Almería: Los trabajadores de producciones agrícolas de Invernatur y AJVF del Grupo Godoy inician una nueva huelga indefinida

Los trabajadores de producciones agrícolas de Invernatur y AJVF del Grupo Godoy, han anunciado que vuelven otra vez a la huelga después de un año en el que se han producido dos conflictos laborales. En los que se reivindicaba básicamente la aplicación del Convenio del Campo y la conversión de contratos temporales con antigüedad en fijos-discontínuos, según aseguran en un escrito.

Según relatan, en el pasado enero, la empresa se comprometió con el Sindicato Andaluz de Trabajadores – SAT, que representa a la plantilla, a abonar la subida del salario mínimo interprofesionar al finalizar la temporada. Sin embargo, según declara Jóse García portavoz del SAT, “la empresa no ha cumplido con lo acordado. Hemos mantenidos varias reuniones en el SERCLA, y se han negado a cualquier acuerdo. Además de no respetar el orden del llamamiento de las contrataciones, ha comenzado a aplicar represalias con los trabajadores sindicalizados. Lo que agrava mucho más el conflicto”, asegura el representante sindical.

Es por ello que el pasado día 19, la Asamblea de trabajadores aprobó “iniciar una huelga indefinida a partir del próximo jueves 29 de agosto si no se producía un acuerdo para que se cumplan todos estos derechos”.

En la última reunión en el SERCLA entre patronal y sindicato, la empresa se ha negado a reconocer el SMI y el contrato de fijo-discontínuo, según asegura el SAT, “por lo que este 29 de agosto se concentrarán a la entrada del centro de trabajo aplicando el derecho a huelga”, concluye el comunicado.

El conflicto ya estalló en enero después de que los trabajadores denunciaran reiteradamente a la Inspección de Trabajo, de que la empresa no cumple el Convenio del Sector en materia salariar, pagando 36 euros la jornada, cuando el convenio estipula 46 euros. Además reivindicaban el tiempo de bocadillo en un lugar saludable, lejos de los sulfatos. Y hacer los trabajos de fumigación con los trabajadores fuera de la instalación, hecho que causó la muerte por envenenamiento de un empleado de la misma localidad.

El trabajador del invernadero de Níjar Mohammed El Bouhaled de 27 años fallecio el pasado 18 de enero trás un jornada de sulfatar en el invernadero. Mohammed llevaba toda la semana con dolores de estómago, según explica su mujer, por lo que acudio al Centro de Salud donde le recetaron varios medicamentos. pero el viernes comenzó a empeorar, por lo que lo llevaron de urgencia al Hospital del Toyo. Donde murió a los 10 minutos. Según consta en autopsia “por envenenamiento”.

El SAT viene denunciando desde hace años “que no se cumplen las medidas de higiene laborales. Y que incluso se le obligan a muchos trabajadores, como en este caso, a trabajar tras acabar de sulfatar o comer el bocadillo dentro del mismo invernadero”.

(Fuentes: Almería 360 / La Gaceta de Almería)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *