¿Quién obedece más a su gobierno: Huawei o Google? La lucha por la hegemonía tecnológica tras las acusaciones de espionaje (vídeo)

La prensa corporativa nos informa sobre los 18 cargos que presentará el gobierno de EEUU contra Julian Assange (1). Sin escándalo. Ni condenas a la “violación de la libertad de prensa” que supone la persecución y caza del periodista que informó al mundo de los crímenes del ejército estadounidense.

Pero sí es un “acto de hostigamiento al periodismo” que, en La Habana, la policía interrogue –no detenga ni encarcele- a una periodista pagada por el gobierno de EEUU (2).

¿Qué dirían los medios si el Gobierno cubano enviara a su policía a ocupar la embajada de EEUU en La Habana? Pues cuando el gobierno de EEUU, violando la Convención de Viena, ocupa la de Venezuela en Washington, no hay el menor escándalo (3).

Para detener la ventaja imparable de China en la tecnología 5G, el matón yanqui ha decidido vetar a la empresa Huawei. Alega –con la complicidad de la prensa occidental- su vinculación con el Gobierno chino (4). Pero sobre la vinculación de Google y otras empresas con la Casa Blanca, de la que han obedecido la orden directa de vetar a Huawei (5)… ¿a que no han leído ni una palabra?

El enviado de la ONU Ghassan Salamé expresó que «Libia está al borde de una guerra civil” (6). Es un estado fallido, con dos gobiernos que se pelean por el control del petróleo. ¿Han leído algún artículo en la gran prensa que nos recuerde que Libia, antes de la intervención de la OTAN en 2011, era el país de África con el mayor Índice de Desarrollo Humano (7) y la mayor renta per cápita (8)? Ni lo leerán.

Ya han fallecido en EEUU, bajo custodia policial, seis menores inmigrantes de Centroamérica, tras la deportación de sus progenitores (9). ¿Se imaginan que esto ocurriera en Cuba, Venezuela… o Rusia? ¿Verdad que entonces sí tendríamos un escándalo mediático internacional?

A los congresos de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) viaja siempre una amplia delegación de intelectuales de Cuba: cerca de 400 acudieron a Barcelona en 2018 (10). Pero este año se ha celebrado en Boston y EEUU ha concedido apenas 15 visas para personalidades de Cuba, a quienes previamente se interrogó sobre su pertenencia al Partido Comunista (11). Nada que haya sido noticia en la prensa que tanto nos habla de “control ideológico” y “falta de libertades”… en Cuba (12).

Al menos tres niños venezolanos han muerto en espera de un trasplante de médula ósea, debido al bloqueo financiero de EEUU a su país (13). En febrero, una transferencia de casi 5 millones de dólares desde Caracas a la “Asociación para el Trasplante de Médula Ósea” de Italia, fue cancelada por Novo Banco, banco portugués perteneciente al fondo estadounidense Lone Star (14), que a su vez tiene retenidos 1.600 millones del Estado venezolano (15).

Pero diarios como “El Mundo” nos dicen que el culpable de estas muertes es Nicolás Maduro, por “suspender” el programa de trasplantes (16).

El reportaje lo firma su corresponsal Daniel Lozano. Que no es un periodista, sino un criminal de guerra (17). La guerra por petróleo que hoy sufre Venezuela.

Notas:

1 http://www.rtve.es/noticias/20190524/eeuu-presenta-17-nuevos-cargos-contra-julian-assange/1944740.shtml
2 https://www.europapress.es/internacional/noticia-detenida-periodista-luz-escobar-cinco-horas-cuba-20190509015146.html
3 https://elpais.com/internacional/2019/05/16/estados_unidos/1558019527_017976.html
4 www.rtve.es/noticias/20190520/google-rompe-huawei-no-podra-acceder-actualizaciones-aplicaciones-propietarias-ni-servicios/1941720.shtml
5 https://www.elperiodico.com/es/economia/20190520/google-suspendera-algunos-negocios-con-huawei-7463388
6 https://www.diariovasco.com/agencias/201905/21/enviado-libia-borde-guerra-1413695.html
7 https://www.undp.org/content/undp/es/home/librarypage/hdr/human_developmentreport2011.html
8 https://www.telesurtv.net/telesuragenda/libia-muamar-gadafi-avances-sociales-politicos–economicos-20180607-0014.html
https://www.lavanguardia.com/internacional/20190520/462369727673/muere-menor-guatemala-frontera-eeuu.html
9 https://www.telecinco.es/informativos/internacional/desfile-menores-adoptar-repudia-brasil_18_2760720068.html
10 http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/05/24/cuba-es-el-pais-con-mayor-presencia-en-congreso-lasa-2018/#.XOvV_f7tbcs
11 http://www.cubadebate.cu/noticias/2019/05/24/academicos-cubanos-no-podran-asistir-a-lasa-2019-por-negacion-de-visas/#.XOvVSf7tbcs
12 https://www.abc.es/internacional/abci-cuba-cambio-tirano-mismo-regimen-201804161903_noticia.html
13 https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=278839&SEO=venezuela-denuncia-muerte-de-segundo-nino-victima-del-bloqueo-ee.uu
14 https://actualidad.rt.com/actualidad/315809-nino-venezolano-muere-espera-trasplante-medula-sanciones
15 https://elpitazo.net/investigacion/pdvsa-debe-cancelar-10-millones-de-euros-para-reactivar-programa-de-trasplante-de-medula-osea/
16 https://www.elmundo.es/internacional/2019/05/26/5ceac13cfc6c831d138b45c4.html
17 http://www.cubainformacion.tv/index.php/lecciones-de-manipulacion/78297-paramilitares-informativos-contra-venezuela-y-cuba-el-guion-del-comando-sur-italianofrancaisenglishdeutschportugues-

(Fuente: Cuba Información / Autor: José Manzaneda)

Vídeo:

Trump contra Huawei: La lucha por la hegemonía tecnológica oculta tras las acusaciones de espionaje de EEUU contra la empresa china

Todo y las denuncias por espionaje industrial de los Estados Unidos al gigante chino, detrás del que se ha denominado la ‘crisis de Huawei’ está la lucha por el control de la red 5G que se tiene que implementar en los próximos años a escala global y lo «sorpasso» tecnológico del país asiático a la potencia norteamericana.

Las distopías de futuros orwelians apostaban por un futuro donde los estados autoritarios tenían todo el poder; en cambio, otras distopías que podemos encontrar en el mundo de la ciencia ficción, como pueden ser films como Blade Runner o Akira sugieren unos estados debilitados frente a unas megacorporacions que dominan la política y la economía del planeta. El asunto Huawei puede ser que nos muestre un bocadito de las dos distopías a la vegada, pero la mal llamada crisis de Huawei no empezó hace una semana y no acabará de aquí a 90 días.

Es sabido de hace tiempo de las disputas entre el gobierno de los Estados Unidos y la empresa Huawei. Cada día se salvan situaciones tensas entre estos dos gigantes y posar en manos de un personaje como Trump el poder de una red social como Twitter, digamos que no ayuda a hacer que los días pasen sin ningún sobresalto. Pero es cierta esta confrontación? Trump vs. Huawei son los contrincantes que veremos a la velada de boxeo?

Sin ningún tipo de duda, es el que vemos a todos los medios, pero para entender bien la situación nos tenemos que remontar a la caída del muro de Berlín.

Con la victoria del bloque capitalista, la tensión se relajó y también la paranoia del gobierno de la Casa Blanca. Convencidos que en países como China, la entrada del capitalismo acabaría para tumbar el régimen que con mano de hierro controlaba la economía de un gigante que despertaba y poco a poco se abría en el mundo. Bien, en el mundo comercial. Los hijos de los obreros verían un futuro mejor que sus padres y las revoluciones constantes acabarían para derribar el gobierno del Partir Comunista.

En cambio, el que ha pasado en China ha sido algo que alguien no había previsto en dos ocasiones. La primera gran sorpresa ha sido que la economía china, en una sola generación, ha hecho un salto tan enorme que ha aparecido una clase mediana con cierto poder adquisitivo y de donde evidentemente no saldrá ninguna revolución contra el Partido. Aceptada esta primera sorpresa, en el mundo occidental ya le estaba bueno un país inmenso con una economía monstruosa que fabrica todo una serie de elementos que en el mundo occidental ya no producían ganancias considerables. Hay que recordar que esta economía basada en un coste de fabricación bajísimo ha proporcionado una riqueza destacable a empresas americanas. Si a esto sumamos que China en pocos años se ha convertido en la fábrica de todo el que se diseña en California, los Jefes de Estado americanos se han mantenido tranquilos, calmados. Ya los estaba bueno.

Pero y la segunda sorpresa? La segunda sorpresa, la que ha cogido -al parecer- a todos unos poderosos Estados Unidos con los meados al vientre no es otra que la tecnología; y más concretamente, el futuro del 5G.

Volviendo a los contrincantes, no deja de ser curioso que se nombre el gobierno americano, es decir: Donald Trump, en una esquina y Huawei, una empresa, a la otra. Es curioso que un país como los Estados Unidos donde el libre comercio reina por encima de todo, sea una práctica no habitual pero si aceptada por el resto de la civilización la intervención del gobierno en casos de interés nacional. Hemos aceptado que el país de la libertad negocie con mano de hierro aranceles de toda clase. Por eso no ha extrañado nadie que el gobierno americano haya obligado Google a romper acuerdos con Huawei. Pero a la otra banda tenemos Huawei? No, a la otra esquina del cuadrilátero tenemos el gobierno de China, que tiene la intervención de la economía, no como una excepción, sino como una norma.

Así pues, tenemos una crisis de Huawei? No. Tenemos una crisis entre el gobierno de los Estados Unidos y el gobierno de China. Una crisis que viene de largo y donde actores como los países europeos ven perplejos como Trump -como en los tiempos de Nixon- bombardea, casi cada día, todos los medios con acusaciones de espionaje sin aportar ningún tipo de prueba. Europa de momento no reacciona y no acata las recomendaciones de Trump de boicotear todo el que venga de Huawei. De momento…

Por qué salta todo esto ahora? Era una bomba de relojería que podía estallar en cualquier momento dadas las declaraciones públicas, pero en realidad como hemos dicho antes viene de las disputas por la tecnología del 5G.

El 5G, que tenemos ya a tocar, es la nueva tecnología de conectividad con un volumen de datos y una rapidez en la transferencia de todos estos datos, que tumban cualquier tecnología anterior. Además, cada dispositivo podrá conectarse a múltiplos dispositivos permitiendo así la aplicación de forma mucho más efectiva de coches autónomos, las smart cities o el denominado internet de las cosas (que cualquier dispositivo esté conectado a la red).

Resulta que esta tecnología se quiere implementar ya de forma extendida el 2020 a países como Japón, Corea de Sur, China, Reino Unido y los Estados Unidos. Es un cambio que requiere mucha infraestructura tecnológica. Y quien resulta que tiene la mejor tecnología para implementar el nuevo 5G? Sí, Huawei. Pero tiene la mejor? No, sencillamente está por ante todo el mundo tecnológicamente más de dos años respecto a la competencia, según los expertos.

Así pues Huawei se convierte en el gran agente para dominar la tecnología 5G en el mundo. Los Estados Unidos ya hace tiempos que lo sabe y lo vetó en su territorio, junto con otros países como Australia, Japón o Nueva Zelanda. La respuesta de la compañía -recordamos con el gobierno chino detrás- fue nula o más muy dicho un soberano “y qué?”, teniendo en cuenta que el resto del mundo sí que seria de la tecnología 5G de Huawei.

Resumiendo, la tecnología china respecto a dispositivos móviles y la nueva red 5G ya hace tiempo que es superior al resto. El gobierno -en la calma- de los Estados Unidos del “Designed by… in California, assembled in China” se ha encontrado con un “sorpasso” tecnológico en la velocidad de la luz.

Qué pasa pues después de la orden ejecutiva de Trump? Que Google deja de proveer Huawei de su sistema operativo Android y que Microsoft deja de proveer Huawei de su sistema operativo (Windows) para sus ordenadores. Los anuncios se suceden a cada hora y los fabricantes de chips americanos ya han anunciado que no venderán chips Qualcomm o Intel a Huawei. La semana pasada el fabricante inglés de chips ARM, arquitectura en la cual se basan los chips Kirin de Huawei para los móviles de alta gamma, ha anunciado que también vetará Huawei dado que su tecnología está diseñada en los Estados Unidos.

Desde Huawei no esconden que la presión es fuerte pero ya han respondido con el que parece que sabía todo el mundo pero nadie se había atrevido a confirmar. Algunas informaciones apuntan al hecho que Huawei ya hace años -concretamente desde 2012- que está trabajando en su propio software para smartphones, del que solo ha transcendido el nombre: “HongMeng”. Según el CEO de Huawei’s Consumer Business, Richard Yu, están preparados si al final se da el caso que Google los prohíbe utilizar su sistema Android y el acceso a las aplicaciones vía Google Play (la tienda de donde descargamos las aplicaciones). También puntualiza que es su Pla B y que confía en qué todo esto no pasará.

La semana pasada también se especuló con la intención del gobierno chino de paralizar la exportación de minerales raros (esenciales por la fabricación de smartphones) en los Estados Unidos. Hay que recordar -para darnos cuenta de la importancia de estos minerales- que el mismo Trump eximió estos minerales raros, que venían de China, de los nuevos aranceles que impuso al gigante asiático.

Es una guerra comercial para controlar la picossada de dinero que comportará la tecnología del futuro, pero esta guerra comercial es una guerra instaurada de hace tiempo. El que está comportando la escalada de gestos y declaraciones es que nos damos cuenta del poder que tienen ya compañías como Google, las aplicaciones de la cual son las más utilizadas del mercado y claro, esto preocupa millones de consumidores de la marca Huawei, tercer fabricante de móviles al mundo y la marca más vendida en el Estado español. Quizás por eso lo tenemos a todas las portadas y abriendo informativos a la televisión, pero la guerra comercial entre China y los Estados Unidos ya viene de lejos. De hecho Josep Maria Ganyet, CEO de Mortensen, asegura que es “una lucha por el futuro, por el control de las telecomunicaciones y de internet y por el control de la economía definitiva porque la economía es digital”.

Hay quién se ha animado a comparar esta crisis con la de los misiles de Cuba, entre Kennedy y Jruschov en 1962. Obviamente, pase el que pase, no tendremos un apocalipsis nuclear en la Tierra, pero sí que guarda ciertas similitudes, sobre todo en cuanto a la escalada de declaraciones públicas y gestos como la última acción del gobierno de Trump. Los grandes analistas siempre dicen que cuando las palabras y los gestos pasan al orden público, no hay marcha atrás, quien cede se ve como el débil. Quizás por eso Trump recorre muy últimamente a decir un volumen inaudito de majaderías y después suaviza –de forma mucho más discreta- toda la subida de tono anterior. Sin que transcienda a los medios llenando titulares y portadas.

Esta vez Trump ha suavizado sus piadas a Twitter y sus órdenes ejecutivas dando un plazo de 90 días porque todo esto sea efectivo, pero además ya ha dejado a cuerpo descubierto lo porque de todo. La táctica no es nueva, ya lo hizo con otro gigante chino de la tecnología, la empresa ZTE.

Se trata de crear climas de agresiones comerciales para que ciertos casos después sean incluidos dentro de una tabla de negociación. Cómo decíamos la guerra comercial entre los Estados Unidos y China es larga y muy extendida (no solo afecta ciertas empresas, en juego hay muchos acuerdos comerciales). Así que “el caso Huawei” será una arma de negociación dentro de la cumbre del G-20 de los próximos 28 y 29 de junio en Osaka, Japón. Trump ya ha abierto una puerta porque se solucione el conflicto.

Según algunos expertos, China ya está superando lo Silicon Valley americano y el mundo será testigo en los años próximos de cómo lo sobrepasarán. Pero no es este el auténtico problema, sino que si China se posa a boicotear productos americanos, como podría ser Apple (con unas ventas más que preocupantes ya en China) u otras empresas americanas con capitales y grandes volúmenes de negocio en China, toda la escalada por parte de los Estados Unidos podría tener un efecto bumerán hacia ellos mismos.

La guerra viene de lejos y será larga, muy larga, así que nada se decidirá ahora ni en los próximos días. Es más, como hemos apuntado por aquí es probable que se calme todo ello. El más divertido de todo es que si la sangre llegara al río, probablemente los usuarios más afectados serían los europeos; justamente los países que no están involucrados en la guerra comercial directa. Hay que recordar que en China no se puede utilizar Google y el número de terminales de Huawei en los Estados Unidos es irrisorio.

Así pues, el número más grande de usuarios afectados seria fuera de los dos países que se acusan en esta guerra, posando de manifiesto que todo esto es una pieza más dentro de un rompecabezas gigante entre dos superpotencias. Dos bloques que dividieron el mundo hace más de medio siglo y que quizás dividirán el mundo digital en los próximos 50 años. Una mal llamada crisis de Huawei.

(Fuente: Directa.cat / Autor: Oriol Bartomeu)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *