La cooperación oculta entre Israel y Arabia Saudí (vídeo)

Oficialmente, Arabia Saudita y el Estado de Israel no tienen relaciones diplomáticas. Por supuesto, es a causa de la expulsión de la población palestina de Israel, en 1948, la Nakba. La realidad es bastante diferente.

En efecto, en 1945, el entonces presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, convocó a Ibn Saud [1] para conversar sobre el futuro Estado de Israel, en lo que ha dado en llamarse “las conversaciones del USS Quincy”. Durante esas conversaciones, y aunque Ibn Saud se negó a respaldar la creación del Estado de Israel, sí firmó con Estados Unidos un pacto que contenía una cláusula que estipula que Arabia Saudita no se opondrá nunca a la transformación del “hogar judío” en Estado.

A partir de ahí, las cosas evolucionaron, sobre todo en 2008-2009. En aquel momento, Arabia Saudita, como Estado, financiaba, con sus propios fondos, la guerra de Israel en Gaza. Habitualmente, es Estados Unidos quien paga las guerras israelíes. Pero en aquel momento, por primera vez, fue Arabia Saudita quien financió la guerra.

Más tarde, los israelíes y los sauditas organizaron juntos, con ayuda del inefable Jeffrey Feltman [2], un “Consejo de Cooperación Común” –en realidad reunieron el Consejo de Defensa del Golfo y el presidente israelí Shimon Peres les habló por teleconferencia para conversar con los ministros de Defensa de los 29 países miembros de ese Consejo. [Shimon Peres y los demás participantes] no hablaban directamente entre sí sino que Terje Rod-Larsen hacía de intermediario. Pero, de hecho, el presidente israelí Shimon Peres participó en esa reunión.

Posteriormente se produjo la creación de la “Fuerza Árabe de Defensa Común”. Se trata, en efecto, de una fuerza “árabe”, ya que los soldados son árabes, pero la dirección de esa fuerza está en manos de Israel. Es el mismo principio que se vio con el Pacto de Bagdad, donde Estados Unidos –que no era miembro del Pacto– dirigía en el plano militar esa organización. En el caso de la “Fuerza Árabe Común”, hay un estado mayor, instalado en Somaliland –un Estado no reconocido, pero bajo control israelí. Y desde Somaliland el gobierno israelí está participando, con Arabia Saudita, en la guerra contra Yemen.

¿Y por qué todo eso? Porque en Yemen, y también en el Cuerno Africano, el Estado de Israel y Arabia Saudita tienen un acuerdo –que incluso expusieron en el Council on Foreign Relations, en Washington– para explotar, en el futuro, el petróleo y el gas de Yemen y del Cuerno Africano. Incluso piensan construir en la región una serie de puentes, uno de los cuales exigió la cesión –por parte de Egipto– de islas que se hallaban bajo la soberanía egipcia.

Podríamos detenernos en este punto pero, desde hace varias semanas, ya comenzó en Tel Aviv la construcción de una gigantesca embajada, quizás incluso la más grande que haya en Tel Aviv, para Arabia Saudita. Aunque esos dos países no tienen relaciones diplomáticas, están preparándose para hacer pública su relación en los dos próximos años.

El gobierno saudita ya designó el próximo embajador –será el príncipe Walid ben Talal– y que saber que a partir de ese momento, varios Estados árabes tendrán con Israel relaciones oficiales –u oficiosas. Ya está Marruecos, parcialmente gobernado por los israelíes; están también Egipto y Jordania, que concluyeron un tratado de paz con los israelíes; está Sudán del Sur y la región autónoma del Kurdistán iraquí, también parcialmente controladas por los israelíes; también hay actualmente una embajada –o más bien una representación diplomática– de los israelíes en los Emiratos Árabes Unidos, creada bajo el pretexto de ser una representación diplomática ante una organización internacional, pero en realidad es una embajada. Y ahora también habrá esa embajada de Arabia Saudita en Tel Aviv.

Esto reviste especial importancia en la medida en que Israel y Arabia Saudita son los dos únicos Estados nucleares de la región.

Notas:

[1] Abdelaziz ben Saud (Riad, 15 de enero de 1876 – Taif, 9 de noviembre de 1953), primer rey de Arabia Saudita.

[2] «Jeffrey Feltman, subsecretario general de la ONU y embajador de Estados Unidos», Red Voltaire, 7 de marzo de 2014; «Dos espinas en el pie de Obama», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 31 de agosto de 2015; «El secreto de la paz», por Mijaíl Leontiev, 1tv (Rusia), Red Voltaire, 25 de febrero de 2016; «Alemania y la ONU contra Siria», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 28 de enero de 2016.

(Fuente: Red Voltaire / Autor: Thierry Meyssan)

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *