Los “humanitarios” EEUU sanciona a 10 navieras que trasladan alimentos a Venezuela. Los CLAP como respuesta popular al cerco

Al menos diez empresas de transporte marítimo han sido objeto de las sanciones estadounidenses, dificultando la llegada de rubros esenciales al país suramericano.

El jefe nacional de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) de Venezuela, Freddy Bernal, alertó este domingo que diez empresas navieras que trasladaban alimentos al país suramericano han sido objeto de sanciones del Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) dificultando la llegada de rubros esenciales.

La administración estadounidense «sancionó a 10 de las 12 navieras que trasladaban alimentos a Venezuela, lo que ocasiona retraso en la llegada de los rubros al país, es decir, lo que llegaba en un mes, ahora tarda tres meses», denunció el funcionario venezolano.

El programa estatal de distribución de alimentos subsidiados a través de los CLAP alcanza a más de siete millones de familias en todo el territorio nacional. Desde su lanzamiento en marzo de 2016, el mecanismo ideado para la protección del pueblo venezolano ante los embates de la guerra económica ha resultado efectivo para combatir la reventa, especulación, acaparamiento y contrabando de los rubros básicos. “Si no fuera por el Clap, millones de familias estuvieran en una crisis insostenible gracias a las sanciones de EE.UU.», señaló Bernal.

El cerco económico, comercial y financiero impulsado desde Washington ha impuesto una cadena de obstáculos que el Ejecutivo venezolano debe sortear para garantizar la llegada de los combos alimenticios.

Además de las acciones coercitivas sobre las empresas de transporte marítimo, los pagos directos por transferencias bancarias en dólares que realiza el Estado son a menudo rechazados y se deben cancelar a través de terceros países. Un pago “que se ejecutaba en 20 días, ahora dura 45, 60 días”, detalló el jefe de los CLAP.

Los CLAP como respuesta popular al cerco

Ante el bloqueo internacional impulsado por sectores de la derecha internacional, el presidente Nicolás Maduro impulsó los CLAP como medida para prevenir los efectos negativos de la guerra económica.

Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) nacieron por iniciativa de los venezolanos para sortear los estragos de la guerra económica, la especulación y el acaparamiento que imponen sectores de la derecha en el país. A través de esta vía se distribuyen más de 60.000 toneladas de alimentos y productos básicos a los sectores más vulnerables de la sociedad venezolana. La meta es que 12 millones de familias, es decir 3 millones de hogares, reciban los productos CLAP cada 15 días.

Los CLAP en Venezuela son una forma de organización popular encargada, junto al Ministerio de Alimentación, de la distribución de los productos regulados de primera necesidad por medio de la modalidad casa por casa. Esta iniciativa fue ideada por el presidente venezolano Nicolás Maduro para que las comunidades abastezcan y distribuyan los alimentos prioritarios a través de la entrega de productos directamente a las viviendas de las personas de menos recursos. Esta modalidad fue ideada como mecanismo para combatir la reventa, especulación, acaparamiento y contrabando de los rubros básicos.

En el marco de una guerra económica denunciada por el Gobierno del presidente Maduro y promovida por sectores de la derecha nacional e internacional, se ha buscado implementar las medidas pertinentes para la protección del pueblo ante la escasez y desabastecimiento de alimentos y otros productos. Se trata de un nuevo sistema de distribución de alimentos que funciona desde lo local y es dirigido por las comunidades.

El vicepresidente de Gobierno para la Comunicación, la Cultura y el Turismo, Jorge Rodríguez, dijo destacó en una entrevista a BBC Mundo en marzo pasado, que los CLAP forman parte de mecanismos de atención al pueblo debido a inflación inducida mediante la manipulación del tipo de cambio ilegal. “Son mecanismos paliativos, pero han logrado la protección del pueblo, los CLAP, el sistema de bonos, las mejoras salariales”, detalló.

Rodríguez señaló que desde Estados Unidos se promueve la guerra económica contra Venezuela, mediante sanciones económicas y un bloqueo financiero que impide la compra de alimentos y medicinas.

Desde su lanzamiento el 12 de marzo de 2016, los CLAP tuvieron un gran desarrollo y avances en diversas formas de distribución y producción. Actualmente, de los 32.600 CLAP existentes en todo el país, 11.000 producen alimentos de ciclo corto como legumbres, tubérculos, raíces y cría de especies menores (conejos, ovejas, gallinas, entre otros animales), así como artículos de higiene personal, limpieza del hogar, entre otros.

También existe el CLAP pesquero, que se encarga de la distribución de productos derivados de la pesca, o el CLAP textil, encargado de la entrega de uniformes escolares.

Por otra parte, esta modalidad de distribución permanece en manos del poder popular, en combinación con el Estado, lo que le otorga un papel protagónico al pueblo.

(Fuente: teleSUR)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *