Venezuela: Mike Pompeo coloca en crisis a la oposición y desmonta el plan Guaidó

Diversas son las reacciones de la dirigencia antichavista sobre las declaraciones del jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, filtradas por The Washington Post hace pocos días. Lo que pareciera un descuido comunicacional pudiese ser, en realidad, una operación de distanciamiento del tren gerencial plutocrático que comanda la Casa Blanca para, como en otras ocasiones, hacer giros en su agenda y descartar a los decadentes operadores actuales.

El desmontaje de plataformas antichavistas en Venezuela por parte de las administraciones estadounidenses ha tenido distintos momentos; ya ocurrió con la Coordinadora Democrática a comienzos de este siglo y más recientemente con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Las tensiones intestinas de las distintas expresiones del antichavismo salieron a relucir, lo que además de confirmar las palabras de Pompeo, da una oportunidad para que cada quien ataque o defienda al grupo operador de turno: Voluntad Popular.

¿DERROTA DECLARADA?

El representante especial de la Administración Trump para Venezuela, Elliott Abrams, recomendó al chavismo que regresara al Parlamento y que consensuara con la oposición una transición que desemboque en elecciones, declaración que indica un cambio en el lenguaje y la renuncia de una salida abrupta de la crisis política.

Aquello de «todas las opciones» pareciera descartado debido a que las amenazas van en otro tono, en tanto buscan intensificar las sanciones, generar descontento y abrir un escenario electoral para inducir un resultado como el de las legislativas de 2015.

De esta manera Abrams admite que el golpe para derrocar al gobierno nacional ha fracasado, que no pueden visualizar un futuro inmediato
sin el chavismo como parte de la cultura política del país y que el Estado profundo que realmente lleva las riendas de los Estados Unidos
ve con excesivo riesgo la intervención militar. 

La vía de tomar el poder por asalto en medio de la conmoción social tiende a extinguirse mientras el  antichavismo ya reconoce que los diálogos en Oslo, Noruega, son vinculantes en su actuar. Con el interés de ocultar sus fracturas, el politólogo antichavista Luis Salamanca manifestó que el gobierno estadounidense está optando por presentar una estrategia contra el gobierno constitucional de Venezuela desde distintos frentes, con todas las opciones sobre la mesa, al igual que la del «mandatario interino», que no descartó la vía del diálogo en Noruega.

«La estrategia de Guaidó va de la mano con la de Estados Unidos, no veo contradicción. Tiene que luchar en todos los frentes y eso es lo que está haciendo Guaidó en el frente electoral, el internacional, de negociación y militar», agregó sin nombrar el frente económico.

OPINIONES DIVERGENTES COMO EL ANTICHAVISMO

Uno de los personajes que emitió opinión fue el ex candidato presidencial Henri Falcón, quien coincidió el pasado jueves con las
declaraciones de Pompeo sobre la clase política antichavista venezolana. «Pompeo dijo la verdad, Confirmó lo que hemos criticado en la oposición», escribió Falcón en sus redes sociales.

Agregó el dirigente del partido Avanzada Progresista: «Hacemos un llamado a reflexionar sobre el exhorto de Pompeo, y verlo como una crítica constructiva para propiciar desde ya, una profunda revisión de la actual estrategia opositora, que ha fallado para salir de este mal gobierno».

EL ANTICHAVISMO SE ENFILA HACIA LA OPCIÓN ELECTORAL TENIENDO COMO PUNTA DE LANZA EL CHIRRIDO DE LA ECONOMÍA

Por su parte, Andrés Velásquez, otro ex candidato presidencial originario de la izquierda y dirigente político de la Causa R, respaldó las declaraciones brindadas por el secretario de Estado de Estados Unidos, manifestando: «Lo que afirma Pompeo no es novedad. Creo que se queda corto, además de la oposición hay que contar también los que aspiran en el Psuv, en el ex chavismo, los del partido militar, los que quieren cohabitar, evangélicos y afines».

Contrario a estas declaraciones, Salamanca y los diputados Williams Dávila, de Acción Democrática, y Luis Lippa, de Primero Justicia, declararon que, pese a las discrepancias internas, la dirigencia antichavista ha respaldado a Guaidó y que existe una convergencia entre los partidos políticos en un objetivo común: la salida (forzada) del presidente Maduro del poder.

Al respecto Salamanca declaró que la MUD murió, aunque nadie haya oficializado su muerte, y dijo que, con sus declaraciones, Pompeo «no trata de debilitar a la oposición venezolana, sino enviarle un mensaje para que se entienda por encima de las diferencias». Agregó que Guaidó ha logrado «la convergencia en torno a la estrategia que planteó para hacer cesar la usurpación e ir a elecciones democráticas».

Además manifestó que «la única fuerza que tiene la oposición unida es fuerza electoral, no tiene fuerza militar, no tiene capacidad de noquear. Maduro cerró la vía electoral democrática porque sabe que pierde y ese es el único fuerte de la oposición», sin especificar respecto al llamado a elecciones legislativas que Maduro viene realizando las últimas semanas.

Lippa, por su parte, declaró que no volverán a la antipolítica que en el pasado ocasionó que «el régimen chavista» se asentara en el poder mientras Dávila indicaba que «lo importante es fortalecer la unidad, que los partidos se fortalezcan y fortalecer a Guaidó, que es el líder que tenemos».

GUAIDÓ HACE CONTROL DE DAÑOS: «ESO ES DEMOCRACIA»

Por su parte, y en respuesta a Pompeo, el mismo Guaidó ratificó el mismo jueves que el antichavismo se mantiene unido «en el deseo» de lograr la salida de Nicolás Maduro del poder. «Estamos unidos en el deseo y la necesidad de deshacernos de Maduro», dijo en una entrevista concedida a Bloomberg. «Si 40 personas quieren competir por la presidencia, son bienvenidas. Eso es democracia», agregó. 

Además insistió en la permanencia de las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos luego de considerar que cualquier levantamiento solo «normalizaría» la crisis. Estas medidas han constituido una suerte de extorsión contra la población venezolana, aunque supuestamente afectan solamente altos funcionarios del chavismo, han impactado negativamente sobre la economía en general y la vida de la gente.

De pronto ha vuelto lo electoral al discurso antichavista a la par que desapareció el distanciamiento y negación de las conversaciones en Oslo. Al parecer han cambiado la seña desde la sede del Estado profundo transnacional que gobierna en Estados Unidos, es decir el American Enterprise Institute (AEI).

De allí provienen personajes de la Administración Trump como el asesor de seguridad nacional y uno de los principales actores en la agresiva política contra Venezuela, John Bolton; el criminal de guerra Elliott Abrams, quien ha sido presentado regularmente en las cumbres de la AEI y como invitado en sus paneles y podcasts; el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo, quienes fueron invitados a una reunión «secreta» de la AEI a principios de marzo.

Pareciera que el antichavismo se enfila hacia la opción electoral teniendo como punta de lanza el chirrido de la economía nacional, el plan Guaidó naufraga y Pompeo hace girar la agenda para reducir la cantidad de empleados directos de la Casa Blanca. 

Fuente: www.misionverdad.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *