Las autoridades de Gibraltar liberan al petrolero iraní Grace 1, retenido allí tras capturarlo en el Estrecho por los británicos

Las autoridades de Gibraltar han autorizado al superpetrolero iraní Grace 1 a abandonar el Peñón. Lo hace tras pasar retenido desde el 4 de julio bajo sospecha de que estaba enviando 2,1 millones de barriles de petróleo crudo a Siria en violación de las sanciones de la UE. En un comunicado, el ministro principal, Fabian Picardo, ha justificado su decisión de levantar el apresamiento del buque después de recibir «garantías por escrito» del Gobierno iraní de que los barriles de crudo que transporta no serán desembarcados en Siria.

Las autoridades gibraltareñas retuvieron al Grace 1 bajo la sospecha de que pretendía llevar petróleo a Siria, algo que contravendría las sanciones impuestas por la UE contra el régimen de Bashar al Assad. Dos semanas más tarde, la Guardia Revolucionaria iraní capturó el petrolero británico Stena Impero.

Por otra parte, Picardo ha confirmado que su Gobierno ha recibido una solicitud del Departamento de Justicia de Estados Unidos para que «se inicie un nuevo procedimiento legal para la detención del buque». Según el ministro principal, la decisión corresponde ahora a las «autoridades independientes de Asistencia Legal Mutua, que adoptarán una decisión objetiva y legal de esa solicitud para un procedimiento separado».

Por tanto, ha añadido Picardo, «el Grace 1 ha sido liberado de la detención en virtud de la Ley de Sanciones por aplicación de la ley, según lo ha confirmado esta tarde el presidente del Tribunal Supremo». Además, ha aprovechado para poner en valor la actuación del Peñón en este caso.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores británico ha «tomado nota» de la conclusión de los procedimientos legales iniciados por Gibraltar para evitar que el petrolero llevara su carga a Siria y de que el Ejecutivo del Peñón ha recibido garantías por parte de Irán. «No nos mantendremos impasibles y permitiremos a Irán, o a cualquier otro, obviar las vitales sanciones de la UE contra un régimen que ha empleado armas químicas contra su propio pueblo», ha hecho saber el Gobierno de Boris Johnson.

Por otra parte, el Foreign Office ha dejado claro que «no hay ninguna comparación o relación entre la inaceptable e ilegal incautación y los ataques contra barcos comerciales en el estrecho de Ormuz y el cumplimiento de las sanciones de la UE sobre Siria por parte del Gobierno de Gibraltar». «La libertad de navegación de los barcos comerciales debe ser respetada y el Derecho Internacional defendido», ha recalcado Londres.

Por ahora no está claro cuándo podría abandonar el buque el Peñón. Previamente, ya habían sido liberados el capitán y tres oficiales del Grace 1. Según ha indicado en su Twitter el embajador iraní en Londres, Hamid Baeidineyad, «se están haciendo todos los preparativos para que el petrolero navegue pronto hacia aguas abiertas y el barco pronto abandonará Gibraltar».

Por su parte, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, ha criticado los esfuerzos de último minuto por parte de Washington. «Tras no haber logrado sus objetivos mediante su terrorismo económico, incluido privar a pacientes de cáncer de medicinas, Estados Unidos intentó abusar del sistema legal para robar nuestra propiedad en alta mar», ha escrito en su Twitter. «Este intento de piratería es indicativo del desdén de la Administración Trump hacia la ley», ha añadido el ministro iraní.

(Fuente: Público)

El Grace 1 listo a zarpar de Gibraltar pese al bloqueo de EEUU

El Grace 1, detenido en Gibraltar, está listo para zarpar hacia aguas internacionales, pese a presiones de EE.UU. para prolongar la retención del barco. El superpetrolero, cargado con el crudo iraní, fue capturado el 4 de julio por la Marina Real británica en aguas españolas del estrecho de Gibraltar, bajo la sospecha de que la embarcación violaba las sanciones de la Unión Europea (UE) al transportar crudo a Siria. Las autoridades persas denunciaron la incautación como un acto de piratería.

El Tribunal Supremo de Gibraltar ordenó ayer jueves levantar la retención del petrolero, al no encontrar pruebas de que el barco descargaría el crudo iraní en Siria. La embarcación está preparada para abandonar el puerto del Peñón, a pesar de que a último minuto el Departamento de Justicia de EE.UU. pidió que continuase la retención del buque. El fiscal general de Gibraltar, no obstante, rechazó la petición de Washington por estar basada en una “serie de alegatos”. El director adjunto de la Organización de Puertos y Navegación de Irán, Yalil Eslami, informó más tarde que el tanquero se dirigirá a puertos del mar Mediterráneo, aunque no especificó la ruta.

La liberación de Grace 1 se considera un fracaso humillante para el Gobierno estadounidense y su aliado británico, que intentaban usar el caso para presionar más a Irán, especialmente, en momentos que la tensión se acrecienta en el Golfo Pérsico. “EE.UU. intentó bloquear de forma desesperada la liberación del tanquero en el último minuto, pero se enfrentó a una derrota miserable», dijo el embajador de Irán en el Reino Unido, Hamid Baidineyad, al confirmar la revocación de la retención del buque.

La captura inicial del petróleo desató una crisis diplomática entre Reino Unido e Irán, que se intensificó después de que la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán informara 19 de julio haber detenido el buque cisterna británico Stena Impero por haber violado la ley marítima internacional cuando atravesaba por el estrecho de Ormuz, situado en el Golfo Pérsico.

Más tarde, Londres anunció que se sumaba a la “coalición antiraní” de EE.UU. en Golfo Pérsico, un plan fracasado ya que no cuenta con apoyo de ni siquiera los aliados cercanos de Washington, que rechazan la oferta por temor a que esta pudiera arrastrar a la región a un conflicto militar de grandes dimensiones. Ante esta iniciativa, Teherán resalta que responderá de manera contundente y rápida a cualquier agresión contra sus aguas territoriales.

La postura que ha adoptado el Reino Unido respecto a la formación naval para el Golfo Pérsico, bajo presiones de Washington, podría afectar su gestión en la UE, especialmente en momentos en que los firmantes europeos del acuerdo nuclear de 2015 intentan salvarlo tras la salida unilateral de EE.UU. del pacto. Esto mientras el excanciller británico Jeremy Hunt confirmó recientemente que su país “no busca opciones bélicas” contra el país persa.

Teherán denuncia que la incautación de Grace 1 se produjo a petición de Estados Unidos en el marco de su objetivo de “reducir a cero” las exportaciones petroleras iraníes como parte de sus sanciones extraterritoriales contra el país persa. Las autoridades iraníes, además, han arremetido contra Londres por ser cómplice del terrorismo económico de EE.UU. y han dejado claro que, a diferencia de la “piratería” en el estrecho de Gibraltar, la detención de Stena Impero fue en resguardo de las regulaciones marítimas internacionales.

El Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, denunció el martes “la maligna piratería británica” en el estrecho de Gibraltar y aseguró que “la República Islámica de Irán y los fieles al sistema (político del país) no dejarán sin respuesta este acto perverso y responderán en el lugar y momento oportunos”.

(Fuente: Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *