Escocia: Miles de personas se manifiestan por un nuevo referéndum de independencia. Sturgeon afirma hacerlo antes de 2022 (vídeos)

Miles de personas piden en Escocia un segundo referéndum de independencia. Han marchado por las calles de Glasgow, capital de Escocia, para pedir la celebración de un segundo referéndum de independencia, diez días después de que Nicola Sturgeon se comprometiera a impulsar una nueva consulta antes de 2021.

Tras la cabecera de la marcha, que abrió una de las bandas locales de gaitas y tambores, en un ambiente festivo,  Convocados por la campaña All Under One Banner (Todos bajo una sola bandera), escoceses de todas las edades se manifestaron por las calles de la ciudad con la enseña de la cruz diagonal blanca contra fondo azul que identifica a ese país ubicado al norte de la isla.

Al grito de “Conservadores fuera” e “Independencia ya”, miles de personas, 100.000 según los convocantes, se han manifestado este sábado por las calles de Glasgow para demandar la convocatoria de un segundo referéndum de independencia, lo que la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, se ha comprometido a hacer antes del final de la legislatura, previsto para el año 2021. SE escogió este día por ser el de la clausura del congreso de los conservadores en el país.

Una semana antes, la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, lideresa del Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés), proclamó que “ya es hora de que Escocia se vuelva independiente” y abogó por un nuevo referéndum de autodeterminación. A su juicio, “Escocia necesita la opción de un futuro mejor”, que pasa por su independencia respecto del Reino Unido, y para lo cual, a su entender, hace falta que los escoceses vuelvan a opinar sobre este asunto de la autodeterminación en las urnas. Sturgeon apuntó que tal votación podría tener lugar en mayo de 2021. Debemos poder elegir entre el Brexit y el futuro de Escocia como una nación europea independiente antes de que expire la actual legislatura expresó Sturgeon en un discurso ante el Parlamento escocés.

El anuncio no cayó nada bien en Londres, donde el secretario de Estado para Escocia, David Mundell, acusó a Sturgeon de divisionista, y le recordó que la mayoría del pueblo escocés votó por seguir dentro del Reino Unido en el referendo de 2014. La gobernante escocesa considera, sin embargo, que esa situación cambió dos años después, cuando el 52 por ciento de los británicos optó por abandonar la UE en un plebiscito donde la mayoría de los escoceses escogió permanecer dentro del bloque europeo.

La manifestación de este sábado se anunció como la primera de una serie de movilizaciones del mismo tenor que culminará en una gigantesca exhibición de independentismo programada para el 5 de octubre próximo en la capital escocesa, Edimburgo.

Manny Singh, organizador de la marcha, ha dado la bienvenida al anuncio de Sturgeon, pero ha considerado que, para convencer a los indecisos, el Ejecutivo debe presentar un “plan viable”. “Es el momento, solo necesitamos una fecha. Lo que tiene que hacer el Gobierno es presentar ante los escoceses un plan viable sobre agricultura, economía, moneda… Necesitamos una visión para Escocia”, ha afirmado Singh, quien ha asegurado que, una vez haya esa cita en el calendario, el apoyo a la independencia se “doblará o triplicará”.

La decisión de reabrir la campaña, indicó Sturgeon el pasado 24 de abril, parte del hecho de que Reino Unido abandonará la Unión Europea (UE), previsiblemente el próximo 31 de octubre, en contra de la voluntad del 62% de escoceses que rechazó el Brexit.

Es el caso de Allan Galloway, quien, vestido con el tradicional kilt y rodeado de un mar de banderas escocesas, ha indicado que “votamos a favor de quedarnos en Europa y se ha demostrado que nuestra voz no es escuchada en Londres. No tienen derecho a decirnos ‘no’, tenemos derecho a votar de nuevo”. Sin duda, el de Sturgeon era un anuncio que el movimiento independentista esperaba con entusiasmo desde que se conoció la victoria del Brexit en 2016.

En 2014, los ciudadanos fueron preguntados sobre la independencia en una consulta que se saldó con el 55% en contra de la separación, un argumento que el Gobierno británico esgrime para justificar su negativa a que se repita este escenario. En ese resultado tuvo un gran peso la posibilidad de que la independencia dejara a Escocia fuera del bloque comunitario al que pertenecía Reino Unido y que, entonces, no contemplaba abandonar.

Este sábado se clausuró a concluido en Aberdeen el congreso de primavera del Partido Conservador escocés, en el que su líder, Ruth Davidson, se ha comprometido a trabajar para que no haya un segundo plebiscito. “Hago una firme promesa ahora: si soy elegida la próxima ministra principal de Escocia, no habrá más juegos constitucionales ni más referendos”, ha declarado Davidson, a quien algunos señalan como una posible sustituta de la primera ministra británica, Theresa May, aunque ella ha descartado dar el salto al escenario estatal.

(Fuentes: naiz.info / Prensa Latina / AFP / Hispan TV)

Vídeos:

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *