La ONU se pliega a los saudíes y retira acusación de matar 510 niños en Yemen

El secretario general de la ONU, Ban Ki Mun, ha cedido a las presiones de Arabia Saudí, retirando a este país y a la coalición militar que encabeza, de la lista negra del informe Niños y Conflicto Armado por la muerte de cientos de niños en su campaña de bombardeos en Yemen.

La decisión ha provocado la indignación de organizaciones de derechos humanos y observadores en general. “En tanto la lista de la vergüenza cede ante la manipulación política, pierde credibilidad y mancha el legado del secretario general en derechos humanos”, ha dicho Philippe Bolopìon, de Human Rights Watch.

La manera en que se ha producido esta marcha atrás ha sido particularmente notoria. El pasado viernes, la ONU anunció la publicación de su informe, diciendo que la coalición saudí es responsable de la muerte de 510 niños -el 60% del total de muertes infantiles- en el último año, dato al que hay que sumar el de 667 niños heridos. Esta afirmación venía avalada por el secretario general.

El lunes, el malestar saudí era evidente en Naciones Unidas, tal como se puso de manifiesto en la conferencia de prensa del portavoz del secretario general, Stéphane Dujarric. El embajador saudí ante la ONU, Abdalah al Mulaiumi, dijo que el 60% de niños muertos por los bombardeos saudíes era algo “muy exagerado” y se remitió al concepto de “daños colaterales”. Según France Presse, Al Mulaimi dejó entrevér que las acusaciones del informe afectarían negativamente las conversaciones de paz en Kuwait auspiciadas precisamente por la ONU.

“Pedimos que el informe sea corregido inmediatamente para que no refleje las acusaciones contra la coalición y Arabia Saudí en particular”, dijo el embajador. Dicho y hecho. El portavoz Dujarric tuvo que desdecirse y afirmar que Ban Ki Mun, “no ponía en el mismo plano las acciones de miembros de la coalición con la de los grupos terroristas”. Es decir, tachaba de “terroristas” a los rebeldes hutíes con los que se negocia la paz, haciendo suyo el lenguaje de una de las partes interesadas, Arabia Saudí.

La primera versión de Ban Ki Mun decía: “Debido al gran número de violaciones atribuidas a ambas partes, tanto los hutíes como la coalición liderada por Arabia Saudita, han sido añadidos a la lista negra por el asesinato y mutilación de niños, además de por atacar colegios y hospitales”.

Y según Unicef, “en promedio, al menos seis niños han resultado muertos o heridos cada día. Estos números son casi siete veces mayor que el conjunto de 2014. Con más de 50 ataques verificados en las escuelas, los niños también fueron asesinados en la escuela o en su camino hacia o desde la escuela”. Según Unicef, más de 10 millones de niños necesitan ayuda urgente en Yemen.

El documento de la ONU sobre las violaciones a los derechos de los niños advierte que “la situación en Yemen es particularmente preocupante con la multiplicación por cinco del número de niños reclutados (por grupos armados) y por seis de los niños muertos y mutilados en comparación con 2014”

Así que, por fin, en un nuevo comunicado, el lunes, Ban Ki Mun decía que acepta “la propuesta de Arabia Saudí de que Naciones Unidas y la coalición encabezada por Arabia Saudí revisen conjuntamente los casos y cifras mencionados en el texto” del informe Niños y Conflicto Armado. “El secretario general comparte el objetivo de que el informe refleje los mayores baremos de exactitud posibles”.

“A este respecto -añade el comunicado- el secretario general invita a la coalición a enviar a Nueva York , lo antes posible, un equipo para realizar discusiones detalladas”. Mientras, “el secretario general retira de la lista a la coalición en el anexo del informe”.

(Fuente: La Vanguardia)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *