Almería: Denuncian las prácticas insalubres de la cementera Holcim de Carboneras y haber recibido por ello amenazas de la empresa

Plásticos de Inglaterra, restos de moqueta de Holanda, disolventes de Madrid, Córdoba, Castellón, Murcia, Valencia y Tarragona o asfaltos de Murcia y Tarragona son algunos de los productos que se queman en la cementera de Holcim de Carboneras, según la memoria anual de gestión de residuos que la propia empresa envía regularmente al Ministerio que hoy se denomina de Transición Ecológica.

Así lo ha denunciado PACIRAL (Plataforma Andaluza Contra la Incineración y por un Aire Limpio), de la que forman parte la federación almeriense de Ecologistas en Acción, la Plataforma por la Salud de Carboneras y la Asociación de Vecinos de Benahadux.

«Holcim ha convertido Almería en la incineradora de productos tóxicos del resto de España y de toda Europa», afirma Minerva Aragón, una de las portavoces de PACIRAL en Almería. «Además, la empresa se beneficia de ese grave atentado contra la salud de los habitantes de la provincia. Por una parte, ahorra un importante dinero en combustible y, por otra, le eximen de las tasas de emisión de CO2».

Una delegación almeriense de PACIRAL participó el mes pasado en la asamblea de la Coordinadora Internacional por el Residuo Cero y contra la Incineración y Coincineración de Residuos celebrada en Bruselas. En dicha reunión se decidió presentar con carácter urgente una petición en el Parlamento Europeo para que investigue todos los casos de cementeras e incineradoras, así como su impacto en la calidad del aire y la salud de las personas.

Ahora, Por la Salud de Carboneras, uno de los grupos que integran la citada Plataforma, denuncia en su perfil de facebook que «según cuentan trabajadores de Holcim, los camiones con residuos tóxicos llegan por la noche para ser quemados en el horno. La empresa cobra unos 6.000€ por cuba y le dan un plus a los trabajadores para que no hablen. LLegan residuos de toda Europa donde está prohibido quemarlos: productos farmacéuticos caducados, residuos de hospitales, neumáticos, drogas, plásticos, restos electrónicos y lo que no sabemos».

Según fuentes de Por la Salud de Carboneras, «la empresa paga el silencio de los trabajadores con sobresueldos de alrededor de 300 euros al mes, depende de la cantidad de residuos que se incineren». «Además, la empresa se beneficia de ese grave atentado contra la salud de los habitantes de la provincia. Por una parte, ahorra un importante dinero en combustible y, por otra, le eximen de las tasas de emisión de CO2».

A partir de la información en este diario digital, la cementera se ha puesto en contacto con miembros de la Plataforma conminándoles a retirar su publicación en el perfil de la popular red social bajo la amenaza de emprender acciones judiciales en caso de no hacerlo. Posteriormente, ya dejó de aparecer la información. «Lo que hemos denunciado es cierto -aseguran desde la Plataforma-, aunque tal vez es posible que algunos de los datos que ofrecíamos fuesen matizables».

En ese sentido, el grupo reconoce que «decíamos que las cubas con los residuos tóxicos llegaban a la planta de noche, cuando hemos sabido después que lo hacen a lo largo de todo el día. También afirmábamos que la empresa percibía 6.000 euros por cada camión que quema y, sin embargo, le pegan fuego a mierda de varios precios. Entre otras cosas, también denunciamos la falta de transparencia al respecto, y les retamos a que, si tan inocuo es lo que incineran y envían al aire para que lo respiremos todos, que lo publiquen. Así estaríamos todos tranquilos. Cuando lo ocultan, es lógico pensar en que tienen mucho que esconder».

(Fuente: Almería Hoy)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *