Francia: Periodistas denuncian la represión policial contra los medios mientras cubren las manifestaciones de los “chalecos amarillos”

Amenazas, insultos, intentos de destrucción de equipos, golpes con porras, lanzamiento de gass voluntarios y selectivos, disparos LBD… En los últimos tres años, las condiciones de trabajo de los periodistas se han deteriorado en Francia.

Según Reporteros sin Fronteras, cerca de 90 periodistas han sido víctimas de la violencia policial desde el inicio del movimiento de los “chalecos amarillos”. Un nuevo hito se alcanzó con la detención de periodistas por “participar en un grupo con el fin de cometer actos de violencia o degradación”. Más de 350 periodistas, fotógrafos y editores, entre ellos ¡Basta!, quisieron reaccionar publicando el siguiente documento conjunto:

Nosotros, periodistas sobre el terreno, periodistas independientes, que trabajamos como editores, con o sin carnet de prensa, decidimos hablar colectivamente para denunciar la múltiple violencia estatal a la que estamos sometidos.

Desde hace varios años y más particularmente desde el movimiento de los “chalecos amarillos”, cada uno a su manera, pero siempre en un proceso de información, hemos estado en el campo diariamente para documentar los acontecimientos actuales. Como periodistas, a menudo estamos en primera línea, en el centro de las luchas sociales y a veces de los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas policiales. Estamos expuestos, lo sabemos y lo aceptamos.

Pero vemos que a medida que el movimiento social y su violencia se intensifican, nuestro trabajo se ha vuelto cada vez más arriesgado, difícil e incluso imposible. Nuestras condiciones de trabajo se están deteriorando. Observamos que esto no se debe principalmente a los manifestantes, sino en gran medida al comportamiento de la propia policía.

Desde hace tres años, somos testigos de un deseo deliberado de impedirnos trabajar, documentar y ser testigos de lo que está sucediendo durante las manifestaciones. Muchos periodistas nos quejamos de ello.

Por violencia entendemos: desprecio, uso casi sistemático del tuteo, intimidación, amenazas e insultos. Pero también: intentos de destrucción o incautación de equipos, borrado de tarjetas de memoria, golpes de porra, gaseado deliberado y selectivo, fuego intenso de gas lacrimógeno, fuego LBD, granadas de desembarco, etc. En vísperas de las manifestaciones, incluso se confiscan nuestros equipos de protección (máscara, casco, gafas) a pesar de que estamos perdiendo nuestra identidad profesional.

Más recientemente, se ha dado un paso represivo. Varios colegas fueron detenidos y puestos bajo custodia policial por “participar en un grupo con el fin de cometer actos de violencia o degradación”, a pesar de que afirmamos ser periodistas. Como resultado, la policía y el poder judicial nos dejan sólo dos opciones: venir y sufrir represión física y/o judicial; no venir más y así renunciar a la libertad de información.

En su informe de marzo de 2019, Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, llamó al orden a Francia. Denuncia el uso excesivo de la fuerza, en particular el uso de lanzadores LBD 40 durante las manifestaciones de los “chalecos amarillos”.

Amnistía Internacional y Reporteros sin Fronteras (RSF) denuncian la violencia policial contra la prensa. David Dufresne cuenta con al menos 85 ataques dirigidos específicamente a periodistas entre los 698 informes que ha registrado desde el inicio del movimiento de los “chalecos amarillos”.

Recordamos que el papel del Estado en una democracia no es definir el marco de la libertad de prensa. No son ni el ejecutivo ni el legislativo los que deciden cómo trabajamos. Como nos recuerda la Carta Ética de los Periodistas, sólo aceptamos la jurisdicción de nuestros pares. La libertad de prensa es una e indivisible.

La gran mayoría de nosotros somos independientes y precarios. Dada la realidad económica de nuestra profesión, la obtención del carnet de prensa se ha vuelto extremadamente complicada, aunque regularmente publicamos en los principales medios de comunicación nacionales e internacionales. Nuestra rutina diaria es la competencia, el dumping, las horas de trabajo no aumentadas y los días parciales.

Sin embargo, la policía pide sistemáticamente un carnet de prensa para poder trabajar, aunque desconozcan parcial o totalmente la legislación que regula nuestra profesión. Como recordatorio, el periodismo no es una profesión regulada. No es el carnet de prensa lo que justifica o no nuestra profesión. El carnet de prensa es sólo una herramienta cuya adquisición está sujeta a una obligación fiscal. Por eso exigimos que el gobierno tome las medidas necesarias para que la policía deje de acosarnos y nos deje trabajar libremente.

Francia, país de derechos humanos, ocupa el puesto 32 en el índice mundial de libertad de prensa de RSF. La reciente convocatoria de tres periodistas de Disclose y Radio France por parte de la DGSI [espionaje francés] tras sus revelaciones sobre la implicación de armas francesas en la guerra de Yemen refuerza nuestra preocupación.

Al hablar públicamente en este foro, reivindicamos nuestro derecho a la información y el respeto de la libertad de prensa. Es por ello que, además de la violencia que sufrimos en el ejercicio de nuestra profesión, pedimos a la Comisión la tarjeta de identidad de los periodistas profesionales (CCIJP) para que tenga en cuenta la evolución de nuestras profesiones. Al concedernos un carné de prensa, el CCJI mostraría su solidaridad con los más vulnerables de entre nosotros y haría un fuerte gesto político a favor de la libertad de prensa en Francia.

(Fuente: Diario Octubre)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *