México: El “progresista” gobierno de AMLO cede a las presiones de Trump y enviará 6.000 guardias a reprimir migrantes a la frontera sur

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó ayer que su país ha propuesto a EE.UU. el envío de seis mil miembros de la Guardia Nacional a la frontera sur con Guatemala para frenar el flujo migratorio irregular de centroamericanos, como exigió EE.UU. entre amenazas con imponer aranceles.
El secretario de Relaciones Exteriores difundió esa información tras sostener nuevas conversaciones con autoridades de la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, quien amenaza con imponer tarifas a los productos mexicanos desde el lunes debido al flujo de personas hacia su país. El anuncio de Ebrard ocurre a pesar de que las autoridades mexicanas no lograran un acuerdo con EE.UU. sobre cómo afrontar la crisis migratoria, ni convencer a Washington de evitar la imposición de aranceles, durante una reunión en la Casa Blanca.

Ebrard encabeza una delegación que mantiene conversaciones con funcionarios de EE.UU. con el objetivo de alcanzar un acuerdo sobre emigración que convenza al presidente estadounidense, Donald Trump, de no imponer aranceles del 5 % a todas las importaciones mexicanas a partir del próximo lunes. Según Pence, será el inquilino de la Casa Blanca quien decida si entrará en vigor dicho gravamen. Además, Trump advirtió de que si el 1 de julio su Administración considera insuficientes los resultados, los aranceles crecerán hasta un 10 %. Luego, habrá un aumento de las tarifas del 5 % cada mes, hasta llegar al 25 % en octubre.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), había dicho al respecto en rueda de prensa que en lo sucesivo esperaba un acuerdo para que “no se apliquen estas medidas unilaterales, y avisó de que su Gobierno evalúa todas las opciones para responder a eventuales aranceles.

“Nosotros hemos informado al Gobierno de EE.UU. (…) de que la Guardia Nacional tiene la encomienda de cubrir las regiones, la coordinación de regiones que son frontera sur y les hemos explicado que son 6000 hombres, que van a estar ahí desplegados”, comunicó el jueves el secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, al salir del encuentro privado que sostuvo en Washington (capital estadounidense) con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

Según el jefe de la Casa Blanca, cuyas políticas migratorias controvertidas han generado críticas dentro y fuera de Estados Unidos, México es responsable del gran incremento en el arribo de indocumentados, y por eso le exige a la nación vecina adoptar medidas inmediatas para frenarlo. Ebrard manifestó este jueves que la Guardia Nacional va a cubrir todo el país, pero va a ser prioritaria en la frontera sur. ‘Eso sí es veraz y así lo hemos planteado’, manifestó.

Igualmente reconoció que aún no han alcanzado un acuerdo con Washington, lo cual significa que la amenaza de los aranceles continúa sobre la mesa, y adelantó que mañana seguirán las conversaciones con funcionarios de Estados Unidos para determinar las acciones a emprender sobre el fenómeno migratorio. Hemos estado trabajando en la tarde, todavía no tenemos un acuerdo, la administración ha presentado su punto de vista y nosotros los nuestros, así son las negociaciones, expresó el canciller.

Antes del anuncio de Ebrard, la secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, ya había informado sobre el reforzamiento de la frontera con Guatemala tras la «irrupción» de migrantes centroamericanos. La funcionaria señaló que como «país soberano» tienen derecho a aplicar las leyes migratorias: «lo que queremos es regular a la población migrante para darles y poderles ofrecer servicios», sostuvo.

En el comunicado emitido este jueves por la Cancillería, el Gobierno de México precisó que sostuvo dos reuniones en el Departamento de Estado, en las cuales Ebrard y la embajadora mexicana en esta capital, Martha Bárcena, acompañados por un equipo técnico, avanzaron en el proceso de diálogo. Uno de los temas manejados estos días en los medios es que Estados Unidos desea que México adopte el tratado de Tercer País Seguro, lo cual requeriría que esa nación permita a cualquier migrante de Centroamérica o de otro lugar solicitar asilo allí, en vez de continuar hacia Estados Unidos. Al ser preguntado sobre si México aceptaría una posición de ese tipo, a lo cual esa nación se opone desde hace años, el canciller dijo no querer entrar en este detalle de la negociación.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca (sede de la Presidencia), Sarah Sanders, confirmó que la decisión de imponer aranceles a los productos mexicanos aún se mantiene. «Nuestra posición no ha cambiado, de momento nos aprestamos a adoptar aranceles», aseveró.

Mientras siguen las conversaciones entre los dos países, se mantienen las advertencias de analistas y legisladores de que aplicar los gravámenes anunciados por Trump causarán un negativo impacto económico a ambos lados de la frontera. Un análisis publicado esta semana por The Perryman Group, una firma de consultoría económica, indicó que de entrar en vigor los aranceles del cinco por ciento, se podrían perder más de 400 mil empleos en Estados Unidos.

(Fuentes: Prensa Latina / teleSUR / Hispan TV / Russia Today – RT)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *