Túnez: Gana la abstención en las elecciones con el 55%. Dos derechistas se disputarán la segunda vuelta, Kais Saied y Nabil Karui

En Túnez según los resultados oficiales de la primera vuelta de las elecciones presidenciales realizadas el domingo, el jurista Kais Saied (a la derecha en foto adjunta) y el magnate audiovisual Nabil Karoui (a la izquierda en foto adjunta) han sido los que han obtenido un mayor número de votos y competirán en una segunda vuelta por la presidencia. Un profesor universitario derechista, sin carisma ni estructura política ni programa se enfrentará en segunda vuelta a un magnate de los medios de comunicación, que lo logró pese a estar en prisión desde el 23 de agosto por blanqueo de dinero y fraude fiscal.

En la rueda de prensa organizada en la capital por el Consejo Supremo Electoral, fue declarado con el 18,4% Saied y el 15,6% de los votos Karui, que por tanto competirán para la segunda ronda al quedar en primer y segundo lugar respectivamente. El candidato del Movimiento islamista conservador En Nahda, Abdulfettah Moro, ha quedado en tercer lugar con el 12,9% de los votos, seguido del ex ministro de defensa Abdulkerim ez-Zubeydi con el 10,7% y el primer ministro Yusuf Şahid con el 7,4%.

Se prevé que el Consejo Supremo Electoral declare la fecha de la segunda ronda de las elecciones tras la declaración de los resultados finales, tras un periodo de alegaciones y nuevos posibles recuentos, el próximo 21 de octubre. En la declaración hecha tras el cierre de las urnas por parte del Consejo Supremo Electoral se señaló que la participación en las elecciones en el país fue del 45,02% y la participación desde el extranjero del 19,7%.

Una participación que apenas ha superado el 45% convierte a una abstención de casi el 55% en la auténtica vencedora. El 45% de participación supone casi un 20% menos de las anteriores, en 2014, que fue de un 64%. Esto confirma la tendencia de la población a no participar por parte de la mayoría, algo que ya se vio en los pasados comicios municipales de mayo de 2018, en las que la abstención sobrepasó el 66% y los grandes partidos se vieron diezmados en favor de las listas independientes.

Un profesor universitario constitucionalista sin carisma ni estructura política, sin programa ni apenas hacer campaña electoral, ha vencido en la primera vuelta. Kais Saied se enfrentará en segunda vuelta al magnate de los medios de comunicación Nabil Karui, que lo logró pese a estar en prisión desde el 23 de agosto por blanqueo de dinero y fraude fiscal.

La popularidad de saied se debe a su labor de analista político en los platós de televisión y a su imagen de hombre íntegro en un país carcomido por la corrupción. «Los electores han dejado un mensaje claro. Han hecho una revolución legal, una revolución en el marco de la Constitución», declara en una entrevista a Afp tras conocer su victoria. Profesor universitario y experto constitucionalista, este independiente de 61 años es conservador en sus planteamientos políticos.

Aboga por modificar el sistema político: «Necesitamos una nueva organización político-administrativa, anclada en la democracia local, en la que la base sean los consejos locales con miembros electos revocables durante su mandato», explica. Saied es favorable a la pena de muerte y se opone a igualar el derecho de herencia entre hombres y mujeres (según la ley tunecina actual, las mujeres heredan la mitad que los hombres).

En rueda de prensa tras el anuncio del resultado oficial, Saied ha descartado una alianza con otros partidos o candidaturas. «No hay ninguna alianza entre partidos políticos o con ningún partido o coalición; lo que hay es un proyecto, el que quiera adherirse es libre de hacerlo», ha dicho, informa Afp. «Los tunecinos han escrito una nueva y brillante página en la historia de Túnez», ha señalado según recoge Reuters.

En segundo lugar ha quedado Nabil Karui, conocido como el Berlusconi tunecino. Actualmente en prisión preventiva desde el 23 de agosto por blanqueo de dinero y evasión de impuestos, ha obtenido el 15,4% de los votos. Karui no ha podido hacer campaña al encontrarse encarcelado, aunque la Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE)sí autorizó su candidatura. “Esta ha sido una campaña muy díficil. Habríamos ganado si nuestro candidato no hubiera sido arrestado injustamente. Vamos a redoblar nuestros esfuerzos para que sea liberado”, declaró el director de su campaña, Osama Khlifi.

Karui lleva años invirtiendo en su perfil político utilizando la cadena de televisión de su propiedad, Nessma TV, y una asociación caritativa de la que es fundador y con la que se ha ganado el corazón de los más desfavorecidos para su partido Qalb Tunis (El corazón de Túnez) presentándose como el “candidato de los pobres”. Karui se ha presentado como un candidato contra las élites del poder, pese a formar parte de él. Es dueño de la cadena de televisión Nessma TV, de la que es accionista Silvio Berlusconi, y que posee un estilo televisivo populista y sensasioalista similar a las cadenas del ex presidente italiano.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *