Egipto: Muere el activista opositor Abdulá Mursi, hijo del expresidente. Los Hermanos Musulmanes la denuncian como “sospechosa” (vídeo)

El hijo menor del fallecido ex presidente egipcio Mohammed Morsi murió el miércoles de un presunto ataque al corazón en un hospital de El Cairo. Una fuente de la familia Morsi confirmó la muerte de Abdullah Morsi a las agencias de noticias. Sin embargo, el Ministerio de Salud egipcio aún no ha comentado sobre su muerte. Abdallah Morsi, de 24 años, comenzó a sentir espasmos mientras conducía en El Cairo con un amigo y murió poco después, dijo a Reuters su hermano Ahmed.

El movimiento egipcio Hermanos Musulmanes (HHMM) y juristas consideran “sospechosa” la muerte del hijo del fallecido expresidente de Egipto, Muhamad Mursi. Abdulá Mursi, el menor de los hijos del exmandatario murió el miércoles de un presunto infarto tan sólo dos meses y medio después del fallecimiento de su padre, según han informado su hermano y un abogado de la familia a la agencia de noticias británica Reuters.

El Ministerio de Salud egipcio aún no ha comentado sobre su fallecimiento, pero los juristas han exigido una investigación sobre esta muerte bajo sospecha. “Debemos realizar una autopsia al cuerpo de Abdulá Mursi para tranquilizar los corazones de los egipcios, especialmente porque lo que sucedió con su padre genera sospechas y es necesario investigarlo”, ha indicado el jurista Haitham Abu Jalil, a la cadena catarí Al Jazeera.

Jalaf Bayoumi, el director de Al-Shehab, una organización de derechos humanos con sede en Turquía que supervisa los abusos en Egipto, ha indicado que el hijo de Mursi estaba viviendo en condiciones difíciles después de “la muerte de su padre en circunstancias misteriosas”, y que “no puede ser completamente descartada” la sospecha de que la muerte de Abdulá sea un “crimen”.

Mustafa Azab, el jefe de la Organización Árabe para los Derechos Humanos en el Reino Unido, ha pedido a las autoridades egipcias que abran una investigación sobre la muerte de Abdulá.

Muhamed Sudán, un líder del HHMM, ha catalogado como “sospechoso” este hecho. “Abdulá fue el hijo menor del difunto presidente Muhamed Mursi, y su muerte es sorprendente. El golpe militar está matando el presente y el futuro de los jóvenes en Egipto”, ha indicado, a su vez, Yamal Heshmat, un líder de los HHMM.

Muhamad Mursi, primer presidente elegido democráticamente en Egipto en 2012, fue derrocado el 3 de julio de 2013 en un golpe de Estado militar encabezado por el actual presidente, Abdel Fatah al-Sisi. El político estaba cumpliendo una pena de siete años de prisión por “haber falsificado la inscripción de su candidatura para las elecciones presidenciales de 2012”.

Mursi murió, según las autoridades egipcias por un ataque al corazón, en una sesión judicial el 17 de junio después de sufrir seis años de prisión en régimen de aislamiento, por más de 20 minutos, los guardias del juzgado no le proveyeron al expresidente egipcio los primeros auxilios, según reveló el diario británico The Independent. Muchos organismos internacionales y de derechos humanos cuestionaron las razones de su muerte.

Morsi se derrumbó en una sesión judicial el 17 de junio después de sufrir seis años de prisión en régimen de aislamiento, donde se le negó constantemente el acceso a la atención médica para su diabetes, hipertensión y enfermedad hepática y renal. Tras el fallecimiento de su padre, Abdulá utilizó las redes sociales para lanzar un fuerte ataque contra el Gobierno egipcio, y llegó a dar nombres de altos cargos del régimen, acusándolos de haber matado a su progenitor, según han señalado algunos medios.

A pesar de las afirmaciones del Fiscal General de que Morsi fue “llevado inmediatamente al hospital”, los testigos le dijeron al periódico británico The Independent que “nadie se molestó en ayudar”. “Lo dejaron tirado durante un tiempo hasta que los guardias lo sacaron. Una ambulancia llegó después de 30 minutos. Otros detenidos fueron los primeros en notar su colapso, y comenzaron a gritar. Algunos de ellos, que son médicos, pidieron a los guardias que les permitieran tratarlo o que le dieran primeros auxilios”, dijo Abdullah Al-Haddad, quien estaba en el tribunal para apoyar a su padre y hermano que también eran juzgados ese día.

Días después de la muerte de su padre, Abdullah identificó a varias figuras, incluido el actual ministro del Interior Mahmoud Tawfiq, su predecesor Majdi Abdel Ghaffar y Mohamed Shereen Fahmy, el juez que supervisó el juicio del ex presidente, como “cómplices” en el “asesinato del mártir, presidente Morsi”, según informa Middle East Eye.

Tras el Golpe de Estado militar que derróco a Muhamad Mursi e impuso la dictadura de Al Sisi, el nuevo régimen desató la represión contra toda oposición. Secalcula que actualmente hay aproximadamente 60.000 presos políticos en Egipto. Muchos han muerto por falta de acceso a la atención médica adecuada.

(Fuentes: Hispan TV / Monitor de Oriente)

Vídeo:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *