Egipto: El hijo del expresidente Mohamed Morsi acusa al Ministro del Interior, oficiales de seguridad y jueces de matar a su padre

Abdullah Morsi, hijo menor de Mohamed Morsi, ex presidente egipcio fallecido el pasado lunes después de seis años de prisión (a la derecha junto a su hermana en foto adjunta) su hermana, Shaimaa, ha acusado a varios funcionarios de seguridad y jueces de matar a su padre en tweets publicados el viernes.
En un tweet el jueves, Abdullah Morsi identificó varias figuras, entre ellas el actual ministro del Interior, Mahmoud Tawfiq, su predecesor, Majdi Abdel Ghaffar, y Mohammed Shereen Fahmy, el juez que supervisó la sesión final de la corte de su padre, como “cómplices” en el “asesinato del márti Morsi”. También incluye a Shaaban Shami, jefe del Tribunal Penal del Norte de El Cairo, y a Ahmed Sabri, un juez que condenó a Morsi en 2015 a 20 años de prisión, y al fiscal general y jefe de servicios de inteligencia general del país a quien no nombra.

“Nos encontraremos en la presencia de Dios y, en su presencia, los adversarios se encontrarán”, escribió Abdullah en Twitter. Morsi se derrumbó en un juzgado el lunes por la tarde, seis años después de ser encarcelado tras el golpe militar de julio de 2013 que llevó al actual presidente Abdel Fattah el-Sisi al poder.

Mursi, de 67 años y aquejado de varias enfermedades, había estado recluido en régimen de aislamiento durante 23 horas al día, durmiendo sobre un suelo de cemento, según un panel de parlamentarios británicos y abogados internacionales que advirtieron el año pasado que Morsi podría morir prematuramente como resultado de un tratamiento médico inadecuado.

Según los informes, Abdullah fue detenido brevemente en El Cairo el pasado octubre por difundir noticias falsas después de decirle a Associated Press en una entrevista que la salud de su padre se había deteriorado como resultado de las condiciones en las que estaba recluido.

El lunes, poco antes de que se derrumbase, Morsi le pidió a un juez que le permitiera compartir secretos de estado que, según dijo, había ocultado a su abogado, según un informe del MEE. Morsi dijo que necesitaba hablar en una sesión a puerta cerrada para revelar la información, una solicitud que el presidente depuesto había apelado en repetidas ocasiones en el pasado, pero nunca fue concedida. Mientras Morsi hablaba, el juez lo interrumpió y le preguntó al hombre encadenado si iba a comenzar a predicar.

Las autoridades egipcias se negaron a permitir que la familia de Morsi lo enterrara en su provincia natal de Sharqiya, en el Delta del Nilo. En cambio, fue enterrado junto a otras figuras importantes de los Hermanos Musulmanes en El Cairo, bajo fuerte seguridad. “Lavamos su noble cuerpo en el hospital de la prisión de Tora, leímos oraciones por él en el hospital de la prisión… y el entierro se realizó según las guías espirituales de los Hermanos Musulmanes”, escribió otro hijo, Ahmed, en Facebook.

La oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas pidió el martes una investigación independiente sobre la muerte de Morsi debido a preocupaciones sobre las condiciones de la detención de Morsi y su prolongado aislamiento. “La investigación debe ser llevada a cabo por una autoridad judicial u otra autoridad competente que sea independiente de la autoridad de detención y tenga el mandato de realizar investigaciones rápidas, imparciales y efectivas sobre las circunstancias y las causas de su muerte”, dijo el portavoz de derechos humanos de la ONU, Rupert Colville en una declaración.

En un comunicado emitido el miércoles, se dijo que el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto, Ahmed Hafez, denunció lo que describió como “intentos deliberados de la ONU de politizar una muerte natural”.

Los miembros de la oposición egipcia en Estambul respondieron a la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores diciendo que la muerte de Morsi “despertó muchas sospechas sobre la naturaleza de a lo que había estado expuesto” y respaldó el llamamiento a una investigación internacional.

(Fuente: Monitor de Oriente)

‘Mursi estuvo sin primeros auxilios durante 20 minutos en corte’

Los guardias del juzgado ante el que comparecía el difunto expresidente egipcio no le proveyeron a tiempo de los primeros auxilios, informa un diario británico. “Los guardias de la prisión supuestamente dejaron a la persona, de 67 años, ‘desplomada en el suelo’ en la sala del tribunal durante más de 20 minutos, a pesar de que otros acusados pidieron ayuda”, ha informado este miércoles el diario británico The Independent sobre las circunstancias que rodearon el deceso del expresidente egipcio Muhamad Mursi, citando a algunos amigos y colegas del fallecido.

El artículo señala, en este sentido, que en medio de las acusaciones contra el Gobierno egipcio de que la muerte de Mursi fue deliberada y supone un asesinato, la Justicia del país árabe ha negado las imputaciones y argumentado que el exjefe de Estado “fue trasladado de inmediato a un hospital”, donde, más tarde, fue declarado muerto.

Mursi, una figura prominente del movimiento Hermanos Musulmanes (HHMM), fue derrocado por los militares en 2013, tras una serie de protestas masivas y populares contra su Ejecutivo. El político estaba cumpliendo una pena de siete años de prisión por “haber falsificado la inscripción de su candidatura para las elecciones presidenciales de 2012”.

La ONU pide investigación ‘rápida’ sobre muerte ‘repentina’ de Mursi

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) pide una investigación “rápida” e “independiente” sobre la “repentina” muerte del expresidente egipcio Muhamad Mursi.
“A cualquier muerte repentina en custodia debe seguirle una investigación rápida, imparcial, exhaustiva y transparente llevada a cabo por un órgano independiente para esclarecer la causa de la muerte”, ha dicho Rupert Colville, el portavoz de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en un comunicado publicado este martes.

Colville ha declarado que las autoridades egipcias son responsables de la muerte de Mursi, ya que el expresidente estaba bajo custodia del Gobierno del país africano. Según el portavoz de Bachelet, las condiciones de detención de Mursi eran preocupantes por la forma en la que tenía acceso a médicos, sus abogados y su familia. “Parece que estuvo bajo un confinamiento en solitario prolongado”, ha denunciado.

El deceso de Mursi fue sospechoso. La organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) y el movimiento Hermanos Musulmanes (HHMM) responsabilizan al Gobierno de Egipto de la “muerte lenta y deliberada” del exmandatario. Las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior de Egipto han anunciado el estado de máxima alerta en el país después del fallecimiento de esta prominente figura política.

Mursi, primer presidente elegido democráticamente en Egipto en 2012, fue derrocado el 3 de julio de 2013 en un golpe de Estado militar encabezado por el actual presidente, Abdel Fatah al-Sisi. Luego, fue condenado a muerte, a cadena perpetua y a 20 años de cárcel en tres procesos judiciales distintos. El político estaba cumpliendo una sentencia de siete años de prisión por haber falsificado la inscripción de su candidatura para las elecciones presidenciales de 2012.

El actual Gobierno egipcio ha sido acusado reiteradamente por grupos pro derechos humanos y activistas de limitar las libertades públicas y reprimir a la oposición. Un informe, publicado en mayo por Al Jaliy Al Yadid, organización árabe de derechos humanos con sede en el Reino Unido, señala que desde 2013 más de 760 personas han muerto en las cárceles de Al-Sisi.

(Fuente: Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *