6 de cada 10 policías votan al denominado “Vox policial”. La candidatura de Juspol logra el 58,4% de votos al Consejo de la Policía

Las recientes elecciones al Consejo de la Policía han estado marcadas por el meteórico ascenso de “Justicia Policial” (Jupol), la candidatura impulsada por la asociación Justicia Salarial Policial (Jusapol). El conocido como “Vox policial” se ha llevado, con una amplia ventaja, la primera posición.

No usaremos en este artículo los términos “sindicato” ni “elecciones sindicales”, como se refieren la mayor parte de los medios, pues consideramos que estas instituciones lo son de la clase trabajadora y el movimiento obrero, en cuyas filas no contamos a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o los funcionarios de prisiones.

Con una alta participación del 72,7% de los 66.700 policías nacionales llamados a votar, Jupol se ha llevado nada menos que el 58,4% de los votos y 8 de los 14 puestos del Consejo. Un dato relevante del apoyo de más de la mitad de los policías nacionales que han participado a la lista que representaba la voz más “ultra” dentro del cuerpo. En las prisiones no ha obtenido tampoco un resultado menor, se queda como tercera fuerza bajo la marca Tu Abandono Me Puede Matar.

Esto no quiere decir que las otras candidaturas – impulsadas entre otros por el llamado Sindicato Unificado de Policía, la Confederación Española de Policía y la Unión Federal de Policía – no sean también asociaciones reaccionarias. Todos sin distinción defienden los intereses corporativos de este cuerpo policial y han defendido todas y cada una de sus actuaciones relevantes como el “a por ellos” del 1-O, las cargas contra manifestaciones o la cuestionada labor que desarrollan en fronteras como la de Ceuta y Melilla. Sin embargo, la victoria de Jupol es un indicativo de que los aires reaccionarios que propulsaron la emergencia y ascenso de Vox hace unos meses, tienen su vanguardia justamente en el principal cuerpo policial de todo el Estado.

Jusapol es una asociación nacida en el verano de 2017 con la reivindicación de que los cuerpos policiales directamente dependientes del ministerio de Interior tuvieran las mismas retribuciones que las policías autonómicas. Pero más allá de esta reivindicación corporativa, Jusapol ha hecho su particular carrera convirtiéndose en la asociación “ariete” contra el independentismo catalán. A pesar de que su reivindicación salarial está dirigida al ministerio del Interior, con sede en el madrileño paseo de la Castellana, tras el “otoño catalán” han tomado Barcelona como lugar predilecto para la realización de sus manifestaciones.

La primera, el 20 de enero de 2018, la realizaron con el 155 en activo y la reciente derrota del constitucionalismo en sus elecciones del 21D. Una movilización que se adelantó en un año a la “foto de Colón”. En su cabecera destacan entre otros García Albiol del PP, Arrimadas y Rivera de Cs y Ortega Smith de Vox. Aquel día lo que se vivió en plena Vía Laietana fue toda una exaltación del nacionalismo español más ultra, con gritos de “Puigdemont a prisión” o cánticos de “a por ellos” en claro apoyo a los agentes de la Operación Copérnico -los “piolinies”- que habían reprimido brutalmente el referéndum del 1-O.

La segunda fue en el 29 de septiembre de ese mismo año, en la víspera del primer aniversario del 1-O. Convocada frente a la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Barcelona, la reivindicación salarial quedó totalmente subordinada a la exaltación y el homenaje expreso a los agentes que intervinieron en los colegios electorales un año atrás, de los que varias decenas están siendo juzgados por aquellos hechos.

En los últimos meses, al menos desde la campaña electoral en las andaluzas, Jusapol parece ya haberse decidido sobre cuál de las “tres derechas” es su preferida. Hasta ese momento su vinculación con Cs había sido aireada por varios medios de comunicación, e incluso varios de sus dirigentes reconocieron a Público que habían recibido ayuda de este partido para la organización de la primera movilización a Barcelona, que requirió de decenas de autobuses desde todo el Estado.

Pero en las andaluzas realizaron el viraje parece que definitivo. Entonces esta plataforma dio un respaldo fundamental a la campaña de Vox en Andalucía, donde presumían de que entre miembros de los distintos cuerpos policiales, familiares, amigos y simpatizantes sumaban 400.000 personas.

Miembros de Jusapol, como el policía y chirigotero Jesús Manuel Selma, el youtuber Jandro Lion, o el ultraderechista Alfredo Perdiguero, hicieron campaña abiertamente por la formación de Abascal. Éste ha seguido dirigiéndose a los miembros de la Policía Nacional y la Guardia Civil como un privilegiado caladero de votos. Para las generales cinco de sus cabezas de lista eran policías o guardias civiles y no ha dudado en posar incluso con camisetas de Jusapol.

A día de hoy no hay estudios sobre qué porcentaje de los miembros de los cuerpos policiales es parte de la cantera electoral de la ultraderecha. Sí que tenemos algunos botones de muestra significativos, como el del la sección censal del palacio de la Zarzuela. De los 442 votos emitidos, Vox se quedó con la primera plaza con 166, seguido del PP con 96. Todo apunta a que lo visto en estas elecciones al Consejo de la Policía no se diferenciaría mucho.

Como era de esperar, la ola reaccionaria que recorre el Estado español desde el “a por ellos”, la represión del 1-O, el discurso de Felipe VI dos días más tardes y el golpe del 155, encuentra en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado uno de sus más firmes bastiones.

(Fuente: Izquierda Diario)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *