Francia: Colectivos pro DDHH impiden con su denuncia que un barco cargue armas para los saudíes, que las usarían contra Yemen

Un barco saudí, el Bahri-Yanbu, (foto adjunta)que debía cargar armas en Francia con destino al puerto saudí de Yeda, se vió obligado a zarpar del puerto francés de Le Havre sin su cargamento militar y ahora navega hacia Santander, según los datos de seguimiento del barco, tras la campaña de los colectivos de DDHH en contra de la venta de armas a los saudíes, utilizadas para masacrar al pueblo yemení.

Reuters informó que dos grupos franceses de derechos humanos intentaron bloquear la carga de armas al barco a través de una presentación legal, argumentando que la carga infringía un tratado internacional de armas. Sin embargo el juez francés desestimó su queja, pero el Bahri-Yanbu partió de la costa de Le Havre poco después. Había estado anclado a 25 kilómetros de Le Havre, en el norte de Francia, desde el miércoles por la noche.

“El barco se ha ido y sin su carga”, dijo a Reuters Laurence Greig, un abogado que representa al grupo de derechos de ACAT. “Es extremadamente vergonzoso para el ejecutivo porque pensamos que podríamos detener esto solo con un recurso legal”. “Pero mientras obtuvimos una decisión muy concisa, la presión de individuos y la ONG nos llevó a un resultado positivo”.

La acción legal de los grupos de derechos se produjo semanas después de que una página de investigación online publicara información militar francesa filtrada que mostraba que las armas vendidas al reino, incluidos tanques y sistemas de misiles guiados por láser, estaban siendo utilizados contra civiles en la guerra de Yemen.

Francia es uno de los principales proveedores de armas de Arabia Saudí. Sin embargo, París ha enfrentado una creciente presión para revisar sus ventas porque el conflicto de cuatro años ha destrozado la economía de Yemen y ha creado una de las peores crisis humanitarias del mundo.

Fue el portal de investigación “Disclose” el que desveló y denunció que el buque de carga saudita Bahri Yanbu debía cargar este miércoles «a última hora de la tarde» ocho cañones César fabricados por Nexter, con destino al puerto de Yeda (Arabia Saudía).

La ministra de Defensa francesa, Florence Parly, se vió obligada a confirmar el inminente envío de armas de Francia a Arabia Saudita, a pesar de la creciente controversia sobre su presunto uso por parte de las fuerzas sauditas en la guerra en Yemen. La venta de armas francesas al país árabe ha provocado masivas protestas en Francia, donde diferentes organizaciones no gubernamentales han denunciado el apoyo de París a la masacre de civiles y niños yemeníes por el agresor saudí.

En declaraciones al canal ‘BFM TV’, Parly ratificó que el buque de carga saudita Bahri Yanbu llegó al puerto de Le Havre el miércoles 8 de mayo para llevarse el cargamento de armas francesas. La funcionaria indicó que el movimiento se enmarca en «un contrato comercial aprobado hace varios años», pero evitó especificar el contenido de la carga, aduciendo que no era su responsabilidad.

Asimismo, desestimó las versiones que indican que Arabia Saudita está utilizando esas armas para combatir en la guerra en Yemen y sostuvo que, a los ojos de Francia, el reino ha destinado ese equipamiento a uso defensivo. «Por lo que el Gobierno francés sabe, no tenemos pruebas de que las víctimas en Yemen sean el resultado del uso de armas francesas», agregó Parly.

Apoyo a los saudíes e intervencionismo francés en Yemen

Distintos grupos defensores de los derechos humanos han acusado a París de ser cómplice de presuntos crímenes de guerra contra civiles en Yemen cometidos por la coalición liderada por Arabia Saudita contra las milicias hutíes, conflicto que ya lleva cuatro años, ha dejado más de 10.000 civiles muertos, 10 millones de personas al borde de la hambruna y ha hundido a la economía yemení.

«El régimen saudita es una de las dictaduras más brutales del mundo y causado una terrible crisis humanitaria en Yemen. La destrucción no hubiera sido posible sin la complicidad y el apoyo de los gobiernos que trafican armas», señaló Andrew Smith, portavoz de la ONG Campaña contra el Comercio de Armas.

El martes 7 de mayo, todos los legisladores de izquierda abandonaron el Parlamento francés en rechazo a la declaración de Genevieve Darrieussecq, secretaria de Estado de las Fuerzas Armadas, quien dijo que «no hay pruebas de que estas armas se estén utilizando contra la población civil».

Un informe filtrado de la inteligencia militar francesa fue revelado el pasado mes de abril por varios medios locales. En el se informa del uso de tanques Leclerc, obuses, cazas Mirage 2000-9, radares Cobra, blindados Aravis, helicópteros Cougar y Dauphin, fragatas de tipo Makkah, una corbeta lanza-misiles de tipo Bayunnah y cañones Caesar, todos fabricados por Francia, en la agresión del régimen saudí y sus aliados contra el pueblo yemení.

El documento de 15 páginas de la Dirección de la Información Militar (DRM), fechado en 25 de septiembre de 2018, titulado “Yemen – situación de seguridad”, fue presentado el 3 de octubre en una reunión del Consejo de Defensa al presidente de Francia, Emmanuel Macron, a su primer ministro, Édouard Philippe, y a sus ministros de Defensa, Florence Parly, y de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, reveló Radio France.

La emisora local indicó además que, pese a estar informado que la población civil es el principal blanco de los asaltos saudíes, el Gobierno francés ha conseguido vender gran cantidad de armas a la monarquía árabe según está programado a partir de ahora hasta 2023, serán enviados a Arabia Saudí, 147 cañones, y 129 obuses Caesar, entre otros.

El informe desvela además el uso de barcos franceses “en el bloqueo naval” impuesto por Riad a Yemen. El brutal cerco establecido por este país contra su vecino yemení, ha ocasionado “la mayor crisis humanitaria del mundo”, donde hay cerca de 22 millones de personas que necesitan ayuda para sobrevivir y varios otros millones que padecen de hambruna.

El informe altamente clasificado, denominado “Yemen: situación de seguridad” fue preparado por la Dirección de Inteligencia Militar francesa y data del 25 de septiembre de 2018. Según la información filtrada, la coalición saudita es extremadamente dependiente de armas fabricadas en Occidente, especialmente teniendo en cuenta que gran parte de su equipamiento militar solo es compatible con municiones, repuestos y sistemas de comunicaciones producidas en los países de la OTAN.

El informe sugiere también que los drones estadounidenses podrían estar brindando inteligencia a las Fuerzas Armadas sauditas, si bien el Mando Central de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. (CENTCOM, por sus siglas en inglés) negó esta información en un correo a The Intercept, enfatizando que el rol de EE.UU. se limita a la «asesoría».

Tal y como se deduce del informe, aunque el presidente Emmanuel Macron y su gobierno dicen que, por lo que saben, las armas francesas no se dirigen contra civiles en Yemen, el gobierno está al tanto de la situación y sus consecuencias, pues el reporte de inteligencia fue presentado el 3 de octubre en un Consejo de Defensa encabezado por el presidente galo, Emmanuel Macron.

Tras la divulgación del reporte, solo se registró la reacción de la Comisión Interministerial para la Exportación de Material de Guerra, adscrita al gabinete del primer ministro Edouard Philippe. Según esa entidad, las armas francesas que tienen los países miembros de la coalición están principalmente en posición defensiva, pero no en la línea de frente. “No tenemos conocimiento de víctimas civiles que resulten de su utilización en el teatro yemení”, alegó, una afirmación que no convence a analistas, políticos y organizaciones sociales.

En un evidente intento de amedrentar y silenciar a los medios, la Dirección general de la Seguridad Interior llamó a declarar a los reporteros Geoffrey Livolsi y Mathias Destal, de Disclose, así como a Benoit Collombat, de Radio France, por su rol en la divulgación del informe de inteligencia. El procedimiento formaría parte de una investigación en curso por “comprometimiento del secreto de defensa nacional”, según se informó.

En reacción a tales hechos, periodistas de 37 medios de comunicación franceses aportaron su apoyo a tres colegas en una carta abierta divulgada hace pocos días. De acuerdo con el texto, “ellos solo hicieron su trabajo: poner en conocimiento de los ciudadanos informaciones de interés público sobre las consecuencias de la venta de armas francesas”. Los firmantes indicaron además que el documento de inteligencia “invalida el discurso oficial del gobierno, que pretende que ese arsenal solo sirve con fines defensivos”.

(Fuentes: Reuters / AFP / Prensa Latina / Hispan TV / Monitor de OrienteRussia Today – RT)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *