Argelia: Nueva jornada de movilización popular. Partidos de la oposición denuncian la violencia ejercida contra los manifestantes

Miles de argelinos salieron este viernes nuevamente a las calles de Argel para continuar con sus reclamos de cambios en el sistema y de su clase política, un día después que el presidente interino abogara por el diálogo. Como ya es común desde el 22 de febrero último, las principales arterias de esta capital y en otras partes del país, los manifestantes se posicionaron desde bien tempranos con banderas y carteles para seguir exigiendo la salida de figuras centrales del Gobierno.

Este viernes, bajo un fuerte dispositivo de seguridad, los nombres del mandatario Abdelkader Bensalah, su primer ministro Nuredin Bedoui y el presidente de la Asamblea Nacional del Pueblo, Mouad Bouchareb, sonaron repetidas veces en las voces de los inconformes. “No nos detendremos”, “por una Argelia libre y democrática” y “no queremos la banda”, en referencia a lo que denominan aquí las tres B, se escucharon en las marchas populares, publicó el sitio digital TSA.

Las protestas de este viernes estuvieron precedidas por un mensaje a la nación de Bensalah, quien llamó a la clase política, sociedad civil y personalidades nacionales a optar por el diálogo inclusivo. Esta posibilidad, hasta ahora sin poder concretarse por las marcadas diferencias e intereses, sentaría las bases de un proceso de consultas que abriría el camino para superar la crisis política, dijo el Presidente. Añadió que el Estado se esforzará por organizar lo antes posible ese diálogo para discutir las preocupaciones en torno al próximo período presidencial y establecer una hoja de ruta que contribuya a organizar las elecciones en un clima de acuerdo y serenidad.

El Consejo Constitucional de Argelia decidió el domingo cancelar las elecciones presidenciales del 4 de julio, las cuales deberán ahora esperar por el pronunciamiento del presidente Abdelkader Bensalah para fijar una nueva fecha. La decisión del órgano que vela por el cumplimiento de la Constitución respondió a la carencia de candidatos para presentarse en la lid, luego de rechazar dos propuestas de última hora.

En su discurso de la víspera, Bensalah reiteró su compromiso de garantizar unos sufragios libres y transparentes ‘como lo desea el pueblo’ y caracterizó la nueva etapa de ‘oportunidad valiosa’ en el restablecimiento de la confianza y la movilización de las fuerzas patrióticas nacionales. Subrayó que Argelia necesidad de reformas y nuevos horizontes a nivel político y socioeconómico, lo cual se expresa con claridad y en forma pacífica en las movilizaciones de cada martes y viernes.

Denuncia de la violencia policial

El Frente de Fuerzas Socialistas (FFS) de Argelia denunció hoy el uso de la violencia contra los participantes en manifestaciones para exigir el fin del gobierno interino y un cambio de sistema en este país. Mediante un comunicado, el FFS calificó de reprochable e indigno el despliegue de un dispositivo represivo contra las miles de personas movilizadas en las principales arterias de esta capital y en otras ciudades este viernes.

Además, señaló que el más reciente discurso del presidente interino Abdelkader Bensalah, en el que llamó a un diálogo inclusivo, constituye otra muestra de que la administración en el poder no tiene intenciones de llevar a cabo una transformación verdadera, como lo reclama de la mayoría de la población. “El statu quo y la resistencia al cambio son las palabras claves del discurso de Bensalah. Quienes creyeron, imprudente o ingenuamente, en las buenas intenciones del personal del Estado Mayor, tuvieron en esa intervención la confirmación formal de lo contrario”, indicó la FFS.

Por su parte, el líder del Movimiento Social por la Paz, Abderrazak Makrim, aseveró que ‘quien ama a la patria sinceramente debe respetar a su pueblo y responder a sus reivindicaciones. Quien piense que puede engañar al movimiento popular e ir en su contra, vive en una ilusión y conspira contra el país’.

Desde el 22 de febrero, los argelinos participan en protestas que tuvieron su génesis en la desaprobación de un quinto mandato del entonces presidente Abdelaziz Bouteflika, quien se vio obligado a renunciar a principios de abril ante el empuje social.

En correspondencia con los postulados constitucionales, con la dimisión del jefe de Estado asumió la presidencia interina por 90 días Bensalah, quien tenía la compleja misión de organizar los comicios programados para el 4 de julio, cancelados por Consejo Constitucional por la ausencia de candidatos. Tras lograr la renuncia del presidente del Consejo Constitucional, Tayez Belaiz, los manifestantes reclaman la salida de Bensalah y del primer ministro Nouredin Bedaui, dos figuras también apegadas a Bouteflika.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *