Como la Resistencia palestina desarrolló su capacidad balística al extremo de obligar al ejército israelí a parar su agresión a Gaza

La Brigada Al-Quds, rama armada de la Yihad Islámica Palestina, afirmaba, antes de su campaña de autodefensa a la última agresión israelí, que tenía misiles capaces de alcanzar las ciudades israelíes de Tel Aviv y Netanya. Abu Hamza, portavoz de la Brigada Al-Quds, confirmó en febero que la Yihad había logrado importantes avances en la tecnología de misiles y desarrollado proyectiles capaces de destruir objetivos hostiles ubicados en las ciudades de Tel Aviv, Netanya (en el centro de los territorios ocupados palestinos), e incluso más allá de Netanya.

El portavoz militar palestino advirtió al “enemigo sionista” de que la Yihad Islámica estaba preparada para responder a cualquier medida de Israel y, en caso de producirse, convertiría las aldeas y ciudades israelíes en un “infierno”. En una entrevista exclusiva con el canal iraní en árabe Al Alam TV, Abu Hamza aseguró que lo que por la fuerza se tomó solo se recuperará por la fuerza. “El enemigo sionista no tiene lugar en suelo palestino, debe abandonar esta tierra bendecida o sufrirá fuertes golpes”, subrayó el portavoz de la Brigada Al-Quds.

El sur de la asediada Franja de Gaza, las ciudades de Rafah y Jan Yunis incluidas, son blanco frecuente de ataques israelíes. Justifican dichas agresiones argumentando que se trata de una respuesta a los ataques con cohetes de los grupos de Resistencia.

El 31 de diciembre, el secretario general de la Yihad Islámica Palestina, Ziad al-Najala, enfatizó que los grupos de la Resistencia son ahora más poderosos que nunca. “La Resistencia Islámica Palestina es ahora más poderosa que nunca, por lo que si estalla un conflicto, podrá destruir con sus misiles Tel Aviv y cualquier otra ciudad y colonia que administra Israel”, advirtió el líder palestino desde Teherán, capital persa, donde se encontraba de visita oficial.

Los hechos no han hecho más que confirmar que todas estas declaraciones no constituían mera propaganda, sino una realidad. Los bombardeos sionistas fueron respondidos por una lluvia de cohetes mucho más sofisticados que por primera vez en muchos años han logrado blancos en suelo israelí que han provocado cerca de una decena de muertos y de un centenar de heridos.

El Movimiento de la Yihad Islámica Palestina desveló su nuevo misil, de fabricación propia, disparándolo contra blancos israelíes en los territorios ocupados.

El brazo armado del movimiento palestino, las Brigadas de Al-Quds, publicaron el domingo un vídeo en el que mostraron el nuevo misil, apodado Badr 3, antes de que fuera lanzado contra posiciones en la ciudad de Ascalón, situada a unos 50 kilómetros al sur de la ciudad israelí de Tel Aviv.

El proyectil llevaba emplazada una ojiva de 250 kilogramos, un gran salto en comparación con su antecesor que tenía una ojiva mucho más pequeña de 40 kilogramos. El video muestra al menos cuatro misiles Badr 3 rugiendo en la oscuridad de la noche el 4 y el 5 de mayo. Las Brigadas de Al-Quds advirtieron a Israel que “lo que vendrá después será aún mayor”.

Por su parte, las Brigadas Ezzedine Al-Qassam, la rama armada del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), emitieron, a su vez, un vídeo en el que se veía un vehículo blindado israelí siendo atacado con un misil antitanque Kornet.

Además, los combatientes de HAMAS realizaron por primera vez un ataque aéreo contra objetivos militares israelíes usando aviones no tripulados (dron). “En esta etapa, con los avances logrados en el desarrollo de misiles, ni un solo punto en todas las tierras palestinas ocupadas estará a salvo de los misiles de la Resistencia”, anunciaron desde Ezzedin Al-Qassam.

Una nueva fase

Resulta evidente que la Resistencia palestina ha entrado en una nueva fase y su progreso en el desarrollo balístico ha resultado en el colapso de los pronósticos militares israelíes en Gaza. Según Al Mayadeen, es posible decir que la tercera fase de la producción nacional de misiles en Gaza comenzó tras los últimos enfrentamientos entre las fuerzas palestinas y las fuerzas de ocupación israelíes la semana pasada.

De hecho, los nuevos ataques palestinos son un indicador importante del desarrollo reciente y sin precedentes de la industria militar palestina. Estos ataques también confirman los rumores de que la Resistencia palestina ahora posee misiles de última generación. La construcción de una fuerza balística local, desde su prueba hasta, finalmente, su uso por los combatientes de la Resistencia, sin embargo, llevó algunos años.

La primera generación

Todo comenzó en 2001 con los cohetes Qassam de primera generación, basados en el modelo de los rusos Katyusha. El mismo año, fueron lanzados por primera vez contra la colonia de Sderot. Esta primera generación de misiles Qassam tenían un alcance de solo 2 km y su ojiva explosiva pesaba únicamente 1 kg.

Otro prototipo de los misiles Qassam apareció en 2002, con un alcance de 10 km y una ojiva explosiva de 6 kg. En 2005, estos cohetes tenían ya un alcance de 16 km y una carga de 10 kg. Después de eso, todos los misiles disponibles para la Resistencia palestina fueron optimizados, incluido el misil ruso “Grad”, cuyo alcance era de 20 a 40 km.

También se construyeron en grandes cantidades misiles que seguían modelos chinos, con un alcance de hasta 45 km y una carga de hasta 20 kg. Este tipo de misil fue particularmente útil para atacar ciudades como Ashdod.

El último prototipo de misiles Qassam, con un alcance de 75 km y una carga explosiva que pesaba entre 50 y 70 kg, se utilizó durante la guerra de 2014 para el bombardeo de la ciudad de Tel Aviv.

La segunda generación

En 2014 comenzó la segunda fase de desarrollo de la industria balística palestina. Algunos nuevos misiles fueron utilizados durante la guerra de Gaza de aquel año. Representaron una evolución sin precedentes en lo que se refiere a su alcance y poder destructivo. El misil Seyil 55 es uno de ellos.

Su alcance es de 55 km y su carga es de 10 kg. Se utilizó para atacar ciudades israelíes como Rishon LeZion, ubicada en el sur de Tel Aviv. El misil R-160 también se usó por primera vez en la misma guerra. Esta arma tiene una carga de 100 kg. Causó graves daños en las filas del Ejército israelí.

El misil J-80 formó parte asimismo de los misiles utilizados durante la guerra de Gaza de 2014. Su alcance es de entre 80 y 100 km y su carga pesaba 125 kg. El sistema de la Cúpula de Hierro no pudo interceptar este misil que es capaz de efectuar un vuelo irregular y alcanzó con precisión la ciudad de Tel Aviv.

Las Brigadas Saraya al Quds participaron en esta batalla disparando misiles llamados Burak, cuya primera generación tenía un alcance de 70 km y la segunda, 100 km. Las cargas en ambos casos era de 90 kg. También llegaron a la ciudad de Tel Aviv con precisión.

Durante este período y posteriormente, se construyeron varios misiles locales en Gaza. En este sentido, los misiles Attarah y Shamaleh. Además, el Natallón Nasser Salahuddin dio a conocer varios misiles en 2016, que se agregaron a los misiles Seyil. El último misil del Batallón Nasser es el Zelzal Imad, dado a conocer en 2017.

Las Brigadas al Quds, el brazo armado del Movimiento Yihad Islámico, han desvelado varios misiles en los últimos años, incluido el Badr-1, que se utilizó por primera vez el año pasado en la ciudad de Ashkelon, donde los colonos fueron alcanzados.

En 2016, se integró en el arsenal de las Brigadas al Quds y se utilizó por primera vez en 2006 para atacar la ciudad de Majdal y los asentamientos de Netivot y Shofa.

La tercera generación. Misiles iraníes y sirios

En los últimos años, los misiles iraníes y sirios también se han unido a la gran cantidad de misiles de fabricación palestina. En este sentido, el misil iraní Fajr-3 y los misiles sirios M302, cuyo alcance es de 40 km y que poseen una carga de 175 kgs, se integraron en el arsenal palestino. El misil iraní Fajr-5, cuyo alcance es de 75 km y cuya carga pesa 90 kg, también forma parte de estos misiles que recientemente han venido a fortalecer el arsenal de la Resistencia palestina.

Según los expertos, la construcción de misiles palestinos de tercera generación en Gaza ya comenzó, luego de los últimos enfrentamientos entre los grupos palestinos y el régimen sionista. La semana pasada, por primera vez, se utilizó el misil Badr-3. El misil es una versión mejorada del misil soviético Grad.

El misil es similar a un misil llamado Badr F, lanzado en abril pasado por Ansarulá. Él fue usado contra la ciudad de Ashkelon por la Resistencia palestina. Su alcance es de 45 km. Cuando alcanza una altura de 20 m por encima de su objetivo, su cabeza explosiva explota en pedazos y causa graves daños.

Ahora, la calidad de los misiles de la Resistencia palestina, su mayor alcance y capacidad destructiva y su alta precisión son ventajas innegables que contribuyen a crear una nueva ecuación sobre el terreno.

(Fuentes: Al Manar / Al Mayadeen / Hispan TV / Press TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *