Sudán: Entrevista a Fathi Al Fadl, secretario general del Partido Comunista Sudanés: «Hay que arrancar el poder de las manos de los militares»

Liberation news entrevistó a Fathi AlFadl, Secretario de Información y miembro del Comité Central del Partido Comunista Sudanés (PCS) sobre el proceso revolucionario en curso en Sudán

¿Cuál es la situación actual en Sudán respecto a las negociaciones entre las fuerzas populares y los militares? ¿Es posible que haya un gobierno de transición en el futuro reciente?

Hasta ahora ambos lados han fallado en alcanzar un acuerdo. Las dos principales pautas de contención giran en torno a la presidencia del consejo presidencial y de cuál de los dos lados formará una mayoría.

Esta divergencia es reflejo de dos narrativas en el país y sus influencias en la oposición. La contradicción central, después de la caída de Al-Bashir, es entre dos enfoques: una que enfatiza la importancia de desmantelar y liquidar el viejo régimen y otra que está satisfecha con la deposición de al-Bashir y están preparados para dividir el poder con los demás: militares y los remanentes del régimen.

Estas dos narrativas han ido y siguen existiendo dentro de las amplias fuerzas de oposición. El PCS ha alertado contra tal posición. Esta posición es conocida como «proyecto de aterrizaje suave», un esfuerzo calculado de cambio mirando en la ampliación de los márgenes de democracia con el objetivo de ampliar la base social del régimen al invitar a la participación a algunos sectores de la oposición, pero dejando al país atado a las viejas políticas de dependencia que mantienen a Sudán preso al capital internacional.

La obstrucción de las negociaciones por los militares y su intransigencia sobre transferir el poder a la Alianza para la Libertad y el Cambio se basan en el hecho de que los generales sacrificaron a su líder para salvar sus cuellos.

El golpe fue organizado en coordinación entre la reacción local y las potencias regionales, principalmente Arabia Saudita y Egipto. Para quien ve desde fuera, las negociaciones parecían estar sobre posiciones y cifras en el consejo presidencial, pero es mucho más profundo que eso. Es sobre el futuro del país y qué camino de desarrollo debe perseguir.

Ahora, mientras el impasse continúa, ambos lados acordaron dejar un comité técnico conjunto para tratar de los puntos controvertidos. La Alianza anunció preparaciones para huelgas y desobediencia civil. La Alianza Profesional Sudanesa y el PCS están alertando a sus miembros sobre el lanzamiento inminente de una huelga general política y campaña para la desobediencia civil como heramante para arrancar el poder de los militares y abrir el camino para que la revolución alcanzará sus objetivos.

¿Qué fuerzas crees detrás de los ataques del 13 de mayo a las masas que protestaban frente al cuartel general del ejército? ¿Cómo afectó a las movilizaciones populares? ¿Todavía están sucediendo?

Las fuerzas de clase que están detrás, apoyan y lideran el consejo militar son los remanentes del régimen, representados por la burocracia del estado, el alto escalón de los órganos represivos, el ejército, la policía y la seguridad.

La nueva burguesía parasitaria creada por las prácticas y políticas corruptas del régimen representa una fuerza social dependiente y representante del gran capital extranjero. Además, el ejército de aquellos empleados por el régimen en posiciones de liderazgo en el partido dominante y en los órganos auxiliares adjuntos a él, por ejemplo sindicatos gubernamentales, organizaciones de juventud, estudiantes y mujeres, también componen las fuerzas represivas.

Las fuerzas que planearon los ataques y que se beneficiarán de la dispersión de los manifestantes son el núcleo central del círculo interno del al-Bashir dentro del partido del gobierno. De cualquier forma, evidencias circunstanciales apuntan a culpables de dentro de las Fuerzas de Soporte Rápido (Rapid Support Forces) y de las milicias secretas de los grupos islámicos.

A pesar de la condena por los militares nadie fue arrestado o llevado a la justicia. Esto sugiere que el ataque fue perpetrado con el apoyo tácito de ciertos elementos de los militares.

Las acciones de protestas de masas, como siempre, continúan por medio de las «sentadas» (sit ins, manifestaciones en que las personas se sientan en el suelo) diarios y de ocupaciones en la capital y en ciudades mayores, en particular en aquellas frente al cuartel general del ejército.

El jueves 23 de mayo, una enorme protesta de masas fue organizada en una plaza frente al QG del ejército en Khartoum. Se sucedió bajo el lema de la segunda fase del levantamiento: «Libertad, paz, justicia y el gobierno civil es la elección del pueblo».

Las principales demandas son: la rendición inmediata del poder para la Alianza para la Libertad y el Cambio y la rendición de cuentas de todos los que cometieron crímenes contra el pueblo.

Después de unos seis meses de protestas callejeras continuas, «sentadas», huelgas y otras acciones de masas, podemos decir seguramente que los movimientos de protestas de masas no sólo mantuvieron su vigor, como aumentaron su tamaño, amplia claridad de visión y determinación para alcanzar su objetivo: Todo poder a los representantes del pueblo.

¿Qué fuerzas de clases están en acción en el campo revolucionario? ¿Cuál es la relación entre el Partido Comunista Sudanés y la Asociación Profesional Sudanesa, así como las fuerzas «Nidaa Sudan»?

El campo revolucionario está compuesto por las fuerzas radicalizadas de la clase obrera, el campesinado y la intelligentsia revolucionaria. También incluye las fuerzas democráticas y socialistas de las organizaciones de estudiantes, jóvenes y mujeres.

Al mismo tiempo el PCS está activamente comprometido en fortalecer su cooperación combativa con los grupos radicales en las Fuerzas de Concenso Nacional y en la Alianza Profesional Sudanesa. El PCS da una importancia considerable a la construcción, mantenimiento y promoción del amplio frente de todas las fuerzas que concuerdan con la Carta de la Alianza para la Libertad y el Cambio.

El PCS está acogiendo instancias radicalizadas del Movimiento de Liberación de Sudán, liderado por Abd al-Wahid, y del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán – Norte, liderado por al-Hilu.

El PCS coopera con la Nidaa Sudan en la Alianza Nacional. Se debe decir que esta organización está compuesta de varios grupos que representan intereses diferentes, lo que a veces pueden no coincidir con los conceptos del PCS.

El PCS mantiene una cooperación muy próxima a la Alianza Profesional Sudanesa (APS). En realidad varios de los militantes del PCS trabajan en la APS. Además, como partido activo en el campo de los movimientos sindicales, el PCS presta considerable atención a las actividades y trabajos de la APS.

¿Cuál es la relación del movimiento de las protestas con varios conflictos armados en Sudán? ¿Cómo el Partido Comunista entiende y caracteriza esos movimientos armados?

Una de las demandas más básicas de las protestas y el fin de la guerra en Darfur y el reconocimiento de derechos legítimos del pueblo de Darfur. En realidad, el pueblo de Sudán Occidental, Darfur, Kordufan y el Nilo Azul fueron y siguen en la línea de frente de las luchas contra el régimen. Los miembros y los partidarios de todos los grupos armados forman parte integrante del movimiento de las protestas de masas. La solución de los problemas de las minorías nacionales, especialmente Darfur, será debidamente discutida durante la conferencia constitucional planificada al final del período transitorio.

¿Qué tipo de papel se ve el PCS desempeñando en un posible gobierno de transición? ¿Cuáles serían algunas tareas inmediatas y desafíos en un gobierno de transición?

El PCS dio contribuciones al programa adoptado por la Alianza como las políticas alternativas para confrontar, desarmar y solucionar los problemas de resultados de 30 años de políticas bancarrotas adoptadas por los gobiernos al-Bashir. El PCS también desempeñó un papel importante en elaborar un plan de emergencia para hacer frente a las tareas más urgentes durante el período de transición.

Como otros partidos y organizaciones, el PCS nombró a sus candidatos para el gobierno de transición que pueden o no ser miembros de los PCS, pero son cuadros capaces y hábiles que pueden cargar la responsabilidad de salvar y reconstruir el país.

El PCS estará representado en el consejo legislativo que supervisará y supervisará la actuación del gobierno.

De ninguna manera el PCS reivindica un papel de liderazgo [en un potencial futuro gobierno] o exige un trato especial por su contribución en el levantamiento. Como las otras fuerzas el PCS cumplió su papel y asumió sus responsabilidades. Hoy el PCS se enorgullece de notar que su papel es reconocido por las masas, reflejado por el flujo de personas jóvenes queriendo afiliarse al partido.

El principal objetivo del PCS es continuar la lucha hasta la victoria final; desmantelar y liquidar el régimen dictatorial y así crear las bases para el cumplimiento de las tareas de la revolución nacional democrática y pavimentando el camino para la construcción del socialismo en Sudán.

¿Qué pueden hacer las fuerzas progresistas del mundo para apoyar su lucha?

El PCS pide reiteradamente por la intensificación de la solidaridad internacional. El PC se siente orgulloso de notar el crecimiento de la solidaridad con la lucha de nuestro pueblo. Basta mencionar lo mucho que la solidaridad internacional ha contribuido a atar las manos de los criminales en el pasado para conseguir la liberación de presos políticos y para obligar a algunos gobiernos, especialmente en la UE, a cambiar su posición y apoyar nuestra lucha.

Hoy, más que nunca, la solidaridad y el apoyo a la lucha del pueblo sudanés para conquistar sus derechos, para establecer sus órganos de gobierno civiles independientes y para desarrollarse por el camino del estado de derecho, la protección y promoción de los derechos y libertades democráticas así como de la paz y la justicia social, asume una importancia especial.

Como se declaró anteriormente, la segunda fase [de la lucha] es arrancar el poder de las manos de los militares. Es ahí donde la revolución va a vencer o perder. Entonces, la presión en gobiernos en Europa, EE.UU., Canadá, Reino Unido, la UE, y en la Unión Africana en esa dirección ayudará.

Esparcir informaciones sobre las luchas diarias del pueblo sudanés entre los sectores de la población que pueden influir en la opinión pública es otra gran demanda.

Traducción: Partido Comunista Brasileño (PCB)

Fuente: www.gz.diarioliberdade.org

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *