Siria: Turquía anuncia haber alcanzado un acuerdo con EE.UU. sobre la próxima creación de una “zona segura” en el norte del país

Pese al rechazo y la condena del gobierno de Damasco, y coincidiendo con los últimos avances trascendentales en la zona de Idlib controlada por los terroristas por parte del ejército sirio, el Ministerio turco de Defensa anunció el pasado miércoles que llegó a un acuerdo con Estados Unidos para el establecimiento de una llamada “zona segura” en el norte de Siria.

El acuerdo se alcanzó tras varios meses de negociación entre Ankara y Washington sobre la creación de una “zona segura” en Siria que separe la frontera turca de localidades bajo control de milicianos kurdos de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), apoyados por EE.UU.

Una delegación militar norteamericana y oficiales turcos coincidieron en esta capital en el establecimiento de esa área que será también un supuesto “corredor de paz” para los ciudadanos sirios que se encuentren desplazados y deseen regresar a sus hogares.

Según la agencia Anadolu, la franja, de entre 30 y 40 kilómetros de ancho, será controlada por Turquía en coordinación con fuerzas estadounidenses y Ankara aseguró que las milicias kurdas en esa área serán eliminadas u obligadas a rendirse y sus posiciones destruidas. El Ministerio de Defensa turco precisó que el primer paso será el establecimiento de un Centro de Operaciones Conjuntas en Turquía para coordinar con Washington la creación de la llamada zona segura.

Mediante un comunicado conjunto publicado este miércoles, el Ministerio turco de Defensa y la embajada estadounidense en Ankara, la capital turca, han informado que ambas partes han llegado a un pacto para “establecer lo antes posible un centro conjunto de operaciones en Turquía para coordinar y gestionar el establecimiento de la ‘zona segura’ (en Siria)”.

La nota no precisa un plazo concreto para iniciar el proceso del establecimiento de la “zona segura”, y solo indica que “la primera fase de las medidas para eliminar las preocupaciones turcas de seguridad se aplicará cuanto antes”. Tampoco aclara la anchura de la franja bajo control militar turco.

Amenazas turcas contra los kurdos

El anuncio sobre el pacto alcanzado tiene lugar tres días después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazara con lanzar una nueva intervención militar en el noreste de Siria contra los milicianos kurdos, apoyados por EE.UU., ante la falta de un entendimiento en lo acordado en anteriores ocasiones con Washington sobre este asunto.

Turquía lanzará una operación militar al este del Éufrates en el norte de Siria, de lo cual ya se notificó a Rusia y EEUU, anunció el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante su intervención en la ciudad turca de Bursa. “Entraremos en el este de [río] Éufrates, como entramos en Afrín, Yarábulus y Al Bab; hemos notificado a Rusia y EEUU de ello; no podemos mantener silencio ante los ataques contra nuestro país”, anunció el presidente turco. El “pantano del terror” al este del Éufrates es la mayor amenaza para Siria, señaló.

A finales de julio, el ministro de Defensa otomán, Hulusi Akar, ya anunció el posible inicio de una nueva operación turca en el norte de Siria, si Ankara y Washington no llegan a un acuerdo sobre una zona de seguridad en la región.En diciembre pasado Erdogan, advirtió a Estados Unidos que si no retiraba a las milicias kurdas de la ciudad siria de Manbij, el Ejército turco lanzaría una operación militar contra esas facciones a las que considera vinculadas con los terroristas.

EEUU refuerza a los kurdos

EE.UU. envía un nuevo convoy compuesto por decenas de camiones y vehículos a la ciudad siria de Al-Qamishli, situada en el noreste, en la zona controlada por las milicias de las YPG, en apoyo a las fuerzas kurdas.

El convoy consiste en 200 camiones cargados de ayudas logísticas y vehículos militares pertenecientes a la llamada coalición anti-EIIL, encabezada por EE.UU., a través del cruce fronterizo de Semalka —que vincula la provincia de Al-Hasakah con la región norteña de Irak— a Al-Qamishli en apoyo a las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), según informó el martes la agencia oficial siria de noticias, SANA.

Algunos habitantes de la región nororiental denunciaron la presencia norteamericana en Al-Hasakah, y señalaron que Washington con el apoyo que ofrece a los kurdos tiene como objetivo prolongar la guerra, la inestabilidad y el caos, así como cubrir las operaciones de saqueo de la riqueza nacional llevadas a cabo por estas milicias.

También dijeron que las milicias kurdas han procedido durante los últimos meses a reprimir a los manifestantes que exigen el fin de las políticas injerencistas y la expulsión de las tropas estadounidenses y francesas del país árabe.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) informó el pasado mes de julio que la llamada coalición anti-EIIL envió otros 280 camiones de armas a las fuerzas kurdo-sirias desde Irak. También denunció que EE.UU. y sus aliados siguen armando a las fuerzas kurdas, mientras hay fracciones que proponen entrar en una guerra con Damasco para conseguir su independencia. De igual modo, el OSDH anunció que Washington ha enviado en los últimos meses más de 1730 camiones de armas, municiones y dispositivos de apoyo logístico a las FDS.

La reacción siria

El Gobierno del presidente de Siria, Bashar al-Assad, rechazó el acuerdo establecido entre Estados Unidos (EE.UU.) y Turquía, sdobre una “zona de seguridad” en territorio sirio. El pacto, que prevé la conformación de un centro de operaciones conjuntas en Turquía para coordinar con EE.UU. la creación de una Zona de Seguridad, es «flagrante violación» de los principios del Derecho Internacional y de la Carta de Naciones Unidas (ONU), aseguró una fuente de la Cancillería siria citada por la agencia estatal de noticias SANA.

«La República Árabe Siria expresa su rechazo contundente y absoluto al acuerdo anunciado por los dos ocupadores, estadounidense y turco, sobre la llamada ‘zona segura’, que representa una agresión escandalosa a la soberanía del territorio sirio», dijo la fuente. Catalogó el acuerdo turco-estadounidense solo cumple con los intereses de la «entidad de ocupación israelí» y el deseo de Turquía de ampliar sus fronteras.

Recientemente, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Siria ratificó su enérgica condena a la intervención de esos Estados en sus asuntos y aseveró que “la injerencia norteamericana busca prolongar la guerra y complicar su solución, además de dañar la unidad e integridad territorial de la República Árabe”.

Asimismo, también expresó su “rechazo categórico a cualquier tipo de entendimiento estadounidense-turco sobre la creación de una supuesta área segura en el norte de su país”. “Ese acuerdo constituye una violación flagrante de los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas”, señalaron fuentes ministeriales.

(Fuentes: SANA / Prensa Latina / Hispan TV / Al Mayadeen / teleSUR)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *