Cuatro meses después del inicio, el juicio político al procés catalán queda visto para sentencia. Últimas palabras de los presos (vídeos)

Cuatro meses después del inicio del juicio político al procés, el caso ha quedado visto para sentencia. Atrás quedan más de 450 testimonios, tres días de imágenes y grandes alegatos para hacer caer la violencia y argumentos hilarantes sobre golpes de estado. El juicio ha acabado ayer como empezó, con las intervenciones de los 12 procesados apelando a su inocencia y repitiendo ante el tribunal su condición de presos políticos.

Empieza ahora la deliberación del tribunal presidido por Manuel Marchena. No se espera una sentencia antes del verano. Tampoco se espera que acaben dejando en libertad a los presos mientras no se hace pública la resolución de la sala. Una resolución que no admitirá recursos y que si se quiere revisar se tendrá que llevar a Europa.

La fiscalía mantiene la petición inicial de penas: 25 años de prisión para Oriol Junqueras y 17 para Carme Forcadell y Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. 16 años para Jordi Turull, Joaquim Forn, Raül Romeva, Dolors Bassa, Josep Rull y 7 años para Meritxell Borràs, Carles Mundó y Santi Vila.

La Abogacía del Estado también se ha reafirmado en su acusación por sedición para la cúpula del procés y ha mantenido su petición inicial de 12 años de prisión para el vicepresident Oriol Junqueras, a quien también imputa malversación; 10 para la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y 8 para Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

Por otra parte, la acusación popular ―ejercida por Vox― mantiene también las mismas peticiones iniciales (de hasta 74 años) pero hace una excepción con el exconseller Santi Vila, que dimitió el día antes de la declaración de independencia. Le retira la acusación por organización criminal y malversación y sólo pide desobediencia, que no comporta prisión.

Las defensas han pedido la absolución en unos informes finales que han puesto de manifiesto la falta de pruebas de los delitos imputados y la torpe instrucción de la fiscalía.

Última palabra de los encausados

Junqueras: «Votar o defender la república desde un parlamento no puede ser delito»

«Votar o defender la república desde un parlamento no puede ser delito». Así lo ha defendido Oriol Junqueras en su intervención final en el juicio al procés, donde también ha pedido devolver la cuestión catalana a la «política» y ha recordado su voluntad de «diálogo» y su compromiso con «la bondad y el respeto a la condición humana». «Lo mejor para Catalunya, para España y para todos sería devolver la cuestión a la política, de donde nunca tendría que haber salido», ha defendido.

En una intervención que ha durado poco más de tres minutos, a pesar de tener derecho a hacer 15, Junqueras ha defendido sus convicciones republicanas y su «voluntad de servicio y de ser útil». En este sentido, ha reivindicado que siempre ha evitado «la mala política que niega la negociación y el acuerdo» y ha pedido «volver al terreno del diálogo».

Romeva: «En este banco no solo estamos 12 personas; están más de 2 millones»

«No han podido aportar ni una sola prueba que demuestre por qué estamos aquí. Ni una. Cero». Raül Romeva ha dedicado sus últimas palabras a poner de relieve el odio que ha movido el proceso judicial y la falta de pruebas. «En este banco no sólo estamos 12 personas; están más de 2 millones. Estas personas no cambiarán su opinión en función lo que pase en el juicio», ha encarado en la parte final.

«Apelamos a todos aquellos demócratas del estado español y más allá que podamos construir una realidad donde no haya juicios políticos, donde no haya presos y presas políticos», ha dicho Romeva añadiendo que «se ha instrumentalizado el delito de odio». «El odio sólo sirve para alimentar a los que viven, precisamente, de este odio», ha añadido.

Forn: «Pongo en duda que no persigan ideas políticas, la realidad los desmiente»

Condensar en 15 minutos, como máximo, sus últimas palabras antes de que el Tribunal Supremo baje la persiana y deje el juicio donde se enfrenta a 16 años de prisión visto para sentencia seguro de que no debe ser fácil. Durante su alegato final, a Joaquim Forn se le han notado los nervios, sobre todo al principio, pero ha mantenido la firmeza. Se ha colocado las gafas, ha tragado saliva y ha declarado con contundencia que «pongo en duda que no se persigan ideas políticas», aunque la fiscalía haya insistido en esta afirmación, «la realidad de los hechos les desmienten».

Rull acusa al Estado de ser «débil» por imponer el «no diálogo» y una solución «penal»

Josep Rull ha agotado los quince minutos que le ha dado el tribunal para hacer su alegato final en el juicio al procés. En una sentida intervención en la que ha recordado familia y amigos, Rull ha defendido que está procesado porque no ha renunciado a la «actividad política» y ha acusado al Estado de ser «débil» por «imponer el no diálogo» y hacer que «una cuestión política se resuelva penalmente».

Sànchez: «Son responsables de no agravar la situación política. No querría estar en su piel»

«Hace 2.500 años…» Así ha empezado Jordi Sànchez su turno final de palabra. Quien fuera presidente de la ANC y que ahora es diputado en el Congreso por Junts per Catalunya ha lamentado que durante el juicio «hemos oído banalizar la violencia». Sànchez ha defendido el activismo social del que siempre ha formado parte y en el que se encontraba «cómodo» y donde siempre ha imperado «el respeto y el diálogo y con la convicción de que no hay ideas ni principios que tengan que ser silenciados y que amenazan los derechos de manifestación y reunión».

Forcadell denuncia que la juzgan por haber sido presidenta de la ANC, no del Parlament

Vestida de amarillo de pies a cabeza y sin un solo papel. Si en el pasado había acusado el exceso de nerviosismo en sus intervenciones públicas, a Carme Forcadell no le ha temblado la voz durante el que seguro ha sido el discurso más complicado de su vida.

Bassa: «Desobediencia habría sido presentarnos con un programa y no cumplirlo»

«Su sentencia no será sólo mi libertad, sino la libertad en mayúscula de muchas generaciones». Esta ha sido la advertencia que ha lanzado Dolors Bassa este martes a la sala segunda del Tribunal Supremo, durante el turno de última palabra. «No quería desobedecer la demanda del 80% de la población que pedía votar», ha defendido la exconsellera de Treball. «Desobediencia habría sido presentarnos con un programa y no cumplirlo», ha añadido.

Cuixart defiende que lo volvería a hacer y llama de nuevo a la «movilización permanente»

Con mirada firme y transmitiendo la sensación de estar seguro de sí mismo, Jordi Cuixart ha comparecido ante el tribunal y ha defendido que no tiene ningún tipo de «arrepentimiento» y que lo volvería a hacer. En el alegato final en el juicio al procés, y a pesar de que la fiscalía pide para él 17 años de prisión, Cuixart ha defendido que no viene a defenderse ni a pedir «una reducción de la pena» y ha defendido que acepta sus «actos y las consecuencias». «Mi prioridad no es salir de la prisión, aunque sea ilegítima», ha defendido, recordando que sirve como «altavoz inmejorable» para denunciar la vulneración de «derechos fundamentales».

Vila: «Por defender la lealtad a la Constitución he recibido también mis palos en Catalunya»

«¿Cómo hemos podido llegar a este punto? ¿A este despropósito? ¿Y cómo lo podemos enderezar?», ha preguntado Santi Vila nada más empezar su turno de última palabra. «Actué y actuamos de buena fe. Yo actué siempre fiel a las mis profundas convicciones».

Borràs avisa de que «el anhelo de los catalanes» por decidir su futuro «continuará»

Tan pronto como ha abierto la boca, a Meritxell Borràs se le ha roto la voz recordando las palabras de su padre, Jacint Borràs, uno de los fundadores de Convergència, para ilustrar al tribunal sobre el hecho de que «Catalunya es una realidad histórica». Poco a poco, la exconsellera de Governació ha ido recuperando la compostura y ha concluido su alegato final, que ha durado nueve minutos, confiando en que tarde o temprano habrá una solución para el conflicto político que vive Catalunya.

Mundó insiste en el diálogo ante el tribunal: «Nunca es tarde»

La última palabra de Carles Mundó ha sido más bien breve, pero muy clara. Aunque el contexto es el que es, el exconseller de Justicia ha deseado que la sentencia que salga contribuya a encontrar las soluciones políticas a un conflicto político. «Nunca es tarde para las soluciones», ha defendido el exdirigente independentista este miércoles, que ha reclamado que «todo el mundo esté a la altura».

(Fuente: El Nacional.cat)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *