El Ministro del Interior de Reino Unido anuncia que ha firmado la solicitud norteamericana para la extradición de Julian Assange a EEUU (vídeos)

El Ministro del Interior británico, Sajid Javid, uno de los candidatos a sustituir a May en el liderazgo de los Conservadores, ha firmado el pedido del Departamento de Justicia EE.UU. para la extradición de Julian Assange, ha anunciado el oficial en la emisión Today Programme de BBC Radio 4. «Hay una solicitud de extradición de Estados Unidos que se presentará ante los tribunales mañana, pero ayer firmé la orden de extradición y la certifiqué», declaró el ministro en el programa.

Sajid Javid hizo hincapié en que «es una decisión para los tribunales en última instancia». Al mismo tiempo, agregó que «hay una parte muy importante para el secretario del Interior» en este asunto, y que él quiere «que se haga justicia en todo momento». «Tuvimos una solicitud de extradición legítima, así que la firmé. Pero la decisión final es ahora con los tribunales», recalcó.

Actualmente, el fundador de WikiLeaks se encuentra preso en la cárcel de Belmarsh, en el sudeste de Londres. La Corte de la Corona de Southwark lo condenó a 50 semanas de reclusión por las presuntas violaciones de los términos de libertad condicional que cometió tras asilarse en la Embajada de Ecuador en Londres.

Para este viernes está programada una audiencia en relación con la solicitud de EE.UU. respecto a Assange. El periodista estaba enfermo y no pudo comparecer por medio de videoconferencia en la audiencia en el Tribunal de Magistrados de Westminster de Londres el mes pasado, por lo que el hecho fue aplazado. Dependiendo de su estado de salud, que ha sufrido un deterioro, la audiencia podría tener lugar en la prisión de Belmarsh, informa The Guardian.

Promesa incumplida sobre su no extradición

El pasado 11 de abril, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dijo haber puesto como condición específica para el arresto del fundador de WikiLeaks que no fuese entregado a un país «en el que pueda sufrir torturas o pena de muerte». «Solicité a Gran Bretaña la garantía de que el señor Assange no sería entregado en extradición a un país en el que pueda sufrir torturas o pena de muerte», aseveró Moreno.

Sin embargo, al realizarse el arresto del periodista, su abogado en Ecuador, Carlos Poveda, aseguró que no daban «ninguna credibilidad» a esta condición específica. «No ha sido oficializado, no ha sido ni siquiera exhibido [un documento] a los medios de comunicación», explicó Poveda a RT.

Assange llevaba refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres desde junio de 2012, cuando Quito le proporcionó asilo político para evitar que fuese extraditado a Suecia. El 11 de abril, el activista australiano fue despojado de su asilo diplomático y arrestado por las autoridades británicas.

Justo después del arresto del activista, Washington anunció una acusación criminal en su contra por presunta conspiración, y el pasado 23 de mayo le imputó 17 nuevos cargos que incluyen, entre otros, la violación de la Ley de Espionaje. De ser encontrado culpable de estas acusaciones, y en caso de que fuera extraditado al país norteamericano, el activista podría enfrentar hasta 175 años tras las rejas.

Julian Assange sufre «torturas psicológicas» y no debe ser extraditado a EE.UU.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha sido sometido a torturas psicológicas, según afirma el relator especial de la ONU sobre tortura, Nils Melzer, informa Reuters. Melzer, que visitó a Assange a primeros de mayo, concluye que el fundador de WikiLeaks «muestra todos los síntomas de una persona expuesta a un maltrato psicológico prolongado, incluso estrés extremo, ansiedad crónica y trauma psicológico intenso».

«El señor Assange ha sido expuesto durante varios años a formas progresivamente severas de trato o castigo cruel, inhumano o degradante, cuyos efectos acumulativos sólo pueden describirse como tortura psicológica», asegura Melzer. El relator especial de la ONU sobre tortura también acusó a Reino Unido, EE.UU., Suecia y Ecuador por su «incesante y desenfrenada campaña de acoso público, intimidación y difamación» en contra de Assange.

Según Melzer, Assange no debe ser extraditado a EE.UU. porque sus derechos podrían verse gravemente conculcados. «Mi preocupación más urgente es que, en EE.UU. el señor Assange quedaría expuesto al riesgo real de graves violaciones de sus derechos humanos, incluida la libertad de expresión, el derecho a un juicio justo, así como la prohibición de la tortura y otros tratos crueles, castigos inhumanos o degradantes», concluyó Melzer.

Asimismo, criticó la gestión del caso, después de que Assange fuera detenido por la Policía británica en abril. «Me sorprendió, por ejemplo, ver que el día en que fue arrestado fue llevado inmediatamente a la corte después de pasar seis años en la Embajada y luego fue condenado. En un estado de derecho normal, se esperaría que a alguien que es arrestado se le dieran al menos un par de semanas para preparar su defensa», comentó el relator especial de la ONU, según The Guardian.

El pasado 29 de mayo Assange fue trasladado al área de salud de la prisión británica de Belmarsh, donde permanece recluido desde el pasado 12 de abril, a la espera de una posible extradición a EE.UU. La salud de Assange ya se había «deteriorado significativamente» durante los casi siete años que pasó dentro de la Embajada de Ecuador en Londres, y continuó empeorando durante las siete semanas que pasó en Belmarsh, denunció WikiLeaks en un comunicado. «Ha perdido pesode manera dramática; la decisión de trasladarlo al área de salud habla por sí misma», agregó la organización.

WikiLeaks cuestionó el trato que ha dado Reino Unido a Assange desde su arresto, argumentando que genera muchas dudas para «una nación que respeta los derechos humanos».

Hace unos días, Assange afirmó a través de una carta que se ve imposibilitado de ejercer su defensa en prisión ante los intentos de EE.UU. de conseguir su extradición y posiblemente su muerte. En el texto, escrito a mano el pasado 13 de mayo y enviado al periodista independiente británico Gordon Dimmack, el activista australiano hizo un llamado a que todos los que compartan sus ideales luchen «hasta el día en que sea libre».

«Estoy indefenso y cuento con usted y con otras personas de buen carácter para que salven mi vida», indicó Assange, lamentando que los días en los que podía organizar su defensa quedaron atrás. «Todos los demás deben tomar mi lugar», añadió.

(Fuente: Russia Today – RT)

Vídeos:

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *