Parlamento europeo: División de opiniones entre la ultraderecha y los euroescépticos

Las primeras novedades que se presentan al parlamento europeo comienzan a materializarse. El británico Nigel Farage, padre ideológico del Brexit y euroescéptico desde sus inicios como eurodiputado, ha decidido no formar parte del grupo político liderado por el italiano Matteo Salvini y la francesa Marine Le Pen, triunfadores respectivamente en las últimas elecciones continentales de sus respectivos países.

La decisión fue anunciada por el propio Farage en Internet, afirmando que su Brexit Party , que obtuvo 29 escaños, ‘no se unirá al grupo ENF(European Nations and Freedom). En los últimos días se había difundido la noticia que hablaba de una hipotética entrada del colectivo británico en la coalición soberanista de Salvini-Le Pen.

Bien es cierto que hubo contactos entre Farage y los miembros del grupo ENF, que tienen la intención de reconstruir el grupo Europa de la Libertad y Democracia Directa (Efdd)’, cuyo núcleo original fueron el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) y el Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo, derrotado en las urnas en esta ocasión, pese a haber sido el triunfador en los comicios de 2014.

Incluso Jaroslaw Kaczynski, líder del partido gobernante ultraconservador en Polonia, Ley y Justicia (PIS), descartó unirse al grupo de Salvini y Le Pen, porque se han manifestado contrarios a las sanciones contra Rusia.

Kaczynski, según los informes de Reuters que citan a la radio polaca Wnet, dijo que “el problema es que Le Pen y Salvini quieren formar un grupo cuyos fines no podemos aceptar“, en referencia al prorrusismo de ambos líderes.

Idéntica postura ha adoptado el partido alemán de ultraderecha Alternativa por Alemania (AFD), cuyo portavoz declaró: “No podemos aceptar entrar en ese grupo, porque el Kremlin es uno de nuestros enemigos“.

Estas formaciones, polaca y alemana, que blasonan des valores cristianos y rechazan el presunto expansionismo ruso, han logrado 27 y 11 escaños, respectivamente. Ambas permanecerán probablemente en el grupo de los conservadores y reformistas europeos, como VOX, aunque aliados de los populares.

Estos últimos, a su vez, proyectan una estrategia común con los socialdemócratas para sumar mayorías absolutas, ya que ambas formaciones implementan políticas sociales y económicas muy similares.

Y todavía existen millones de personas que les consideran diferentes.

Fuente: www.tenacarlitos.wordpress.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *