EEUU viola el derecho internacional penetrando en la embajada de Venezuela e intentando desalojarla sin autorización del gobierno

El gobierno de Donald Trump ha ordenado este lunes el desalojo de los activistas partidarios del gobernante venezolano, Nicolás Maduro, que permanecen desde hace varias semanas en la embajada de Venezuela en Washington. Estados Unidos tomó esta decisión amparándose en la solicitud de los enviados en Washington de Juan Guaidó, al que reconoce como mandatario legítimo del país petrolero.

Policías estadounidenses y agentes del servicio secreto irrumpieron en la Embajada de Venezuela en Washington, donde durante semanas estuvieron viviendo activistas locales en un intento de proteger el edificio para que no fuera tomado por los partidarios del líder opositor Juan Guaidó, informó un corresponsal de Sputnik desde el sitio.

Los activistas que permanecían dentro de la embajada no fueron arrestados y las autoridades se retiraron del edificio, colocando los candados en la puerta principal como estaban cuando llegaron, dijo el periodista.

«La policía, que había cortado las cadenas en la puerta principal, parece haberse retirado. Han retrocedido, han vuelto a poner los candados en la puerta de entrada, la gente todavía está adentro (de la embajada) No han sido arrestados. Eso está confirmado «, le dijo a Sputnik Brian Becker, director del grupo Act Now to Stop War and End Racism (ANSWER).

La Policía Metropolitana de Washington llegó a la embajada venezolana para romper los candados y realizar el desalojo ilegal de los activistas de Code Pink. Los manifestantes dentro y fuera del edificio rechazan la agresión por ser una violación a la Convención de Viena.

Los funcionarios del Servicio Secreto y policiales que ingresaron a la embajada de Venezuela, han salido de la sede. Los 4 valientes integrantes del Colectivo de Protección de la Embajada permanecen en el interior. #HandsOffVenezuela. Los activistas de Code Pink rechazaron la arremetida contra la embajada venezuela y denunciaron que EE.UU. viola la Convención de Viena.

La Policía Metropolitana de Washington llegó a la embajada venezolana para romper los candados y realizar el desalojo ilegal de los activistas de Code Pink. Los manifestantes dentro y fuera del edificio rechazan la agresión por ser una violación a la Convención de Viena.

Previo al desalojo, un agente de la Policía leyó un documento, sin membretes ni firma, el cual indica que el Gobierno de EE.UU. reconoce a Carlos Vecchio, “representante” de Juan Guaidó, dirigente del fallido golpe de Estado contra el Gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

“EEUU no reconoce autoridad al anterior régimen de Maduro, o a ninguno de sus ex representantes, para permitir a individuos la entrada legal, la permanencia en la propiedad, o la toma de ninguna otra acción en la propiedad”, apunta la orden de evacuación, leída por agentes del Servicio Secreto.

El documento, que no tiene el nombre o sello de ninguna autoridad estadounidense, informó que a petición de Vecchio todas las personas que están dentro de la embajada venezolana serían desalojadas. Los enviados de Guaidó en Washington “han solicitado y dirigido a cualquier presente en la propiedad que la abandone de inmediato, y que no regresen sin su autorización”, agrega la orden. “Cualquier persona que rechace cumplir con estas solicitudes y órdenes de salir de la propiedad estarán traspasando en violación de las leyes federales y del Distrito de Columbia, y serán arrestadas e imputadas criminalmente”, añade el texto.

El gobierno venezolano denuncia violación de su embajada

El Gobierno de Venezuela denunció este lunes que no autorizó el ingreso de la Policía de Estados Unidos (EE.UU.) al edificio de su embajada en Washington (capital) para el desalojo ilegal de los activistas que defienden las instalaciones, autorizados por la administración del presidente Nicolás Maduro.

«Autoridades de EEUU violan el derecho internacional al ingresar al edificio de la embajada de Venezuela en Washington DC, sin la autorización del Gobierno Bolivariano y del presidente Nicolás Maduro», señaló la vicepresidencia de Venezuela en la red social Twitter.

El viceministro venezolano para América del Norte, Carlos Ron, indicó a través de su cuenta en Twitter que la irrupción en las instalaciones de la sede diplomática es ilegal. “Esta intromisión es una violación más del derecho internacional por parte de autoridades de EE.UU. y una agresión contra Venezuela», aseveró el funcionario.

Además, reiteró que defenderán el respeto al derecho internacional pese a la presión y a las agresiones que han sido cometidas contra la nación suramericana para socavar su soberanía. “El Colectivo para la Protección de la Embajada no están invadiendo, fueron invitados dentro de la Embajada por las autoridades legítimas y constitucionales de Venezuela”, aclaró.

Igualmente, Ron denunció que al lugar también llegaron manifestantes no autorizados, quienes agredieron a los activistas allí presentes, “sí ingresaron y no hubo arrestos ni intentos de detenerlos” por parte de la policía estadounidense.

Los activistas se niegan a desalojar y permanecen en el interior de la embajada

Los ctivistas estadounidenses opuestos a la entrega de la embajada de Venezuela a la oposición de ese país permanecen dentro del edificio después de recibir un documento de desalojo que denunciaron como ilegal.

Cuatro increíblemente valientes protectores todavía están dentro de la Embajada de Venezuela. Héroes, escribió en la red social Twitter Medea Benjamin, cofundadora de la organización Code Pink y una de las promotoras de la iniciativa que comenzó hace más de un mes.

Los participantes en la acción dentro de la legación diplomática, quienes se identifican como Colectivo de Protección Civil de la Embajada, aseguran que están en el lugar de forma legítima porque fueron invitados por el Gobierno constitucional de Nicolás Maduro, a quien Washington desconoce y busca sacar del cargo.

Estos activistas se oponen a la entrega del edificio a Carlos Vecchio, nombrado representante en este país del diputado de la Asamblea Nacional considerada en desacato Juan Guaidó, quien en enero se autoproclamó presidente interino de Venezuela y recientemente realizó un fallido intento de golpe de Estado.

Mara Verheyden-Hilliard, abogada del colectivo, declaró anoche que fuerzas del orden utilizaron cortadores de perno para romper una cerradura, entraron por la puerta principal de la embajada y entregaron la orden de desalojo, pero finalmente decidieron no hacer arrestos en el lugar. Los manifestantes dentro del edificio y otros que se encuentran afuera en apoyo a la acción rechazaron el documento al considerarlo una violación de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.

A su vez, la Coalición Answer, otra de las organizaciones civiles que ha tomado parte en la iniciativa, indicó que quienes permanecen en la embajada declararon al Servicio Secreto explícita y repetidamente que no se irán si eso significa que Estados Unidos viola la mencionada convención.

En un comunicado emitido este lunes los activistas afirmaron que llevan 34 días en el lugar y están preparados para permanecer por el tiempo que sea necesario para resolver la disputa de la embajada de manera pacífica y coherente con el derecho internacional. Para solucionar los problemas en torno a la legación, añadieron, lo harían con un acuerdo mutuo de potencia protectora, el cual permite a una entidad imparcial salvaguardar los intereses de las partes en conflicto.

De no ocurrir eso, consideraron que la salida solo sería motivada por un incumplimiento de la Convención de Viena por parte de la administración de Donald Trump si realiza un desalojo y arrestos ilegales. Cualquier orden para desocupar realizada a solicitud de los conspiradores del golpe de Estado que carecen de autoridad gubernamental no será legal, apuntaron.

Violación de la convención de Viena

– Según el artículo 22 de la Convención de Viena, los locales de la misión diplomática, como la venezolana, no pueden ser penetrados por agentes del Estado receptor sin el consentimiento del jefe de la misión.

  1. Los locales de la misión son inviolables. Los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos sin consentimiento del jefe de la misión.
  2. El Estado receptor tiene la obligación especial de adoptar todas las medidas adecuadas para proteger los locales de la misión contra toda intrusión o daño y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión o se atente contra su dignidad.
  3. Los locales de la misión, su mobiliario y demás bienes situados en ellos, así como los medios de transporte de la misión, no podrán ser objeto de ningún registro, requisa, embargo o medida de ejecución.

– Los organismos de seguridad de Estados Unidos solo podrían entrar en la embajada si tuvieran la autorización de los representantes diplomáticos de Venezuela en el país.

– Los únicos que hoy tienen esa autorización por parte del gobierno venezolano son los activistas del Colectivo de Protección de la embajada de Venezuela en Washington.

– Según el artículo 22 de la Convención de Viena: “el Estado receptor tiene la obligación de proteger las sedes diplomáticos contra toda intromisión o daña y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión”.

– Estados Unidos ha violado reiteradamente el derecho internacional cuando permitió que los seguidores de Juan Guaidó asediaran la embajada hasta intentar entrar.

– Los locales de la misión diplomática, como su mobiliario y demás bienes situados en ellos, no pueden ser objetivo de ningún registro, requisa o embargo.

– Se está violando en derecho internacional con la orden de desalojo del gobierno de Estados Unidos para entregar la sede al representante de Guaidó en Washington, Carlos Vecchio.

– El argumento que sostiene Estados Unidos sobre su reconocimiento al gobierno de paralelo de Juan Guaidó también viola el artículo 35 de la Convención de Viena.

– “El Estado receptor está obligado a respetar y proteger los locales de la misión, y el Estado acreditante podrá confiar la custodia del mismo a un tercer Estado aceptable para el Estado receptor”.

-Eso significa que Estados Unidos debería permitir que la embajada de Venezuela en Washington sea protegida hasta que su custodia sea transferida a un Estado neutral como Suiza, tal como reclaman los activistas del Colectivo de Protección de la Embajada de Venezuela.

(Fuente: Resumen Latinoamericano / teleSUR / Sputnik / Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *