Los alumnos andaluces de Primaria darán clase de «oratoria» sin haberse formado a los profesores ni conocerse los contenidos

A partir del próximo curso, estudiantes de Primaria de toda Andalucía darán media hora de oratoria para, supuestamente, aprender a hablar bien en público. Así se contempla en una instrucción para Primaria de la Consejería de Educación publicada a finales de junio.

Esta actividad de oratoria se incluirá dentro de la asignatura de Lengua y presenta, en principio un problema, y es que, tal y como apunta ABC, aunque la iniciativa instaba a la Consejería de Educación a dotar al profesorado de la formación necesaria para incorporar esta metodología a su práctica docente, apenas ha habido tiempo para ponerla en marcha y que docentes de los centros educativos reciban las pautas precisas para ofrecer al alumnado esta clase.

Además, tampoco se ha facilitado una guía de contenidos que los docentes puedan utilizar ni hay, de momento, un plan de formación previsto para dotarles de herramientas para enseñar a los niños a identificar y exponer ideas potentes, como detallan desde El País.

Francisco Luis Martínez, presidente de Educación y Gestión en Málaga, afirma a ABC que “nos preocupa que nos coja sin la preparación suficiente; en general los docentes están bien preparados pero el profesorado debería tener unas horas de formación“.

Estas clases de oratoria se darán en todos los niveles de Primaria, de primero a sexto, y se prevé que se aplique también a Secundaria en el curso 2020/2021.

El Partido Popular en Andalucía defendía hace escasas semanas en la Comisión de Educación y Deporte del Parlamento andaluz una proposición no de ley en la que se instaba a la Junta a fomentar entre el alumnado de los centros educativos andaluces torneos y competiciones de oratoria y debate, y a formar al profesorado en esta materia.

Para el Grupo Popular, la capacidad de hablar bien en público es, “sin duda, una de las más importantes habilidades que deben aprender nuestros alumnos, ya que se trata de una de las asignaturas pendientes de nuestro sistema educativo”.

A esto se suma que, en los últimos años, se ha puesto de moda la participación en torneos y competiciones de debate, así como en otras actividades, como simulaciones de instituciones, que ofrecen al alumnado diferentes experiencias enriquecedoras, tanto por el aprendizaje que suponen como por la experiencia de interacción y convivencia con otros jóvenes con los que comparten inquietudes.

(Fuente: La Voz del Sur)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *