EE.UU. viola la legislación internacional. Entra en la embajada venezolana y detiene a los activistas, puestos en libertad por el juez (vídeos)

La organización Code Pink y las autoridades venezolanas han denunciado la entrada ilegal de elementos policiales estadounidense en la Embajada venezolana para el arrestar y expulsar a los activistas que permanecían en el edificio para evitar su entrega a los partidarios del golpisra Guaidó.

A las 9:30 de la mañana un grupo comando de la Policía de Nueva York integrado por una decena de individuos con uniformación militar, además de agentes del servicio secreto fuertemente armados y  con perros, irrumpió ilegalmente en la sede la embajada de Venezuela en Washington DC y arrestó a los cuatros activistas integrantes del Colectivo en Defensa de la sede diplomática de Venezuela, como invitados del legítimo gobierno de Venezuela, en una clara violación al derecho internacional y la Convención de Viena.

Según la nota de Code Pink, los cuatro detenidos son Margaret Flowers y Kevin Zeese (de la organización Popular Resistance), Adrienne Pine (una académica) y David Paul (de Code Pink), quienes forman parte de un grupo bautizado como Colectivo de Protección de la Embajada.

En declaraciones a Prensa Latina, Medea Benjamin, cofundadora de Code Pink, manifestó que los activistas se encuentran en la cárcel en este momento, están siendo procesados y no tienen mucha información sobre cómo se procederá con ellos, pero sostuvo que, al parecer, los cargos en su contra son los de interferir con las funciones de una embajada.

A través de su cuenta en Twitter, Benjamin también citó a la abogada Mara Verheyden Hilliard, representante legal de los miembros del colectivo, quien dijo que no fueron acusados de entrada ilegal al edificio porque el Gobierno norteamericano no quiere explicar quién está legalmente a cargo del lugar.

Los miembros de las organizaciones mencionadas permanecieron durante 37 días en la misión para evitar que fuera entregado a Carlos Vecchio, nombrado representante en Estados Unidos del diputado de la Asamblea Nacional considerada en desacato Juan Guaidó, quien en enero se autoproclamó presidente interino de Venezuela.

La insistencia de los participantes en la acción en que la irrupción de las autoridades y los arrestos realizados este jueves constituyen una violación del derecho internacional se debe a que consideran que Estados Unidos incumplió la Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas.

El viceministro venezolano para América del Norte del Ministerio para Relaciones Exteriores, Carlos Ron, reiteró que el colectivo se alojaba en la Embajada de Venezuela con permiso y aseguró que el país “no autorizó a ningún representante del golpe de Estado a entrar en la Embajada”.

Para el abogado, José Pertierra, entrevistado a través de un contacto de TeleSur, la ocupación de la Embajada de Venezuela por EE.UU. establece “un precedente muy preocupante, terrible, para la paz del mundo. Todo gobierno que no le guste a Trump, debería estar preocupado por posibilidad de que invadan su territorio diplomático”.

Con esta acción de fuerza, EE.UU. viola el Artículo 22 de la Convención de Viena que establece que “el Estado receptor tiene la obligación de proteger las sedes diplomáticos contra toda intromisión o daño, y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión”. Sin embargo, por varios días permitió que seguidores del ciudadano Juan Guaidó asediaran este espacio territorial de Venezuela.

El artículo 22 del instrumento establece que esos locales son “inviolables” y los agentes del Estado receptor no pueden ingresar a ellos, excepto con el consentimiento del jefe de la misión, y deben ser protegidos contra toda intrusión o daño. Destacó igualmente el silencio internacional ante una acción de tal gravedad.

El embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, dice que el asedio, desde la semana pasada, a la embajada de su país en EE.UU. viola Convención de Viena. En una rueda de prensa desde la sede de la ONU, Moncada había indicado este miércoles que las recientes acciones sobre la sede diplomática del país bolivariano en Washington (capital de EE.UU.) violan el derecho internacional.

“La actitud de Estados Unidos es insólita. Se niegan a cumplir la Convención (de Viena) que obliga a la protección de locales diplomáticos aun bajo situaciones de guerra (…) no estamos en guerra y no queremos una guerra. Vayamos al acuerdo, no violen el derecho internacional”, ha sostenido el diplomático venezolano.

HispanTV se ha comunicado este jueves con la integrante del grupo social estadounidense ‘Code Pink’, Medea Benjamin, quien se encuentra en la ciudad de Nueva York (EE.UU.) para abordar los recientes acontecimientos ocurridos en la sede diplomática de Venezuela en Washington, capital del país norteamericano.

Horas antes, la Policía de EE.UU. irrumpió en la sede diplomática de Venezuela en Washington y detuvo a al menos cuatro del grupo de activistas que permanece dentro de la sede diplomática desde mediados de abril, ante la amenaza de usurpación por parte de Carlos Vecchio, “representante” de Juan Guaidó, quien desde el 23 de enero se autoproclamó “presidente interno” de Venezuela.

“Es totalmente ilegal y estamos denunciando también la violación de la Convención de Viena y de otras leyes internacionales por parte de EE.UU.”, ha dicho la cofundadora de Code Pink, que considera aún “más ilegal” que las autoridades norteamericanas “entreguen la embajada a los representantes de Guaidó”.

Si bien la activista acusa a EE.UU. de haber dado un “paso muy peligroso”, dice que su organización luchará para que los edificios diplomáticos de ambas partes en Caracas y Washington sean entregados a terceros países, puesto que “no queremos que esto termine en una guerra contra Venezuela”, afirmó.

Benjamin crítica que el actual Gobierno estadounidense esté dirigido por personas como John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional. “Hay gente en la Administración de Donald Trump que quiere un pretexto para invadir Venezuela, saben que el golpe no ha tenido éxito y que la única forma que podría ser exitosa es una invasión de un país extranjero”, indica.

En cuanto a los detenidos, ha dicho que pueden ser acusados de “interferencia en una embajada”, pero asegura que el cargo no tiene fundamento, dado que los activistas estaban en la legación diplomática “con el permiso del Gobierno legal y reconocido por las Naciones Unidas, que es el Gobierno de Nicolás Maduro”.

Condena de las autoridades venezolanas

Venezuela condena el desalojo de su embajada en Washington, ejecutada con una “invasión” de policías de EE.UU., y advierte que responderá de manera recíproca. “El Gobierno de Venezuela se reserva y evalúa respuestas en el marco del derecho internacional, amparadas en el reconocido principio de reciprocidad”, ha aseverado este jueves el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, en su cuenta en Twitter.

Arreaza ha aseverado que la decisión de EE.UU. de “tomar” e “invadir” a través de “un despliegue policial sin precedentes” la sede venezolana, “incumple sus obligaciones de la Convención de Viena y viola los derechos humanos de los activistas” que han protegido la sede diplomática con la autorización del Gobierno de Caracas.

El ministro ha agregado que, sin embargo, la moral de los cuatro activistas es más poderosa que la fuerza represiva de las decenas de policías armados desplegados. “Una vez más la Administración Trump demuestra que le duele la verdad y reacciona con soberbia violando el derecho internacional”, ha manifestado Arreaza.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó de acción brutal de Estados Unidos contra el derecho internacional el asalto a la sede de la embajada del país sudamericano en Washington por parte de funcionarios policiales.

Durante un acto de entrega de inmuebles de la Gran Misión Vivienda, el mandatario repudió la ilícita toma del local diplomático y el arresto de los activistas norteamericanos que resguardaban el edificio, con autorización del Ejecutivo bolivariano, para evitar su ocupación ilegítima.

“Hoy el Gobierno de Estados Unidos, violando la Convención de Viena, el derecho internacional, el carácter sagrado e inviolable de las embajadas, ha allanado, asaltado con grupos de comando el recinto de la embajada de Venezuela de manera brutal”, aseveró Maduro.

El jefe de Estado realizó un llamado a la unidad nacional por la defensa de la soberanía, al subrayar que no puede haber un solo venezolano que respalde este tipo de acciones contra la dignidad del país sudamericano y el derecho internacional. Asimismo, instruyó al canciller Jorge Arreaza y al embajador de Venezuela en la ONU, Samuel Moncada, a llevar la denuncia de estos actos hasta las últimas consecuencias en los organismos internacionales.

El presidente de Venezuela ratificó que en respeto a las normas establecidas para el resguardo de las sedes diplomáticas, el Gobierno venezolano reforzó la protección del inmueble donde radicara la embajada estadounidense en Caracas antes de la ruptura de las relaciones diplomáticas el 23 de enero último.

El Gobierno de Venezuela denunciará el asalto de su embajada en Washington ante instancias internacionales y llevará estas demandas hasta «las últimas consecuencias», advirtió el jueves el presidente Nicolás Maduro. «Le he dicho al canciller (Jorge Arreaza) y al embajador (Samuel) Moncada en la Organización de Naciones Unidas que llevemos la denuncia hasta las últimas consecuencias», declaró Maduro.

Maduro indicó igualmente que espera que la Organización de Naciones Unidas se pronuncie «más temprano que tarde» sobre la acción del Gobierno de Estados Unidos contra su embajada en Washington. Además, destacó que la incursión de policías armados a la embajada de su país sienta un precedente peligroso para la inmunidad y la seguridad de las sedes diplomáticas en el mundo y señaló que se trata de un hecho sin precedentes.

«Los gobiernos de EEUU han tenido enemistad con países, pero jamás habían asaltado una embajada, hombres armados, grupos de comando, jamás se había visto un acto bochornoso, criminal, brutal como el que acaba de cometer hoy, 16 de mayo, el presidente Donald Trump», expresó Maduro.

En contraposición a la actuación estadounidense, Nicolás Maduro ordenó este jueves «reforzar la vigilancia» de la embajada de Estados Unidos en Caracas, tras rechazar el desalojo de los activistas que se mantenían en la sede diplomática venezolana en Washington. «He mandado a reforzar la vigilancia y la protección policial y legal sobre el edificio de lo que fue la embajada de los Estados Unidos, que le pertenece al Gobierno de los Estados Unidos, vamos a protegerla aún más porque Venezuela sí cumple con los convenios internacionales».

Los activistas puestos en libertad

Un juez federal del distrito de Columbia, Estados Unidos (EE.UU.), determinó este viernes la liberación de los cuatro activistas estadounidenses que fueron arrestados durante la redada policial en la embajada de Venezuelaen Washington (capital).

Los integrantes del Colectivo de Protección de la Embajada que habían sido detenidos ayer tendrán que presentarse nuevamente ante el magistrado el próximo 12 de junio. Son acusados de un delito menor de clase A, cuya pena puede ser de un año de cárcel y una multa de mil dólares, informó la corresponsal de TeleSUR en EE.UU., Alina Duarte.

Asimismo, el juez impuso la condición de que los activistas no intenten regresar a la misión diplomática y se les exigió estar lejos de al menos diez propiedades pertenecientes al “Gobierno de Venezuela reconocido por Estados Unidos”, con lo cual también se incumple la legislación internacional, basada no en el reconocimiento de gobiernos sino de estados. Según trascendió, la Casa Blanca pidió medidas aún más restrictivas como la retención de pasaportes, a lo que el tribunal no habría accedido.

“La orden de arresto fue ilegal. Ellos reconocen al gobierno imaginario de Guaidó. Me siento muy satisfecha de haber luchado en contra del intento golpista de EE.UU.”, declaró a TeleSUR la militante por los derechos humanos, Adrienne Pine, minutos después de ser puesta en libertad.

Los activistas recordaron que “cuando entró la policía literalmente estaba invadiendo el territorio de Venezuela” y narraron que al momento de ser detenidos les leyeron a los efectivos distintos artículos de la Convención de Viena y la Carta de las Naciones Unidas, sobre la inmunidad e inviolabilidad de las embajadas.

David Paul, Kevin Zeese, Margaret Flowers y Adrienne Pine, pertenecientes a distintas agrupaciones antibelicistas de EE.UU. fueron arrestados el pasado jueves por efectivos del Servicio Secreto y de la policía local, tras haber residido durante casi un mes en la embajada venezolana con la anuencia de las autoridades legítimas de la nación suramericana. Protegían el edificio de la toma por parte de representantes de la oposición liderada por Juan Guaidó, en el marco del golpe de Estado apoyado por EE.UU.

La irrupción ilegal en la sede diplomática constituyó una violación de distintos convenios internacionales que sienta un peligroso precedente para que cualquier país del mundo designe a autoridades diplomáticas extranjeras, a su conveniencia, cuando esté en conflicto con otra nación.

(Fuentes: Prensa Latina / teleSUR / Venezolana de Televisión / Hispan TV / Sputnik)

Vídeos:

 

 

 

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *