 9N como consulta fue un éxito, votaron más de 1.800.000 personas,

Visto el éxito del 9N, Mas decidió, creo que inteligentemente, convocar elecciones plebiscitarias, dijo que si ganaba el independentismo se hacia la Declaración Unilateral de Independencia (DUI). Esto era lo que se dijo, pero como no todo el mundo lo veía claro, la CUP empezó a hablar de Referéndum Unilateral de Independencia (RUI), que esto no existe en ningún lugar del mundo, o es una DUI, o es un referéndum de autodeterminación. La gente compró el tema de la RUI, nosotros, sin embargo, estábamos por la DUI, además yo nunca he visto el tema del derecho de autodeterminación, y te lo argumento: cuando en 1714 vinieron las tropas de Felipe Borbón, no ofrecieron a Catalunya un referéndum de autodeterminación y lo perdimos, sino que nos conquistaron a sangre y fuego. Nosotros no queremos pedir nada, queremos lo que era nuestro. El ejemplo que poníamos era el del reloj: es como si yo a ti te robo el reloj, al cabo de los 20 años me lo reclamas y yo te digo “pues vamos a hacer un referéndum a ver si te lo devuelvo”, entonces lógicamente tu dirías “¿que referéndum? ¡Si el reloj es mío!”. Pero bueno, finalmente se aceptó esa fórmula.

Ahí a Junqueras le dio el telele, porque el quería ser el jefe en lugar del jefe y por ese anacronismo histórico entre ERC y Convergencia que es totalmente absurdo, estúpido y nos ha costado mucho sufrimiento. Se propuso una coalición que fuera un frente único y transversal, pero ERC no estaba de acuerdo. En enero habían sido las elecciones municipales, y entonces ya los partidos se volvieron locos, a ver quien cogía más poder, y, siempre ha pasado igual, siempre que hay elecciones municipales posteriormente se va a la mierda la unidad del independentismo. En las elecciones se habían insultado los unos a los otros, unos les robaron la alcaldía a otros, unos pactaron con el PSOE, etcétera…

Pero al final ERC a regañadientes se mete en la coalición Junts Pel Sí, por su parte la CUP tampoco se mete y va por libre a las elecciones. Y finalmente, Junts Pel Sí arrasa en las elecciones plebiscitarias y junto con la CUP alcanzan la mayoría ganando 72 escaños.

Entonces Junts Pel Sí propone a Artur Mas como presidente y la CUP dice que de ninguna manera. Ahí tengo que decir que en aquel momento mi postura fue que, aunque no me gustaba Artur Mas, yo era partidario de desbloquear la situación y si tenía que ser Artur Mas pues que fuera, ya lo sacaríamos cuando tuviéramos el Estado catalán). Lo que yo quería era destaponar, pero la CUP no finalmente no dio sus votos para la investidura. Y sí que es verdad que había un poco de soberbia por parte de Artur Mas y Convergencia para intentar liderar el proceso.

Al final, a última hora, cuando faltaban minutos para que se acabará el plazo y tuviéramos que volver a elecciones, Mas hizo el famoso pas al costat, y Junts Pel Sí sacó como candidato a Carles Puigdemont, que en aquel momento no era demasiado conocido. Yo lo conocía, porque a parte de alcalde de Girona conocíamos a una persona en común, era un hombre catalanista, socialdemócrata de pensamiento, no parecía Convergente, procedía del sector más a la izquierda de Convergencia y no era tan neoliberal como Mas. Puigdemont tenía otro talante, no era aquella fórmula estereotipada de Artur Mas, empezó a hablar de independencia, de DUI… Así que finalmente Puigdemont fue investido.

Y llegamos al punto álgido: El 1 de octubre de 2017…

Puigdemont tiró adelante con todo y el 1 de octubre se celebró, con toda la represión que ya conocemos, Puigdemont dijo que el referéndum era legal y sería reconocido y vinculante, dijese lo que dijese España, porque la DUI está reconocida en todos los países del mundo. España empezó a amenazar con él 155.

El 10 de octubre, cuando Puigdemont dice que proclama la República Catalana, pero la deja en suspenso, lo hace con unas presiones brutales, aquel día pasó de todo en el Parlament de Catalunya, presiones de ERC, de los empresarios, de Europa, incluso del PNV… así que Puigdemont da un plazo para negociar. La respuesta de España es el 155.

En esos días dimitió Santi Vila y algunos otros miembros del Govern, de manera que Puigdemont dijo “vamos a hacer la República catalana y vamos a levantar la DUI. Los que quieran seguir que sigan y los que no, no”. El 27 de octubre se levanta la DUI en el Parlament y todo el pueblo sale a la calle a defenderla. Aquella misma noche es cuando dicen que marchan porque hay una amenaza de España de sangre por las calles. Esto es verdad, pero hay que recriminar que, aunque es verdad que hubiera podido haber violencia, podía haber una parte de farol por parte de España (el propio Puigdemont ha pedido perdón después). ¿Podía haber habido muertos? Sí. Pero entonces teníamos al pueblo en la calle, no habíamos dejado al enemigo reaccionar, teníamos 4.000 tractores en la frontera con España, gente por todos los sitios movilizada para defender la República… Pero en el momento que dijeron “huir, que viene el 155” desmovilizaron al pueblo (que de eso tiene bastante culpa ERC y Junqueras) y alguna gente dijo “queremos la independencia, pero sin muertos, así que lo intentaremos por la vía judicial”. ¿Se puede conseguir algo por la vía judicial? Quizás, pero es mucho más largo. Además, había varios países dispuestos a reconocer la República Catalana. Pero no se hizo y llegó lo que ha llegado.

¿Qué ha pasado en Catalunya después de la aplicación del 155? ¿Cómo ha resistido el independentismo a este embate del Gobierno?

Pese a que puede dar la sensación de que lo que había sido un subiendo y subiendo da un bajón en picado después de la aplicación del 155, ha habido muchas razones para que se mantenga el nivel de confrontación. Por ejemplo, tras la aplicación del artículo 155 hay una ebullición anti-represiva brutal en Catalunya, que hizo que el nivel de movilización no bajase para nada.

Tras el 1 de octubre y la aplicación del artículo 155, Europa (vía Angela Merkel) llama al orden a España y le exige unas elecciones en Cataluña en un intento de volver a la normalidad. Rajoy convoca las elecciones al Parlament de Catalunya del 21 de diciembre, que nuevamente se convierten en plebiscitarias. Se habló de dos frentes: el republicano y el español, donde si tu votabas a cualquier partido de esos dos bloques era un embudo: iban para un frente o para el otro. Pero ERC, con la excusa de parar a Ciudadanos, rehusa reeditar la coalición Junt Pel Sí y se presenta por librePasadas las elecciones gana el independentismo,y mientras Ciudadanos se convierte en el partido más votado del bloque españolista, en el bloque republicano gana Junts Per Catalunya con Puigdemont como cabeza de lista. ERC esto no se lo esperaba, estando en el exilio le daban muy pocos votos a Puigdemont, pero finalmente su coalición se convierte en el partido más votado del bloque con 34 escaños adelantando a ERC. Ahí ERC, se acojonaron, toda la mala leche que tienen actualmente viene de ahí: todavía no han digerido esa derrota, no la pueden entender.

A partir de ahí se empieza a preparar la investidura de Puigdemont, que eso era lo que queríamos, que volviera del exilio y fuera el President, pero Roger Torrent no lo acepta, entonces desautoriza a Puigdemont. Madrid por su parte tampoco acepta a varios de los miembros del nuevo govern. Así que finalmente nos cambian todos los resultados, se cargan la democracia, no aceptan los resultados del 21 de diciembre y la gente va cogiendo más mala leche y más mala leche. Los partidos se pelean y van bajando, pero la gente lo que se vuelve es más rabiosa.

Fruto de todo esto, la gente no ha salido tanto como en la época anterior al 1 de octubre, pero ha seguido estando ahí. Ha habido iniciativas, como la de los lazos amarillos, que han hecho que el fuego se vaya manteniendo, que nunca se apague. En las movilizaciones importantes el pueblo si que ha respondido y ha salido a la calle. Y, sobre todo, en el momento que ha llegado la injusta y brutal sentencia del Supremo es cuando todo ha reventado y ha salido todo el pueblo en bloque a la calle.

Tras la sentencia del Supremo, han salido millones de personas a la calle, a la huelga general del pasado 18 de octubre fue más gente que a la del 3 de octubre de 2017. Ha habido hasta cosas curiosas, como la SEAT haciendo un comunicado diciendo que cerraban la fábrica ese día porque “tenían superávit de piezas”. Las movilizaciones están siendo masivas.

En estos últimos años el movimiento independentista ha llegado hasta aquí con movilizaciones pacíficas ¿Esto tiene un límite y es lo que estamos viendo ahora?

Lo primero sería preguntarnos ¿Qué se entiende por pacifismo? Porque una cosa es un movimiento pacífico y otra cosa es ser gilipollas. Un movimiento armado, un movimiento violento es aquel que coge las armas: ametralladoras, bombas y hay muertos. Asalta cuarteles de la Guardia Civil, asesina políticos… eso es un movimiento armado. Pero hacer barricadas y que nuestros jóvenes se resguarden de las balas de goma, de los gases lacrimógenos, de los golpes de porra indiscriminados… eso simplemente es defenderse. La violencia la ejerce el poder, nunca el pueblo. El pueblo solo se defiende de esta. Una cosa es levantar las manos y gritar “som gent de pau!” y otra cosa es dejarse pegar, y aquí la gente ya no se deja pegar. Las manifestaciones son pacíficas, pero si viene la Policía Nacional a cargar con pelotas de goma es normal que se ponga una barricada para que no te toquen, porque si no vas a parar las pelotas con tu barriga.

En otros países del mundo, ante movilizaciones potentes, nunca se ha hablado de terrorismo. En Francia, por ejemplo, ha habido recientes movilizaciones donde se han visto arder hasta coches de la Policía. Y nunca se ha hablado de terrorismo. Ni sobre las de Hong Kong, donde el gobierno chino ha hablado de movilizaciones violentas, pero en ningún momento han usado la palabra terrorismo. Y aquí en Catalunya están hablando de terrorismo y están deteniendo a personas. Y además están redefiniendo el concepto de violencia: están llamando violencia a hacer una pintada en la sede un partido político, llaman violentos a los chavales de ARRAN por protestar con una urna ante la sede del PP…

Aquí las movilizaciones siguen siendo pacíficas, los violentos son la Policía, la Guardia Civil y los Mossos de esquadra, que están ejerciendo la violencia, el miedo y la represión total a un pueblo que no pueden controlar, y lo saben. Porque desde el 1 de octubre de 2017 Catalunya ya es una república independiente, aunque el pueblo aún no lo sabe, está dormido: Cuando el pueblo se despierte se dará cuenta que el 1 de octubre se votó la independencia. Catalunya se independizó de España el 1 de octubre, muchas mentes ahí se abrieron y le perdieron el miedo a la independencia, y aunque el pueblo aún no es consciente, los que tenemos en frente sí, por eso intentan aguantar como sea para que no nos vayamos, porque saben que mentalmente ya nos hemos ido.

Sobre si hay infiltrados en las movilizaciones, sí. Siempre los ha habido. Ha habido ayer, hoy y siempre. A algunos se les ha detectado y se les ha sacado de las manifestaciones. Pero quitando a esos pocos, lo que estamos viendo ahora es gente rebelde, gente que está harta de la situación, es la rabia del pueblo por las mentiras de los partidos políticos, o porque los masacren y nadie diga nada, porque no tienen trabajo, porque les están desahuciando de sus casas… y por la independencia, claro, la única salida que ven de todo esto es la República Catalana.

Y está República, el ideario de toda esa juventud, no sólo ha convencido a los catalanes, sino que también está ayudando a acelerar la caída de la monarquía en España y del régimen del 78. Y también está pegando fuerte en esta Unión Europea que nos han montado que no tiene nada que ver con la Europa que soñábamos. A nivel europeo Catalunya a abierto una brecha y es la punta de lanza de la revolución europea.

 A raíz de las protestas y los disturbios de los últimos días ¿Crees que hay un discurso criminalizador que intenta separar entre “independentistas buenos” e “independentistas malos”?

Evidentemente, Esto es una jugada típica: “divide y vencerás”, esto es una estrategia del Estado que lleva haciendo toda la vida, siempre van a intentar crear división.

Quieren criminalizar al movimiento independentista para justificar delante del mundo la brutalidad de las penas que han hecho, que son una bestialidad, y también para tapar la prevaricación del Tribunal Supremo español, porque Marchena y compañía han prevaricado, el juicio ha sido una autentica farsa, y ellos saben que esto va a llegar a la justicia europea en unos pocos años. Y también quieren justificar una tercera euroorden contra Puigdemont, y tras las negativas anteriores, hay una palabra que les puede abrir todas las puertas: “terrorismo”.

Comentabas antes que en tus primeros años de militancia os fijabais mucho en Euskal Herria y su Movimiento de Liberación Nacional. Han pasado los años y parece que las tornas se han dado la vuelta… ¿Qué le dirías ahora mismo al independentismo vasco?

En primer lugar, hay que decir que Catalunya siempre fue noble con Euskal Herria y muchas veces no nos traíamos lo mismo de vuelta, nos tenían de menos, ETA despreció la lucha armada de aquí y posteriormente hizo Hipercor, que no tenía que haberlo hecho y eso nos costó a nosotros una rebaja importante. Colaborábamos con Herri Batasuna y a partir de aquí mucha gente nuestra que estaba con el País Vasco se desmoronaron y se fueron, en las elecciones europeas Herri Batasuna perdió decenas de miles de votos en Catalunya. El MDT perdió mucho a raíz de ese error y nos costó mucho remontarlo.

A partir de aquí lo que pasó es que la gente se encerró un poco más en Catalunya, dejando un poco al lado Euskal Herria: Por supuesto que hay hermandad y ha habido solidaridad cuando Euskal Herria ha sufrido fuertemente la represión, las ilegalizaciones…, pero Catalunya ha escogido su camino y ha tirado para adelante.

Y hablando de independencia, Euskal Herria además tiene un problema añadido, que es su burguesía. Y me explico: la burguesía vasca, el PNV, a diferencia de la catalana, tiene ya el concierto económico, entonces no quiere la independencia para nada porque no le afecta al bolsillo. El PNV no quiere la independencia de Euskal Herria porque ya tiene el concierto económico que les garantiza tener el ellos el control del dinero, tienen a una policía alquilada que es la Ertzaintza, … A la burguesía ya le va bien así, de manera que nunca va a luchar por la independencia.

A esta misma burguesía les acojona la independencia de Catalunya, porque saben que, si Catalunya se va, el concierto económico se va a la mierda, España ya no podría permitírselo. De ahí las distintas declaraciones histéricas de varios líderes del PNV sobre el tema catalán, porque no les conviene por razones puramente económicas.

Y para terminar ¿Qué le dirías al resto de pueblos del estado?

“Cuando las barbas de tu vecino veas mojar, pon las tuyas a remojar” (RISAS). Les diría que piensen que esta sentencia está recortando derechos y libertades a tod@s, no sólo a nosotro@s. Si llaman sedición a una protesta y con esas penas tan altas, entonces ¿Cuándo salgas a protestar serás un sedicioso? ¿Cuándo intentes parar un desahucio serás un sedicioso? Se está criminalizando a todo un pueblo y estamos cayendo en una dictadura de un estado fascista. (que ya lo era, por cierto). Y todas las libertades y derechos están en peligro, las de tod@s,

En el estado tienen que darse cuenta de lo que significa este retroceso de derechos y libertades que estamos viviendo estos últimos años: que persiguen a chavales raperos como Valtonyc o Pablo Hasel por hacer canciones, que al Evaristo de la Polla Records le han pegado ahora un palo por cantar las mismas canciones que lleva cantando 40 años, que persiguen a gente por hacer tuits, que estos días se están viendo en Barcelona cosas que no veíamos desde los tiempos del franquismo. … Es una barbaridad.

Muchísimas gracias por tu tiempo Fredi, un placer charlar contigo y mucha fuerza y ánimo para construir la República Catalana.

(NOTA: Esta entrevista fue realizada el día 20 de octubre en el barrio de Sants, dos días después de la potente jornada de llegada de las marchas por la libertad y la huelga general, en una Barcelona teñida del color de las llamas como respuesta a la sentencia)

@Boro_LH

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *