EE.UU. pretende situar misiles nucleares en Asia para amenazar a China, que responderá ampliando y desarrollando su arsenal

Tras la retirada de EEUU del Tratado de las Fuerzas Intermedias Nucleares (FNI), Mark Esper, el secretario de Defensa de EEUU, dijo que su país pronto comenzaría a desplegar misiles de mediano alcance en Asia con el objetivo evidente de amenazar a China.

Mark Esper, jefe del Pentágono norteamericano, dijo el sábado 3 de agosto que apoya el despliegue de misiles de mediano alcance en Asia”, informó Reuters. Cuando un periodista le preguntó sobre este tema, Esper dijo: “Sí, tengo la intención de hacerlo.” “Preferiría que esto se hiciera en unos pocos meses. Pero, tal cosa a menudo requiere más tiempo de lo que uno imagina”, agregó el jefe del Pentágono a los periodistas que lo acompañaron durante su visita a Sydney.

Anteriormente, Rusia y algunos expertos militares vieron la retirada de EEU del FNI como un preludio de una nueva carrera armamentista entre Washington, por un lado, y Rusia y China, por otro.

El FNI es un tratado que preveía el desmantelamiento por parte de EEUU y la URSS de una categoría de misiles con cargas nucleares o convencionales. Firmado el 8 de diciembre de 1987 en Washington por el presidente de EEUU, Ronald Reagan, y el secretario general del Comité Central del PCUS, Mijail Gorbachev, fue ratificado por el Senado de EEUU el 27 de mayo de 1988 y por la URSS al día siguiente. Entró en vigor el 1 de junio del mismo año. Pero Washington desde entonces ha violado este tratado muchas veces.

El despliegue de misiles de EEUU forma parte de la estrategia en vigor, que busca cercar a China mediante un sistema de alianzas -con países como Japón y Australia- y llevar a cabo un despliegue naval y aéreo masivo en la región del Pacífico, considerada el futuro núcleo de la economía mundial. Asia es la región de más rápido crecimiento económico del mundo y China, que ocupará en breve la posición de primera potencia económica mundial, está en el centro de tal sistema. La intención de Washington de amenazar a China busca, de hecho, dañar este sistema, que ha creado prosperidad para Asia y el mundo, indican los medios chinos.

Este anuncio del despliegue de misiles nucleares en Asia sigue a la fuerte escalada en las medidas de guerra comercial adoptadas por la administracion Trump contra China.

Reacción de China

China, por su parte, ha repudiado el abandono por EEUU del FNI. “China se opone a tales acciones”, dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying. Ella acusó a Washington de buscar “la superioridad en armas nucleares” y advirtió que esta política “afectará a la estabilidad y socavará el equilibrio global de poder”. También señaló que “el despliegue de misiles de alcance intermedio en Asia llevará a una intensa carrera de armamentos en la región”.

Hay que señalar que esta medida afecta igualmente a China, Rusia y Corea del Norte y provocará una respuesta de estos tres países. En este sentido, cualquier nación asiática que acepte el despliegue de misiles estadounidense en su suelo se convertirá en objetivo de los mismos.

Según la publicación china Global Times, EEUU probablemente intentará convencer a Japón y Corea del Sur a que acepten albergar a tales misiles, pero estos dos países tendrían mucho que perder desafiando a China y Rusia, que están entre sus principales socios comerciales. De este modo, las tensiones por causa del despliegue de misiles nucleares sería extremadamente perjudicial para Tokio y Seúl.

Una de las medidas que China y Rusia pueden tomar es promover un acercamiento a Corea del Norte, un país que puede causar por sí solo daños decisivos a los japoneses y surcoreanos en caso de conflicto. Todo ello apunta a la necesidad de que Tokio y Seúl rechacen los intentos de Washington de sumergirles en una carrera de armamentos que solo puede tener consecuencias nefastas para ellos, señala Global Times.

Por otro lado, China va a responder ampliando y desarrollando su propio arsenal nuclear tanto estratégico como de rango intermedio. La economía de China es ahora lo suficientemente fuerte como para sostener un fuerte incremento de su presupuesto de defensa y desarrollar un gran arsenal nuclear, lo que dañará los intereses de EEUU a medio y largo plazo.

Otra consecuencia indeseada para Washington es su despliegue de misiles en Asia que obligará a China y Rusia a reforzar aún más su coordinación estratégica y su alianza política y militar, que puede hacer frente de manera efectiva a EEUU y sus planes hegemónicos en Asia y el mundo.

(Fuente: Al Manar)

China advierte Estados Unidos contra el despliegue de misiles en Asia

Un funcionario del ministerio de Asuntos Exteriores de China declaró este martes que Pekín no se quedará de brazos cruzados y se verá obligada a tomar contramedidas si Washington despliega misiles de medio alcance en Asia, informó Reuters.

Al gigante asiático le inquietan los planes de la Casa Blanca de desarrollar misiles terrestres de alcance medio y, en particular, su posible colocación en la cuenca del Pacífico. Por ello, Pekín exhorta a Corea del Sur, Japón y Australia a no permitir que EE.UU. despliegue sus misiles de alcance medio en sus respectivos territorios.

Por otro lado, la Cancillería china asegura que Washington acusa a Moscú de violar el Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés) con el objetivo de abandonar dicho acuerdo y «tener las manos libres» para el desarrollo de nuevas armas.

Pekín no quiere misiles de EE.UU. en la región

China anunció el pasado martes su desacuerdo con la creación de una nueva estructura para reemplazar el tratado INF, alegando «una serie de complejas dificultades de naturaleza política, militar y legal» y argumentando que «no tendría ningún peso».

Tres días después de la suspensión efectiva de dicho acuerdo, el Pentágono anunció su intención de desarrollar misiles «terrestres convencionales» previamente prohibidos por el INF. Asimismo, desde Washington dijeron que les gustaría desplegar «más pronto que tarde» misiles convencionales de alcance intermedio en el continente asiático, aunque no precisó la localización.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, señaló el pasado domingo que el fin del tratado INF constituye una amenaza a la seguridad global y llamó a Washington y a Moscú a pactar un nuevo acuerdo lo antes posible.

Cruce de acusaciones

El Tratado INF fue firmado en 1987 entre la URSS y EE.UU. con el objetivo de eliminar en Europa los misiles balísticos y de crucero con base en tierra que tuvieran un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros, tanto nucleares como convencionales.

Washington abandonó el pacto en febrero alegando que Rusia había estado desarrollando en secreto misiles de alcance intermedio; en particular, unos proyectiles que, supuestamente, pueden ser disparados desde los sistemas de lanzamiento táctico-operacional Iskander-M, desplegados a lo largo de la frontera occidental rusa.

Moscú niega esas acusaciones, asegura haber cumplido con su parte del acuerdo, y acusa a Washington de haber incumplido el tratado al instalar en Europa lanzadores antimisiles Aegis Ashore, que pueden emplearse para disparar misiles de crucero y efectuar otros lanzamientos balísticos prohibidos en el INF.

Se trata de una «política sistemática», estima el analista político Carlos Alberto Pereyra Mele en un comentario concedido a RT. El despliegue de misiles «forma parte de un proyecto» que busca «impedir que China desarrolle su nuevo Cinturón y Ruta de la Seda» y también abocarla a «una carrera armamentística que le impida desarrollar otras áreas económicas».

(Fuente: Russia Today – RT)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *