El “progresista” gobierno de Portugal moviliza a los militares para intervenir como esquiroles en una huelga de transportistas

El Gobierno portugués ha decidido intervenir este lunes en la huelga de transportistas de mercancías peligrosas que está afectando al abastecimiento de combustible en el país justificándolo en que «no se están cumpliendo los servicios mínimos». Moviliza así a los militares y agentes de seguridad para conducir camiones cisterna.

El Ministro de Trabajo, Vieira da Silva informó en rueda de prensa conjunta con el Ministro de Medio Ambiente, João Pedro Matos Fernandes y el secretario de Estado de Infraestructura, Jorge Delgado, que los servicios mínimos se han establecido entre el 50 y el 100%.

Los servicios mínimos decretados son del 100% para el suministro destinado a la Red de emergencia de estaciones de servicio de emergencia, puertos, aeropuertos y aeródromos, así como para el transporte y suministro de combustibles, materiales peligrosos, medicamentos y todos los bienes esenciales destinados a hospitales, servicios médicos de emergencia o centros de salud. También para el suministro en instalaciones militares, servicios de protección civil, bomberos y fuerzas de seguridad. Para el transporte de pasajeros por carretera, por ferrocarril, fluvial, las telecomunicaciones, o los servicios de agua y energía, los servicios mínimos establecidos son del 75%. Con el 50% de servicios mínimos el suministro a estaciones de servicio regulares.

El secretario de Estado de la Presidencia del Consejo de Ministros, Tiago Antunes, anunció en rueda de prensa que la intervención se realizará de forma «proporcional», solo en las áreas donde se incumplen los servicios mínimos. En principio, será aplicada al suministro del sur del país, de la red de puestos de abastecimiento de emergencia, de los aeropuertos y de las unidades autónomas de gas natural, pero si se detectan incumplimientos en otras áreas, el Gobierno podrá ampliar el alcance de la medida.

La intervención del paro se realizará a través de la llamada «requisitoria civil», un instrumento límite para el Ejecutivo, que le permite obligar legalmente a trabajar a los huelguistas que sean necesarios para garantizar servicios básicos, con incluso penas de cárcel si se niegan. Además, permite movilizar a miembros de las Fuerzas Armadas, además de los agentes de policía y de la Guardia Nacional Republicana -cuerpo se seguridad de naturaleza militar- que desde esta tarde ya están transportando combustible.

Estos agentes de seguridad pudieron ser movilizados gracias a la alerta por emergencia energética que está en vigor desde el pasado sábado y que se extenderá hasta el 21 de agosto. Los detalles de cómo se aplicará la requisitoria civil serán concretados en dos decretos que aprobará en breve el consejo de ministros, explicó el secretario de Estado.

El primer ministro portugués, António Costa, ya había explicado al inicio de la tarde que se celebraría una reunión extraordinaria del consejo de ministros para evaluar si era necesario decretar la requisitoria civil, algo que finalmente se llevó a cabo.

Desde el sindicato de transportistas SIMM, su portavoz, Pedro Pardal Henriques, aseguró en declaraciones a la prensa que los servicios mínimos se están cumpliendo, pero que los trabajadores «simplemente están haciendo 8 horas y no las 14 o 15 que hacen habitualmente».

Por su parte, Pedro Pardal Henriques, abogado y vicepresidente del sindicato SNMMP ha afirmado que «hoy debería ser fiesta nacional, porque lo que los ministros pretenden es acabar con todos los derechos de los trabajadores», y añadió que «no vivimos en una democracia, vivimos en una dictadura». «Lo que el gobierno ha hecho con varios servicios mínimos al 100% es «anunciar que la huelga existe, pero solo de nombre». «Estas personas tienen que trabajar exactamente igual como si no estuvieran en huelga». El abogado también acusó al gobierno de estar «del lado de ANTRAM», la patronal del sector.

La huelga de los transportistas se convocó por los sindicatos de transporte de mercancías peligrosas (SNMMP) y de carga general (SIMM), por tiempo indefinido, en protesta por el incumplimiento que denuncian ha ejercido la organización patronal, Antram, del acuerdo firmado hace cuatro meses para incrementar los salarios de los trabajadores.

(Fuentes: Público / Diario de Transportes)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *