Argelia: Persisten las protestas populares por 10º viernes consecutivo. Salah denuncia “abyectos complots” para desestabilizar

Una vez más las calles de la capital y de otras provincias de Argelia se abarrotaron este viernes con miles de personas en la décima semana consecutiva de marchas populares pacíficas, que demandan cambios políticos en el Estado africano.

El centro comercial de Argel, donde se encuentra enclavado el edificio de la Grande Poste, convertido en símbolo de la resistencia de los argelinos desde el comienzo de las protestas el 22 de febrero, fue de nuevo núcleo central del descontento. Como viene ocurriendo en los dos últimos meses, hombres, mujeres e inclusive niños se sumaron hoy la marcha con sus cánticos de «degás, degás» (fuera, fuera) y «la legitimidad pertenece al pueblo» fueron los eslóganes más repetidos entre un flamear continuo de banderas de Argelia y de la comunidad amazigh, mientras a prudencial distancia las fuerzas de seguridad seguían a los manifestantes sin intervenir.

Si bien las exigencias populares han logrado determinados éxitos, como la renuncia del presidente del Consejo Constitucional, Tayez Belaiz, un hombre cercano al exmandatario, los manifestantes reclaman la salida de otros dos puntales del sistema. Se trata del actual jefe de Estado Bensalah y del primer ministro Nouredin Bedaui, dos figuras también apegadas a Bouteflika.

En días previos, el jefe del Estado Mayor del Ejército argelino, Ahmed Gaid Salah, había reiterado la determinación de acompañar al pueblo en sus legítimas aspiraciones, no obstante alertaba estar precavidos y vigilantes en las circunstancias actuales del país.

En un discurso la víspera en una región militar, el también viceministro de Defensa nacional alertó al pueblo a adoptar todas las medidas de precaución y de vigilancia, las cuales, demandó, ‘exigen más sensatez’ para desbaratar las conspiraciones contra Argelia.

“Pedimos a los hijos de la patria más cautela con el objetivo de que las protestas populares, comenzadas el pasado 22 de febrero por el reclamo de cambios políticos y sociales, preserven su aspecto pacífico y civilizado para evitar toda infiltración o desliz”, subrayó. Al respecto, el alto mando remarcó que el país magrebí desde el 2015 es blanco de “abyectos complots encaminados a su desestabilización y ponen en peligro su seguridad nacional”, indicó el periódico El Moudjadih.

Salah destacó la comprensión y conciencia del pueblo argelino mantenido en las actuales circunstancias y denunció las acciones que buscan torpedear las instituciones del Estado para impedir el cumplimiento de sus misiones. Subrayó que esos comportamientos son contrarios a las leyes de la República y al pueblo argelino, celoso de las instituciones de su país, no puede aceptar.

En clara referencia a la campaña anticorrupción que se libra, el teniente general afirmó que se obra de manera serena y con paciencia para ‘desmantelar las bombas de tiempo’ colocadas por esos corruptos y corruptores en los distintos sectores y estructuras vitales del Estado. El pasado lunes cinco importantes empresarios, entre ellos los hermanos Reda, Tarek, Abdelkáder y Karim Kuninef, dueños del grupo industrial petrolero KouGC, fueron detenidos por presuntos delitos de desviación de fondos públicos y tráfico de influencia.

Como parte de la cruzada también el sábado el tribunal de Argel citó a el ex primer ministro Ahmed Ouyahia y al exgobernador del Banco de Argelia y ministro de Finanzas, Mohamed Loukal, ambos convocados por casos de ‘dilapidación de fondos públicos y de privilegios indebidos’. El primero en caer fue el empresario Ali Haddad cuando intentaba cruzar la frontera hacia Túnez a comienzos de abril, apenas un día después de la renuncia del expresidente Abdelaziz Bouteflika, quien gobernó el país por 20 años.

El pasado lunes los hermanos Reda, Tarek, Abdelkáder y Karim Kuninef, dueños del grupo industrial-petrolero KouGC, fueron apresados por presuntos delitos de desviación de fondos públicos y tráfico de influencia, y junto a ellos el multimillonario Issad Rebrab. Previo a estas detenciones, fue capturado el empresario Ali Haddad cuando pretendía cruzar la frontera hacia Túnez un día después de la renuncia de Bouteflika.

En un comunicado divulgado el jueves, la Fiscalía General argelina manifestó que la lucha contra la corrupción constituye una de las prioridades de la política penal que dicha institución ‘asegura implementar’. El Ministerio Público descartó haber recibido instrucciones de ningún tipo para proceder contra varios prominentes empresarios vinculados con el desfalco público. La Fiscalía se preocupa por su independencia y cumple con su deber en la lucha contra la corrupción en sus ‘diversas formas, con calma, serenidad y profesionalidad’, subrayó el texto.

Por su parte, el gobierno interino insiste en que la solución a la crisis en Argelia no puede concebirse fuera de las elecciones convocadas para el 4 de julio próximo, por boca del portavoz del Gobierno, Hassane Rabehi, publicaron medios periodísticos locales.

El también ministro de Comunicación consideró necesario avanzar en la creación de una comisión para la organización y supervisión de esos comicios, sobre los que algunos analistas vaticinan que podrían posponerse para noviembre dado el estrecho margen a la fecha de celebración.

En diálogo con la prensa la víspera, Rabehi subrayó la intención del gabinete interino de transición por alcanzar un consenso con la participación de todos a través de un ‘diálogo serio’ que garantice la materialización de las demandas exigidas en las marchas populares de los últimos meses. El portavoz del ejecutivo legitimó la autoridad del actual Gobierno sobre lo dispuesto en la Constitución y abogó por unas elecciones presidenciales honestas y transparentes, publicó el periódico El Moudjahid. Nadie está excluido de la iniciativa del diálogo convocado por la Presidencia de la República, remarcó.

Insistió en que le gustaría ese diálogo con la presencia de todos los partidos políticos y de la sociedad civil, y señaló la necesidad de que el movimiento popular designe a sus propios representantes para lograr una plática eficiente. Rabehi estimó que la exclusión de los representantes del Estado en estas conversaciones ‘no es prudente’.

Al referirse a la reunión del último lunes, convocada por el presidente interino Abdelkader Bensalah en busca de un consenso para la creación de una comisión que organice y supervise las elecciones, el portavoz oficial dijo que tuvo la lógica de la libre expresión por todos los participantes. A este encuentro no acudieron algunos funcionarios locales en desacuerdo con la iniciativa gubernamental. Al respecto advirtió que el rechazo de todas las iniciativas encaminadas a resolver la crisis actual ‘solo puede llevar a consecuencias desastrosas’ y añadió que cualquier propuesta útil y constructiva será bienvenida para salir de la situación.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *