Se desinfla la Operación Pandora contra el “terrorismo anarquista”

Archivada la segunda parte de la operación Pandora contra el “terrorismo anarquista”. La Audiencia Nacional afirma que, tras ocho meses de investigación, sólo se ha probado que las nueve personas detenidas militan en colectivos anarquistas, pero no hay ni siquiera indicios de que hayan participado en la comisión de delitos.

“Los investigados asisten a determinadas reuniones, que se reúnen en sitios públicos, y que mantienen conversaciones, sin que se refiera en ninguna de ellas hechos relacionados con actividades terroristas”. Ésta es una de las conclusiones alcanzadas por el Juzgado Central de Instrucción Número 3 de la Audiencia Nacional después de ocho meses de investigación sobre las nueve personas detenidas, el 28 de octubre de 2015, en Barcelona y Manresa en el marco de la segunda fase de la operación Pandora contra el supuesto “terrorismo anarquista”. Uno de los detenidos estuvo en prisión preventiva durante varias semanas.

La titular del juzgado, la magistrada Carmen Lamena, ha decidido archivar el causa contra estas nueve personas, a las que los Mossos d’Esquadra acusaba de pertenencia a organización terrorista.

El auto señala que de cada uno de los investigados se han referido acciones pasadas ya y se ha afirmado su integración en determinados grupos anarquistas catalanas –denominados en el auto también con las siglas GAC como Grupos Anarquistas Catalanes–, “sin que se les relacione con acciones concretas constitutivas de delito”.

En cuanto a los registros realizados el día que tuvo lugar esta segunda fase de la operación Pandora, el auto apunta que “pese al tiempo transcurrido” los investigadores no han aportado aún resultado del estudio de los dispositivos informáticos y documentos intervenidos. El auto hace referencia también a la sentencia de Mónica y Francisco, en la que el tribunal descartó la teoría del “terrorismo anarquista”.

“El único resultado obtenido por los investigadores es la comprobación de que los investigados se relacionan con personas del colectivo anarquista. En los sucesivos oficios se han limitado a informar sobre sus reuniones, viajes y visitas a centros penitenciarios”, explica el auto. “Ante tan escasos resultados, estimo que no se han obtenido en el presente procedimiento datos objetivos, accesibles a terceros y verificables que puedan considerarse indicios para afirmar, ni siquiera de manera indiciaria, la participación de los investigados en los hechos que se les imputa”, continúa.

La magistrada finaliza el texto afirmando que no hay avances que permitan continuar la investigación y que el Ministerio Fiscal se ha limitado a “afirmar de manera genérica la existencia de indicios sin concreción alguna sobre persona determinada”.

La nueva fase de la Operación Pandora

Los Mossos d’Esquadra detuvieron el pasado 28 de octubre a nueve personas, acusadas de organización a banda terrorista, en una operación dirigida por la Audiencia Nacional. Un amplio dispositivo de los Mossos ha registrado desde las siete de la mañana varios locales y domicilios en los barrios de Sants, Gracia, el Clot y Sant Andreu de Palomar de la ciudad de Barcelona, ​​y en la ciudad de Manresa.

La actuación policial es por orden de la Audiencia Nacional española y sería la continuación de la operación Pandora, según confirma una nota de los Mossos d’Esquadra, que supuso la detención de diez personas y el encarcelamiento preventivo de siete de ellas el pasado mes de diciembre. Entre los inmuebles registrados está la sede el centro social la Revoltosa, en la calle Rogent del barrio del Clot, y el Ateneo Libertario de Sants, en la calle María Victoria, donde hay un despliegue de diez furgonetas de la Brigada Móvil.

Cuando trascendió la noticia, decenas de personas se han ido concentrando para mostrar su solidaridad y han cortado la calle de Sants tras una pancarta de apoyo a las detenidas. Minutos más tarde, las concentradas estaban en la calle Masnou cuando dos furgonetas de antidisturbios han llegado para proceder a un nuevo registro y han cargado contra ellas a empujones y puñetazos.

Se efectuaron registros en una vivienda de la calle Peligro del barrio de Gracia, una vivienda del barrio de Sants y a otros domicilios particulares en Sant Andreu de Palomar. Los Mossos han efectuado dos registros en el Clot y han procedido a la detención de tres personas, mientras que en Gracia son dos las personas detenidas. En la capital de la comarca del Bages se llevaron a cabo dos registros y se ha confirmado una detención. A todos los puntos, los agentes acordonan la calle e impiden la libre circulación del vecindario.

Los Mossos afirmaban en una nota emitida a los medios que todos los locales y viviendas registradas en el marco de la operación “están relacionados con integrantes de la organización GAC (Grupos Anarquistas Coordinados)”, grupo al que la policía relaciona con “atentados con artefactos explosivos e incendiarios efectuados durante el año 2012 y 2013”. En el escrito de procesamiento de la primera fase de la operación Pandora, el texto señala que estas actuaciones se limitan a lanzar bengalas, petardos y quemar contenedores.

Entre las personas detenidas se contaba un abogado y un miembro de Procés Embat. Desde esta plataforma denunciaron que la operación “se trata de la continuación de una estrategia juridicopolicial con la que se pretende construir una inexistente organización criminal como excusa para golpear a una parte de nuestra sociedad por el simple motivo de pensar y organizarse como libertarios y anticapitalistas en general”.

(Fuente: Diagonal)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *