Continua la desarticulación ferroviaria de Andalucía: Ronda pierde la conexión directa con Granada

Ronda pierde la conexión viaria directa con Granada. Así, lo ha determinado el Consejo de Ministros que tuvo lugar el viernes 30 de agosto, en el que se trataron las obligaciones de servicio público que dan servicio a Granada. Entre ellas, la línea que afecta a Granada, la media distancia convencional Granada-Algeciras, que pasa a ser Antequera-Algeciras.

De esta manera, los rondeños y visitantes que quieran desplazarse en tren hasta Granada, tendrán que hacer un transbordo en Antequera, después de la puesta en servicio de la nueva infraestructura ferroviaria desde el municipio malagueño. Entre ellos, numerosos jóvenes de la ciudad se desplazan hasta la capital nazarí para iniciar sus estudios universitarios de cara al inicio del próximo curso.

No es de extrañar que bajo ese paradigma supremacista de la capital del Estado, Alfredo Durán Alonso, gerente de Servicios Comerciales Sur de Renfe-Viajeros, se permitiera celebrar sin pudor alguno, en un desayuno de redacción organizado y publicado por Diario de Sevilla (28 de diciembre de 2017 (1) , y no fue ninguna inocentada), bajo el patrocinio de dicha compañía ferroviaria, los 25 años del primer AVE afirmando que “«Sevilla se ha convertido en un barrio de Madrid»”. Para el citado ejecutivo, “el «orgullo de pertenencia» que está logrando este transporte que acerca territorios es lo más destacable”. La noticia que hoy traemos, pues, no parece tener nada que objetar a esa apreciación de Durán en lo que se refiere al reforzamiento del esquema centralista radial en favor de la citada capital del reino de España, aunque la vertebración territorial de Andalucía se venga viendo perjudicada por el progresivo deterioro en las líneas de cercanías y media distancia de nuestro país con una reducción de entre 3.000 y 4.000 plazas diarias a partir de 2017 (Sevilladirecto.com, 21/XII/2016 (2) ), o por el hecho de que los recortes y retrasos en la finalización de uno de los tramos de AVE hicieran que la ciudad de Granada llevara varios años sin tren (Elpais.com, 22/IV/2018 (3) ), o que el 30 de agosto de 2019 el Consejo de Ministros determinara que la media distancia convencional Granada-Algeciras pasara a ser Antequera-Algeciras, con lo que, como consecuencia y por ejemplo, Ronda perdía la conexión viaria directa con Granada, de modo que las y los habitantes de Ronda o visitantes que quisieran desplazarse en tren hasta Granada debían hacer, a partir de ese momento, un transbordo en Antequera, entre ellas/os gran número de jóvenes de Ronda que se desplazan hasta la ciudad nazarí para realizar sus estudios universitarios mientras, además de la pérdida de esa línea directa, se veían mermados otros servicios como la conexión con Málaga, que ya solo se podía realizar en autobús (Cadenaser.com, 3/IX/2019 (4) ).

En realidad, la des-articulación de Andalucía en cuanto a red ferroviaria, dada su condición de colonia, data de los propios comienzos de la implantación de este medio de transporte en nuestro país. A la altura de 1870, la coincidencia de intereses entre la nueva pero ya consolidada burguesía agraria andaluza (de matriz extranjera e imperial, como vamos a examinar en los próximos párrafos), por un lado, que no tenía ningún interés en el desarrollo industrial andaluz a causa de la abundancia de una proletarizada mano de obra en el campo (víctima esta de la instauración de los crecientes latifundios), y la fase imperialista protagonizada por Inglaterra, donde la revolución industrial ya había culminado, enfocada a la exportación de capitales, por otro, convirtió a Andalucía en un blanco muy codiciado por el capital central, que penetró en sectores claves de la economía nacional como la minería, de manera que la riqueza minera del subsuelo andaluz, conocida desde muy antiguo, fue expoliada sin muchas contemplaciones por el capital extranjero (Delgado Cabeza, 1981: 50-52).

Como reflejo de la integración del país en el proceso mundial de acumulación de capital de forma dependiente y no autocentrada, “En estrecho maridaje con la extracción de minerales hacia fuera de Andalucía se planificó toda una red ferroviaria cuya construcción tuvo para el capital europeo como ventajas más importantes […] La obtención de grandes beneficios durante el período de construcción […,] una salida para la producción de los países centrales” y “la articulación de la economía andaluza con los centros” económicos del Estado “e internacionales, subordinándose el trazado a los intereses de los países inversores, centrados en la extracción de productos minerales”, con lo que “Andalucía fue utilizada por los centros dominantes para articular una red ferroviaria que contribuía a drenar recursos ya irrecuperables” para el país “y a conectar nuestras minas con las redes internacionales de tráfico, en medio de un ambicioso plan que permitió una gran acumulación de capital a los centros europeos” (ibid.: 52).

Kepa Tinazo para La Otra Andalucía

 

Notas

1 http://www.diariodesevilla.es/sevilla/ciudad-crecido-AVE-nivel-Expo_0_1204080070.html
2 http://www.sevilladirecto.com/iu-y-participa-advierten-una-reduccion-de-trenes-de-cercanias-que-disminuira-de-3-
000-a-4-000-las-plazas-diarias/
3 https://elpais.com/economia/2018/04/20/actualidad/1524217702_560739.html
4
https://cadenaser.com/emisora/2019/09/03/radio_coca_ser_ronda/1567511036_074466.html?ssm=fb&fbclid=IwAR1
2YrrBgZ33ex47UHHFryp1uUh02Ob_Qn-5vYilMoXiyhwzxsR2lkwq5JI

BIBLIOGRAFÍA

DELGADO CABEZA, Manuel – (1981): Dependencia y marginación de la economía andaluza. Córdoba: Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *