Egipto: Antes de morir Morsi reveló la existencia de un maletín secreto con pruebas de su inocencia y que implicaban a Al Sisi

Momentos antes de su muerte, el ex presidente egipcio Mohamed Morsi reveló la existencia de un maletín secreto que contenía pruebas de su inocencia y estipuló que solo hablaría de este maletín en una sesión confidencial en presencia del hombre que dirigió el golpe contra él, el actual presidente Abdel Fattah Al-Sisi.

Según los familiares de los detenidos que asistieron al juicio de Morsi, sus últimas palabras antes de su muerte en prisión el lunes por la noche fueron sobre un maletín con pruebas que rechazan la acusación de traición contra él y muestra a los egipcios que les traicionaron y que defendieron sus derechos.

Según fuentes de derechos humanos que participaron en las sesiones anteriores del juicio de Morsi, previamente había exigido celebrar una reunión secreta en presencia de Al-Sisi, el ex ministro de Defensa Mohamed Hussein Tantawi y el ex jefe del Estado Mayor General, Sami Anan, para hablar de información importante que amenaza la seguridad nacional egipcia. Sin embargo, los órganos judiciales que investigaban estos casos rechazaron la solicitud del difunto presidente en varias ocasiones.

Participación de Al-Sisi en asesinatos de manifestantes

Líderes de los Hermanos Musulmanes y otros del Partido por la Libertad y la Justicia, quienes estuvieron cerca del presidente Morsi durante su gobierno, revelaron a Arabi21 que parte de la información que contiene el maletín está relacionada con la participación de Al-Sisi en los asesinatos de manifestantes durante la revolución del 25 de enero de 2011. Además, esta información fue tal como lo reveló anteriormente el informe de la Comisión sobre la Investigación de los acontecimientos de la revolución que Morsi formó durante su gobierno.

Los líderes, hablando bajo condición de anonimato, confirmaron que esta Comisión entregó una copia única de un informe a Morsi, quien a su vez lo entregó a la Fiscalía Revolucionaria, una unidad que había formado para investigar de nuevo los casos relacionados con el asesinato de manifestantes después de que el ex presidente Hosni Mubarak fuera condenado a trabajos forzados en su juicio.

Las mismas fuentes agregaron que el informe preparado por el asesor Omar Marwan, el jefe de la Comisión en ese momento, y el ministro de los Consejos Parlamentarios en el gobierno de Sherif Ismail durante el gobierno de Al-Sisi, habían desaparecido. Sin embargo, sabían que los informes demostraban que Al-Sisi era responsable de matar a los manifestantes mediante el uso de equipos de francotiradores en los tejados de los edificios cercanos a la Plaza Tahrir, y en el tejado del Ramses Hilton Hotel con vista a la Plaza Abdel Moneim Riad, adyacente a la Plaza Tahrir.

Las fuentes señalaron que durante los últimos días del gobierno del presidente Morsi, hubo un enfrentamiento entre él y el ministro de Defensa Abdel Fattah Al-Sisi. Esto ocurrió después de que Morsi diera a entender que Al-Sisi no había liberado a siete reclutas que habían sido secuestrados en la ciudad de Rafah en el Sinaí, y los servicios de seguridad identificaron la negativa de Al-Sisi a ordenar al ejército que apoyara a las fuerzas policiales en atacar el escondite de los secuestradores. De acuerdo con la información obtenida por Arabi21, Al-Sisi se había negado a proporcionar apoyo a las fuerzas policiales para entrar al Monte Helal.

Las fuentes confirman que cuando Al-Sisi no pudo evitar la solicitud de Morsi, argumentó que hay un tratado de paz con Israel que no permite que las tropas egipcias o aviones militares entren en los lugares donde se esconden los secuestradores. Después de que Morsi insistió en que Al-Sisi cumpliera sus órdenes, este último le pidió a Morsi que emitiera un discurso oficial y preparara un plan de guerra y un mapa de operaciones militares para llevar a cabo la misión.

Las fuentes explicaron que Al-Sisi lo había exigido porque pensaba que Morsi no estaría de acuerdo. Sorprendente y contrariamente a las expectativas de Al-Sisi, Morsi exigió que la orden de la guerra y los mapas de operaciones se firmaran de inmediato. Esto efectivamente había sucedido, pero la sorpresa fue que los rehenes fueron liberados varias horas después sin la detención de los secuestradores.

Las mismas fuentes agregaron que este incidente despertó las sospechas de Morsi sobre la participación de Al-Sisi en el asesinato de 16 tropas egipcias en el puesto de control en las fronteras egipcias con la Palestina ocupada antes del ayuno en Ramadán, el 5 de agosto de 2012. Este incidente condujo al despido del director de la Inteligencia egipcia Murad Muwafi, el ministro de Defensa Tantawi, el jefe del Estado Mayor Anan y varios altos funcionarios del Ministerio de Defensa, incluido el jefe de la policía militar, así como los directores de seguridad del norte y sur del Sinaí.

Morsi fue “víctima de la tiranía”

El periódico libanés al-Akhbar acusó al gobierno egipcio de asesinar al ex-presidente Mohamed Morsi, tras derrumbarse en un tribunal de El Cairo el lunes. “Mohamed Morsi fue asesinado. Esto es lo que sugieren los acontecimientos de ayer, independientemente de lo que los círculos de poder hayan escrito en sus declaraciones”, escribió Al-Akhbar en un artículo acompañado del titular: “La víctima de la tiranía”.

“Dentro de la sala de audiencias, donde los que deberían haber estado presentes han escapado, a saber, Muhammad Hosni Mubarak, sus hijos, sus amigos del régimen, sus ministros y los líderes de sus servicios de seguridad … el primer presidente electo en Egipto cayó, cerrando el telón en un juicio que estaba más cerca de una lenta ejecución”, dijo el periódico.

“Morsi murió, dejando atrás un legado de secretos que no fueron revelados hasta su muerte. No pudo grabar y documentarlos, teniendo en cuenta que el jefe de la corte en la que estaba siendo juzgado llevaba meses sin poder grabar videos.”

Al-Akhbar dijo que la muerte de Morsi fue una sorpresa, pero que las circunstancias de los últimos años, como los problemas de salud y los malos tratos del ex-presidente, habían allanado el camino para su muerte. Morsi estaba “pálido y demacrado en más de una sesión de la corte”, anotó el documento.

La repentina muerte de Morsi ha generado dudas y ha llevado a los analistas a especular que fue “un asesinato deliberado”, según el periódico electrónico Arabi21. Un analista político egipcio, que prefirió permanecer en el anonimato, dijo a Arabi21 que hay dos señales que sugieren que Morsi fue atacado deliberadamente.

La primera es que el 7 de mayo, Morsi dijo durante una sesión en el tribunal que “su vida corría peligro”. La segunda es que, según el analista egipcio, Morsi no murió dentro de la sala de audiencias; sino que se derrumbó allí y luego fue trasladado al hospital. Esto lleva al analista a creer que el ex-presidente fue probablemente asesinado en el hospital. En una declaración el lunes, el fiscal dijo que Morsi fue declarado muerto a su llegada al hospital, a las 4.50 pm hora local.

(Fuente: Monitor de Oriente)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *