Euskal Herria: Pese a que el G7 convierte Biarritz en un Bunker y desata la represión, la contracumbre muestra el rechazo popular

La localidad de Biarritz está blindada como una fortaleza inexpugnable. 13.200 policías, gendarmes y unidades militares se han movilizado en torno a localidad de Iparralde para “proteger” a los líderes de las siete naciones con más poder económico y militar del mundo: Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Canadá y Japón. Así lo ha comunicado Christophe Castaner, ministro francés de Interior.

A estos se suman 4.000 efectivos de la Ertzaina, un 53% de su plantilla, lo que representa el 20% de las fuerzas policiales desplegadas en el macro operativo para el G7. El Gobierno español ha puesto a disposición de la seguridad de la cumbre a otros 1.878 agentes de la Guardia Civil y 932 de la Policía española, según ha transmitido el ministro del Interior en funciones Fernando Grande-Marlaska.

Este descomunal despliegue policial, con sus gastos añadidos, es uno de los elementos más llamativos de la cumbre del G7 que comenzó este sábado en Biarritz y que también trae consigo comercios cerrados, playas vacías y espacios públicos habilitados para unos pocos privilegiados en plenas temporada alta de verano.

“Hemos colaborado con Francia en los últimos meses en distintas reuniones a nivel de los ministerios del Interior, y también hay un comité permanente de seguimiento entre el Ministerio de Interior, la Secretaría de Estado de Seguridad y el Gobierno Vasco”, detalló Marlaska en rueda de prensa, en la que estuvo acompañado por la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, y los delegados del Gobierno vasco y navarro, Jesús Loza y José Luis Arasti, respectivamente.

La organización de la manifestación de este sábado en Hendaia, la plataforma G7-EZ! que agrupa a medio centenar de colectivos de Euskal Herria, ha reiterado su carácter pacífico. Pese a ello el ministro español Grande-Marlaska comentó que las Fuerzas de Seguridad del Estado están “formadas y preparadas para prevenir hechos violentos como los ocurridos en otras cumbres”, señaló que “es un hecho objetivo”, lo que en su opinión obliga a tomar “las medidas necesarias”.

Mientras tanto, miles de activistas participan desde el miércoles en los más de 80 talleres y conferencias programadas en la contra-cumbre que tiene como escenario las localidades vascas de Irun y Hendaia y que concluirá este viernes. Hasta el momento las plataformas G7-EZ! y Alternatives G7, promotoras del evento, han mostrado su satisfacción por la participación y el trascurso de los actos con los que se pretende “mostrar al mundo las alternativas reales” que están impulsando desde diferentes movimientos sociales.

Para el domingo 25 de agosto, los promotores de la protesta han hecho un llamamiento a la “desobediencia civil” para secundar las concentraciones que tendrán lugar en diversos puntos de la variante en Biarritz, Bidarte así como en las localidades de Angelu y Baiona al tiempo que han pedido a trabajadores, comercios y empresas “no colaborar” con el G7.

kilómetros de retenciones en la muga mientras los «mandatarios» comen y debaten

La Federación Estatal de Asociaciones de Transportes (Fenadismer) ha criticado las restricciones de tráfico de la Ertzaina durante la cumbre del G7 por ser más severas que las del Gobierno francés, y que coinciden con la habitual operación retorno de verano, en la que todos los años unos 30.000 vehículos suelen atravesar cada día el Bidasoa y cuyo tránsito se verá ralentizado aún más el fin de semana, cuando comience la cumbre.

En un comunicado, critican que la Ertzaintza “no vaya a respetar las ‘ventanas de paso’ para camiones” que sí están aprobadas por el Gobierno francés entre las 20.00 del sábado hasta las 8.00 horas del domingo, y desde las 20.00 horas del domingo hasta las 11.00 horas del lunes, a fin de descongestionar la frontera de madrugada.

Las restricciones prohíben la circulación de camiones que pesen más de 7,5 toneladas por la N-1, A-15, N-121 y A-8 a su paso por Gipuzkoa entre las 6.00 horas del sábado y las 18.00 horas del lunes y sólo de forma excepcional pasarán los vehículos que transporten mercancías perecederas, combustibles y animales vivos. Han alertado que estas medidas acarrearán perjuicios a las empresas.

Hasta el momento las retenciones en la AP-8 en Biriatu, sentido Baiona, alcanzaron este jueves los 9 kilómetros, según informó la Dirección de Tráfico del Gobierno vasco. Esta vía se está viendo afectada por los duros controles con motivo de la reunión del G7, que lleva días causando afecciones.

A esto hay que añadir, las dificultades que están imponiendo a las personas residentes – o turistas- cuyas viviendas o lugares de trabajo se sitúan en los perímetros denominados Z1 (zona que incluye el espacio comprendido entre el Hotel du Palais y el Casino Bellevue, sedes de la cumbre) y Z2 (casco histórico de Biarritz ampliado) que deben utilizar obligatoriamente distintivos para poder moverse, no sin restricciones por esos espacios de la ciudad. De hecho en la zona de máxima seguridad sólo podrán circular a pie, ya que entre la medianoche del 23 de agosto y las 20.00 del 26 de agosto quedará prohibida la circulación de vehículos.

Por su parte, el Gobierno de Aragón recomienda especial atención a la situación del tráfico y los itinerarios de conexión con el Estado francés durante los días 24, 25 y 26 de agosto. El cierre de la conexión con el país galo a través de Euskal Herria puede provocar un aumento del tráfico en los pasos transfronterizos aragoneses, el túnel de Somport, el paso transfronterizo de Portalet y el túnel de Bielsa-Aragnouet.

Más de 15.000 personas se manifiestan en Euskal Herria contra el “antidemocrático” G7

“G7 Ez. Euskal Herritik beste mundu bat sortzen (No al G7. Construyendo otro mundo desde Euskal Herria)”. Este ha sido el mensaje principal que han lanzado más de 15.000 voces durante la manifestación que se ha celebrado este sábado por la mañana entre las localidades vascas de Hendaia e Irun como respuesta a la cumbre del G7 que ha arrancado este sábado en Biarritz.

La marcha, convocada por la plataforma G7-EZ! -que aglutina a más de un centenar de colectivos sociales, políticos y sindicales de Euskal Herria- y la plataforma internacional Alternatives G7 -que la forman otro centenar de organizaciones-, ha transcurrido de forma pacífica, alegre, colorida, plural y reivindicativa partiendo a las 11.30 horas desde Hendaia para llegar sobre las 14.00 horas al recinto de Ficoba, en Irun. Desde la organización han mostrado su satisfacción por el desarrollo de la protesta que ha superado la cifra de participación prevista -10.000 personas-, llegando a reunir más de 15.000.

“Las potencias del mundo están, de nuevo, tratando de dirigir el horizonte del planeta en beneficio de sus intereses, y no hay suficiente planeta para saciar las ansias capitalistas de este sistema, que quiere acabar con todo, seguir profundizando en las desigualdades y que pretende generar diferentes categorías de seres humanos, mediante fronteras y esquilmando el planeta”, han leído en el comunicado final.

Desde las plataformas han llamado a oponerse al “antidemocrático e irresponsable” G7 y se ha incidido en la idea de que “estamos construyendo un mundo mejor para todas las personas”. Una idea que ha sido el eje vertebrador de los tres intensos días de debate y reflexión que tuvieron lugar del miércoles al viernes en la contra cumbre en la que participaron más de 6.000 personas de distintas procedencias y luchas sociales. Cargas policiales, gases lacrimógenos y cañones de agua contra las protestas anti G7 en Baiona

Esta no ha sido la única movilización del sábado, pero sí ha sido la más multitudinaria y la única convocada por las plataformas. Así, a lo largo de la tarde del sábado las protestas espontáneas de las y los activistas anti G7 se han sucedido por las calles de Baiona, a pocos kilómetros de la blindada Biarritz y bajo un desmedido y extricto control policial.

Durante estas protestas se han producido cargas policiales y los agentes han lanzado gases lacrimógenos y empleado cañones de agua contra las y los manifestantes. Varios periodistas han denunciado que se les ha confiscado material de seguridad para protegerse.

Suspendidas actividades el domingo ante la fuerte represión

Para este domingo estaban previstas siete “concentraciones insumisas” en siete puntos distintos cerca del perímetro de seguridad que rodea a la bunkerizada Biarritz, para conformar lo que habían llamado Zona Arcoíris “ante sus zonas roja y azul”, pero el sábado por la noche las plataformas convocantes G7-EZ! y Alternatives G7 decidieron suspenderlas ante la “desproporcionada presencia policial que hace que no se pueda garantizar la seguridad de los participantes en las protestas”. Ante ello, decidieron convocar un “muro popular” en un sitio no anunciado para “denunciar el estado de sitio que vive Euskal Herria y denunciar la vulneración del derecho de manifestación”. Pero tras analizar las actuaciones policiales de las últimas horas, este mismo domingo han decidido suspender también ese acto.

Sin embargo, las movilizaciones y protestas se han sucedido durante todo este domingo en diversos puntos de Iparralde. Una de las más sonoras ha sido en Baiona. Allí los movimientos ecologistas Bizi, Alternatiba y ANV-COP21, junto a cerca de un millar de manifestantes, han llevado a cabo una acción de desobediencia civil no violenta en la que han mostrado por las calles los 128 retratos del presidente francés, Emmanuel Macron, “cogidos” en ayuntamientos del Estado francés desde febrero y presentados boca abajo, para protestar contra sus políticas. El objetivo de esta “marcha de los retratos” ha sido denunciar la acción sobre el clima y las políticas sociales del mandatario galo, según han explicado las organizaciones.

En la acción, que ha transcurrido sin incidentes, han participado, entre otras, Christiane Hessel, viuda del escritor Stéphane Hessel, escritor de la obra “Indignez-vous” (“Indígnense”), que ha defendido que la soberanía es del pueblo y que Macron “se encuentra en manos del pueblo”. También han estado presentes el director de Greenpeace en el Estado francés, Jean-François Juillard; Cécile Marchand –de Amigos de la Tierra, ANV-COP21 y Alternatiba–; y la escritora Susan George que ha denunciado a Macron por “el crimen de no asistir a una sociedad en peligro”.

También en Baiona ha habido movilizaciones por la tarde. A las 17.00 horas un centenar de personas se han concentrado delante del Ayuntamiento para reclamar la puesta en libertad de las y los detenidos. La concentración, que ha transcurrido con tranquilidad, ha estado vigilada por decenas de policías. Cabe recordar que en esta localidad es donde se han instalado los barracones prefabricados especiales para detenidos, ubicados en el aparcamiento del palacio de Justicia, a ocho kilómetros de Biarritz y a unos 30 de Irun.

En Hendaia, escenario este sábado de una gran manifestación colorida y pacífica que concluyó en Irun y que reunió a 15.000 activistas, decenas de personas han recorrido las calles pidiendo la puesta en libertad de las y los detenidos por la Policía francesa bajo el lema “Atxilotuak askatu” (Libertad para los detenidos) y en contra del G7, bajo un fuerte dispositivo policial.

En Bidarte, 80 personas han sido retenidas por la policía “sin ninguna explicación, en un operativo totalmente desproporcionado”, según han denunciado los periodistas Lander Arbelaitz (Argia) e Hibai Arbide (TeleSur) que se encontraban entre las personas inmovilizadas a pesar de estar debidamente acreditadas como integrantes de la prensa.

Para este lunes, último día de la cumbre del G7, la plataforma G7-EZ! ha convocado una concentración contra las “detenciones arbitrarias” y la “militarización de Euskal Herria” a las 20.00 horas en Mosku (Irun).

Según informa Naiz, el balance de las autoridades franceses tras sus intervenciones contra quienes protestan contra el G7 es de 17 personas detenidas el viernes -en el campamento de Urruña que acoge a las y los activistas que participaron en la contra cumbre- y 68 personas más el sábado, la mayoría de ellas detenidas en Baiona durante la tarde tras las cargas policiales en las que los agentes emplearon cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar las protestas.

No obstante, también ha habido detenciones en controles, como el caso de Joseba Alvarez, histórico dirigente de la izquierda abertzale y portavoz de la plataforma G7-EZ!. Representantes de esta plataforma han denunciado este domingo en Angelu, en una comparecencia ante los medios, la detención de Alvarez que según las autoridades galas se basa en una “orden de presencia en territorio francés” por un mes que se ha emitido en su contra, una orden que el propio Alvarez ha señalado que desconocía. Sin embargo, el detenido participó este sábado con total normalidad en la manifestación pacífica convocada por las plataformas Alternatives G7 y G7-EZ! que recorrió las localidades vascas de Hendaia a Irun, a ambos lados de la muga. Alvarez ha sido puesto en libertad este domingo por la mañana en el puesto fronterizo de Biriatou, por lo que no pasará a disposición judicial.

(Fuente: AraInfo)

Contundente alegato anticapitalista en la contracumbre al G7

La Contracumbre que se está celebrando en la localidad vasca de Irún, con ramificaciones en Hendaya y Urruña, a pocos kilómetros de Biarritz, donde este fin de semana deliberará el G7, reúne a más de un centenar de organizaciones sociales, políticas y sindicales que nuclean a numerosos militantes antiglobalización, antiimperialistas y anticapitalistas. Son convocantes las plataformas G7 Ez (G7 No) y Alternatives G7, de la que forma parte la campaña ‘No a los Tratados de Comercio e Inversión’ y Ecologistas en Acción.

Cabe señalar que Irún y Hendaya prácticamente están tomadas por cientos de efectivos policiales que no solo se estacionan frente al inmenso recinto de FICOBA, donde delibera la Contra Cumbre sino que constantemente patrullan las calles y solicitan documentación a quienes consideran «sospechosos» de no se sabe qué. Lo mismo ocurre en toda la frontera y localidades que rodean a Biarritz (ciudad vasca bajo dominio francés), donde 14 mil efectivos policiales, militares y tropas de elite se esmeran en proteger del «terrorismo» a los terroristas de Estado que se reunirán allí para determinar como sigue eso de explotar, hambrear y reprimir a los habitantes de los países del Tercer Mundo.

Pero a pesar de los anillos de seguridad, miles de jóvenes acampan en los alrededores de Irún y todos los días se trasladan al recinto de deliberaciones. Allí precisamente, en el primer día de conferencias y bajo el auspicio de la organización internacionalista vasca Askapena, se desarrolló este pasado miércoles un conversatorio en el que participaron el intelectual y militante independentista vasco Iñaki Gil de San Vicente (colaborador permanente de Resumen Latinoamericano) y el referente de la Gremial de Abogados y Abogadas de Argentina, Eduardo «Negro» Soares, quien también es dirección de la organización Convocatoria Segunda Independencia.

Ambos abordaron el tema de la actual ofensiva imperialista en el marco de la multipolaridad mundial. Soares se refirió a la situación de Argentina, señalando a modo de presentación que «20 millones de argentinos están bajo la línea de pobreza, el país se ha ido degradando compulsivamente con este y con anteriores gobiernos que abrevan en la democracia burguesa». Más adelante, Soares señaló que «nuestras propias clases dominantes, incluido sectores que se definen como progresistas, se han embanderado diciendo que tienen políticas y proyectos nacionalistas, nosotros decimos que eso es un contrasentido, que el nacionalismo implica ser anticolonialista y antiimperialista, y salvo que nos den otra definición, cosa que no creemos, recordemos que el imperialismo es la fase superior del capitalismo. Entonces por eso decimos, que si se es coherente con una lucha revolucionaria, con una lucha para lo toma del poder y cambiar de raíz a una sociedad, se tiene que ser antiimperialista y anticapitalista al mismo tiempo».

Luego, Soares apuntó que desde Europa «se nos dice que se puede luchar contra el capitalismo sin tomar el poder, que se pueden construir poderes paralelos, pero todo eso confluye en el poder real, el poder de decir: nos hacemos del poder del Estado para construir otro tipo de sociedad. Frente a eso, nosotros coincidimos con Lenin cuando dijo «salvo el poder, todo lo demás es ilusión».

Puntualizó que en los años 60 y 70 la militancia latinoamericana no tenía dudas y sabía que «peleábamos por la toma del poder y construir el socialismo», pero de 40 años para acá, las sucesivas derrotas de nuestros pueblos han servido para que nos quieran hacer creer que hay formas alternativas que reemplazan la toma del poder por otro tipo de situaciones. Nosotros no queremos ser eso, y no lo queremos porque la historia nos interpela señalando que solamente desde el control de las estructuras del estado se puede llevar adelante un proceso de liberación nacional sino también un proceso de liberación social».

Luego recalcó que hay, en varios sitios de América Latina, donde los pueblos han decidido decir basta ya y están luchando por todos los métodos posibles contra el capitalismo. Condenó además las posiciones reformistas y socialdemócratas, que surgen de los retrocesos que provocan las derrotas, asumidas o no por las organizaciones, y volvió a insistir en la necesidad de plantear la lucha revolucionaria contra el sistema de opresión que asfixia a nuestros pueblos.

Posteriormente, habló Iñaki Gil de San Vicente, quien dijo que el capitalismo ha perdido el control de la situación y trata de disfrazar esa realidad con ofensivas brutales a nivel económico y represivo. También ha fracasado el neoliberalismo, que no sabe como salir de los escenarios que él mismo ha generado y que se han tornado ultra insatisfactorios. Y por último también fracasa el reformismo que trata de ser utilizado como un remiendo pero que no da ningún tipo de soluciones a los problemas de las masas. «Por eso, dijo Iñaki, este G7 que satura a las ciudades con miles de policías y gendarmes, refleja un capitalismo que está indudablemente a la baja»,

Terminó apuntando que de todos modos «si no logramos parar esta ofensiva imperialista con la lucha de los pueblos, la etapa que viene será de más capitalismo salvaje y por muchos años».

Luego de la charla, Gil de San Vicente dialogó con Resumen Latinoamericano y dejó claro varios tipos de respuestas que se están gestando en el mundo contra el avance imperialista. «La fundamental es la recuperación del derecho a la resistencias. Durante un tiempo ha habido toda una ofensiva que señalaba que solamente mediante el pacifismo y los instrumentos de la democracia restringida burguesa puede avanzarse hacia la emancipación, sin embargo, cada vez más hay una reivindicación práctica y teórica del derecho a la resistencia en múltiples formas. No solamente en el sentido más duro y organizado, que todos sabemos cuál es, sino de múltiples acciones masivas, minoritarias, manifestaciones, choques con la policía, okupaciones, recuperación de bienes comunes como son las fábricas abandonadas, y muchas más. Luego, viene una segunda respuesta, que es la de la mujer trabajadora y la de la juventud. Lo acabo de ver en Venezuela, pero sé que se está dando en toda Latinoamérica, que hay una participación de la mujer trabajadora muy intensa. Y lo mismo se da con los sectores juveniles».

Continuó diciendo que en tercer lugar está la necesidad de espacios liberados que anuncien una nueva sociedad socialista, intentos de coordinar formas prácticas económicas y sociales que vayan más allá de la visión reformista de la autogestión, del cooperativismo. O sea, la tendencia a perfilar como tendría que ser una sociedad socialista. Y por último, otra respuesta es que se está planteando ya una lucha parlamentaria desde otros esquemas, más rupturistas, lo parlamentario supeditado a la lucha de clases, a la lucha en la calle y a la lucha nacional de liberación.

«Estos cuatro factores o tipo de respuestas -recalcó- nos llevan a una síntesis: La lucha actual se sostiene en el convencimiento que frente a la visión de que solo había un sujeto, el democrático, el ciudadano occidental, el sujeto de la clase media, ahora se trata del sujeto de los pueblos originarios, de las favelas, de los barrios empobrecidos, de las fábricas recuperadas, de las maquilas, las escuelas que no tienen ni asientos. El sujeto de la humanidad trabajadora».

(Fuente: Resumen Latinoamericano – Canarias Semanal / Autor: Carlos Aznárez)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *