Estados Unidos abandona el tratado sobre comercio de armas. El gasto militar mundial alcanza máximo histórico desde la guerra fría

El presidente estadounidense, Donald Trump, comunicó de manera formal al Senado la decisión de su gobierno de retirar a su país del Tratado sobre Comercio de Armas convencionales de las Naciones Unidas.

De acuerdo con un mensaje a la Cámara Alta, publicado por la Casa Blanca, el mandatario republicano concluyó que a Estados Unidos no le interesa ser parte de ese acuerdo. Por lo tanto, expuso, decidió extraer la iniciativa del Senado (donde fue enviada en diciembre de 2016 y debía ser ratificada) y solicitó su devolución.

Trump anticipó tal paso en un discurso el 26 de abril en la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), con sede en Indianápolis, Indiana. Anuncio oficialmente que Estados Unidos revocará el efecto de la firma norteamericana en este tratado profundamente equivocado, manifestó entonces.

Frente a los miembros del mayor grupo de presión a favor de las armas, añadió que la Organización de Naciones Unidas recibirá pronto una notificación formal del rechazo al mecanismo, el cual cuenta con la rúbrica de 130 naciones.

“Bajo mi administración, nunca entregaremos la soberanía estadounidense a nadie”, sostuvo Trump, cuyo Gobierno ha estado marcado por el abandono de una gran cantidad de mecanismos relacionados con el sistema del organismo multilateral.

Entre aplausos de los delegados de la controvertida NRA, blanco de críticas de muchos sectores ante la violencia armada y el alto número de tiroteos masivos en Estados Unidos, el mandatario aseveró que ‘nunca permitiremos que burócratas extranjeros pisoteen las libertades de la Segunda Enmienda’.

Asimismo firmó un documento para pedir al Senado detener el proceso de ratificación del acuerdo y lo mostró a la multitud. ‘Espero que estén felices’, dijo al lobby de armas, que durante mucho tiempo se opuso al tratado con el argumento de que infringe los derechos de los propietarios de tales medios.

Según la Oficina de Asuntos de Desarme de la ONU, el mecanismo entró en vigor el 24 de diciembre de 2014 para regular el comercio internacional de armas convencionales, desde las pequeñas hasta carros de combate, aeronaves y buques de guerra. El Gobierno del entonces presidente Barack Obama (2009-2017), antecesor de Trump, lo envió al Senado, pero hasta el momento no había sido ratificado por ese ente legislativo.

Para los críticos de esta medida de Trump, además de considerarla como una concesión a la NRA, constituye otro esfuerzo de su administración en aras de distanciarse de iniciativas diplomáticas multilaterales, como ocurrió con el Acuerdo de París sobre cambio climático y el pacto nuclear de seis potencias con Irán.

El gasto militar mundial alcanza máximo histórico desde la Guerra Fría

En este contexto se ha conido el último informe sobre el comercio de armas, que está encabezado por Estados Unidos, con un 36 por ciento total, el gasto militar mundial superó los 1,82 billones de dólares en 2018, la mayor cifra desde la Guerra Fría, reveló hoy un estudio.

El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (Sipri, por sus siglas en inglés) precisa en su informe anual que ese número equivale al 2,1 por ciento del Producto Interior Bruto global y es el más elevado desde 1988, cuando comenzó a recopilar esos datos. Según el texto, el pasado año el gobierno del presidente Donald Trump destinó a ese sector 649 mil millones de dólares, un incremento de 4,6 por ciento con respecto al lapso anterior.

El aumento de la nación norteña estuvo impulsado por la implementación desde 2017 de nuevos programas de compra de armas bajo la administración Trump, subraya el documento. Estados Unidos gastó casi tanto como los ocho países que le siguen en la lista del Sipri.

La segunda posición la ocupa China con 250 mil millones de dólares, un aumento de cinco por ciento, seguida por Arabia Saudita, India y Francia. Los cinco primeros en la lista en conjunto suponen el 60 por ciento del total mundial.

El informe resalta que los 29 países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte gastaron en esos 12 meses 963 mil millones de dólares, lo cual representa el 53 por ciento.

En medio de una ofensiva diplomática y económica de varias naciones occidentales contra Rusia, los recursos destinados al sector en el centro y este de Europa se dispararon. Al respecto, el Instituto indica que Polonia aumentó su presupuesto bélico un 8,9 por ciento hasta los 11 mil 600 millones de dólares y Ucrania un 21 por ciento hasta los cuatro mil 800 millones de dólares.

Mientras, los fondos de Bulgaria, Letonia, Lituania y Rumanía crecieron de un 18 a un 24 por ciento, apunta. En Latinoamérica sobresale Brasil, cuyo gobierno aumentó en cinco por ciento su gasto militar en 2018.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *